Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka. Foto/Suministrada

Eres el resultado infinitesimal, extraordinario, prodigioso y único, gracias a la unión de un hombre con una mujer y una fuerza externa divina que yo identifico como “Dios”.

Carlos Andrés Zorrila. Hapkidoka

Eres en gran medida, el resultado de una formación y la visión de lo que tus padres quieren aportar a una sociedad, con el anhelo que seas alguien que de alguna manera contribuya.

No siempre destacarás, pero tu aporte siempre será un orgullo para tus seres más amados y que te aman incondicionalmente. “Familia”.

Perdí a mi padre siendo muy niño

El hecho de ser policía y un episodio absurdo, lo llevó a ese final inesperado, pero es a su ser a quien primero dispongo mi corazón y evoco su guía al momento de competir.

Al sentir ese primer llamado cuando estás en competencia, (de los tres que nos hacen antes de combatir), inicia un ritual que hasta hoy, con algunas modificaciones por el paso del tiempo y los alicientes, siempre disfruto. Pero esto no sale de la nada.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka – Quindío. Foto/Suministrada

En mi caso la preparación como artista marcial viene heredada de mi papá, primer pilar de mi formación; mi madre con su apoyo incondicional durante toda mi vida y aún sigue tan presente como siempre. Gracias a ellos y a su amor he alcanzado grandes metas y la finalización de un proceso que dio inicio a otro totalmente diferente, ser cinturón negro

Lograr ser cinturón negro dentro de esta hermosa disciplina deportivo-marcial “Hapkido”, es un proceso donde debemos superar 11 grados de color en un promedio de 8 a 10 años, amparado en un entrenamiento constante, ininterrumpido, presentando exámenes de ascenso que poseen un componente físico, teórico, práctico y sobre todo marcial, con duración de 6 a 8 horas, incluso hasta días.

Es dedicar todos los días de tu semana a entrenamientos de 7 a 9 pm, llegar a tu hogar después de las 10 pm, en algunas ocasiones más tarde y con la única aspiración de descanso; levantarte pensando en seguir con tu estudio y deseando el momento de entrenar otra vez.

Para llegar a este punto, muchas manos han compartido su sabiduría, su tiempo, su experiencia y su tradición; y con mi esfuerzo, trabajo arduo, superación, aptitud, dedicación y sobre todo, disciplina para potenciar este conglomerado de elementos al máximo.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka – Quindío. Foto/Suministrada

Es esa misma disciplina que enfoca tu actuar, que te presenta una nueva familia marcial, que te lleva a romper barreras mentales, a superar tus miedos, a crear autoconfianza; y que también salva vidas, porque durante la época que usaba mi tiempo libre en entrenar, muchos de mis amigos estaban en situaciones comprometedoras, lastimosamente terminaron en un camino errado, con finales de vida que afectaron muchos corazones y otros con un andar sin rumbo, sin hogar y llegando a donde la noche los tomara, hasta un final inminente.

Nunca soñé ser alguien diferente

Siendo un joven de campo, siempre desarrollé grandes habilidades al poder correr por caminos, trepar árboles, jugar en cafetales, jugar en el río e interactuar con la naturaleza, eso me ayudó muchísimo para desarrollar capacidades para el arte marcial, pero no estaba preparado para el daño físico que escasamente experimentaba.

Foto/Pablo Bohórquez – Semilleros Deportivos

Condicionalmente, mi disciplina deportiva se practica sin ningún tipo de calzado, entonces se presentan pies ampollados, en carne viva, cortadas, morados, golpes, dedos con esguince y dolor; a lo que mi madre siempre adujo “parece masoquista”, pero al que le gusta le sabe. Te fortaleces de tal manera que al pasar el tiempo creas una armadura con tu propio cuerpo y te haces resistente física, mental y espiritualmente.

Cuando menos piensas, escuchas palabras que retumban es tu cabeza, invaden tus pensamientos, invaden tu actuar, se convierten en cotidianas y el modo en que las asumas marcarán la diferencia de lo que proyectas y lo que eres realmente.

Cuando las personas se acercan a ti (un ser humano que busca hacer las cosas bien y siempre estar dispuesto a darlo todo para mejorar y que los demás mejoren), y después de mucho tiempo conociéndote te dicen que eres inspirador, referente, comprometido, ejemplar, admirable; forja en ti un compromiso y una presión para que todo salga siempre bien.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka – Quindío.

Nunca debe ser tu lengua la que hable, deben ser tus acciones, debe existir una conexión entre tus pensamientos, tu mente, tu corazón y el proyecto de vida que manejes: humildad, sencillez, apertura, don de servicio, respeto adquirido – nunca exigido -, todo conjugado para que realmente seas digno de esos calificativos, merecimientos que aunque no los buscas llegan a tu vida y debes manejarlos.

Siempre estaré orgulloso y agradecido por ser parte de la primera Selección Colombia de Hapkido, un deporte relativamente nuevo en nuestro país. En los 70´s llegó, y en este nuevo siglo se formó la Federación uniendo las diferentes ligas del país, permitiendo que la competencia se aleje de nuestras fronteras y se visibilice a nivel internacional oficialmente.

Llegar a la selección nacional fue mi primer logro internacional, representando mi patria, mi departamento, mi ciudad, mi liga, mi familia y por encima de todo, superando mis propias barreras mentales de obtener un resultado positivo y ser orgullo para los míos, esto con el tiempo tiende a cambiar, porque la madurez nos muestra que no es por los demás, es por ti. Ellos siempre estarán orgullosos y felices con el simple hecho de que tú respires y seas un buen ser humano.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka. Foto/Suministrada

Con el paso del tiempo, los resultados son fruto de todo el entrenamiento dedicado, disciplinado y de la buena planificación; son muchas horas de trabajo y de estar alejado de los tuyos, desistir de los diferentes aspectos de socialización que quisieras vivir, pero en todo esto que algunos llaman sacrificio, para mí es compromiso.   Me fascina lo que hago, lo valoro, lo disfruto, lo anhelo, y no lo mal interpreten, la familia es el pilar fundamental y quien pone en ti la mayor parte de la motivación y del por qué haces las cosas.

Estando en los Juegos Mundiales del 2013, en la concentración me hacía muchísima falta mi hijo que estaba cerca a cumplir sus dos años, pero fue una de las razones por las cuales mi corazón sentía ese deseo de luchar, la energía, la adrenalina, el entusiasmo de competir, sentir el apoyo de tus compañeros, del público, esas emociones que generan para ti el valor adicional para competir.

En el 2014, en los Juegos Panamericanos de Hapkido, al ganar nuestra primera medalla de oro por equipos, justamente ese mismo día, mi hijo estaba cumpliendo sus tres años, y literalmente al terminar la presentación lloré, y fue un momento muy íntimo, todos mis compañeros me abrazaron y celebraron ese premio y fue dedicado a mi hijo en nombre de todos, fue algo muy dignificante y emotivo.

Con estos hechos dignificas de manera muy pura los momentos, los estados de ánimo, las emociones, los alicientes, la motivación, permitiendo la entrada de un proceso fundamental al momento de competir, “la preparación psicológica”, ese complemento que te brinda herramientas, estrategias, un plan de acción y cómo afrontar la competencia.

Foto / Pablo Bohórquez. Carlos Zorrilla (azul).

Competir: ese momento de contender, de rivalizar

Es un proceso que no es más que medir tus capacidades con una o muchas personas que han tenido un proceso de preparación idónea, y es fundamental para que tu puedas sacar lo mejor de ti.

Es allí donde toma valor, que no estás solo, a pesar de ser un deporte individual, necesitas de tus compañeros para tu mejoramiento; nunca podrás solo, se debe tener consciencia que entre mejor seas, mejores serán tus compañeros y tus oponentes.

Durante mi preparación, siempre han primado muchas estrategias recomendadas por nuestro equipo interdisciplinario; pero cada una de ellas es única, exclusiva, poderosa, obviamente otras generales que aplican a todos y están al alcance de cualquier persona del común y más si está ligado al deporte; visualizaciones, palabras para diferentes instantes de la preparación, durante la competencia,  frases en el techo que me brindan ese primer mensaje de la mañana cuando abro mis ojos, me recuerda quien soy y por qué lo hago; en las puertas, en tu espacio de entrenamiento, para el caso del Hapkido el 도장 “Dojang”; mi maestro usa una que dice:

“Mientras tu descansas los demás están entrenando”,

…otro de mis maestros, dice:

“Solo quien se rinde es derrotado”,

y personalmente aplico:

“Sé la energía que deseas atraer”.

Todo es válido si logra su cometido, incluso las palabras de las personas que amas y te aman.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka. Foto/Suministrada 

El ritual que siempre disfruto

Cuando mencionan tu nombre por los altavoces, inicia un proceso de alistamiento: respiro profundo, tomo los implementos, me quito la sudadera y paso a usar mi uniforme de competencia, las protecciones propias y me dirijo a la zona de calentamiento; estando allí, escucho música preestablecida; hago activación articular, voy hablando mentalmente sobre ¡…qué estas por hacer!…

…inicio calentamiento, y mientras camino al escuchar el llamado a competir, doy gracias a Dios por tenerme sano, que nos proteja a mí y a mi oponente de una lesión descalificante, pido la guía de mi padre, susurro una frase para mi hijo, visualizo a mis seres amados y retumban en mí sus palabras, miro la gradería donde están mis compañeros, un trago de agua, calmo mis pulsaciones, oxigeno, miro mi entrenador, lo saludo, lo abrazo y le doy las gracias, grito 비명 “bimyeong” e inicio el intercambio con el deseo del mejor resultado.

Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka – Quindío. Foto/Pablo Bohórquez – Semilleros Deportivos

Durante mi vida marcial y competitiva el proceso se ha medido de muchos triunfos y muchas derrotas, realmente cada una tiene un valor y te enseña, depende como lo tomes, nunca te vas a preparar pensando en perder, pero como lo dije, todos se preparan igual e incluso mejor, por eso no se puede solo vivir de lo que ha pasado, debes entrenarte constantemente y tratar de mantener tu nivel.

Con la Selección Colombia he logrado ser subcampeón internacional y he obtenido:

  • En juegos panamericanos de Hapkido 5 medallas, 2 de Oro, 2 de Plata y 1 de Bronce,
  • En Juegos Mundiales 2 de Oro y 1 de Plata,
  • En internacional 3 de Oro y algunas frustraciones por lesiones inesperadas que me impidieron salir a competir, así como otras de índole familiar.
  • Representando mi departamento en los último Juegos Nacionales, 1 medalla de Plata.

Y sigo aquí, escribiendo mi historia….. hasta que el altísimo lo permita.

 

Las sea sobre: Mi Crónica Deportiva, la voz de los verdaderos protagonistas

 

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

23 Respuestas

  1. Jose Luis dice:

    Honestamente… Nada del otro mundo… Se dedicaron a ganar torneos, medallas y danes… Pero dejaron la técnica a un lado… Les pasa lo mismo a los taekwondocas…combates aburridos, carentes de técnica y nada atractivos marcialmente…

  2. Yebo dice:

    ¡Ser humano irremplazable!
    Merecido Maestro.

  3. Rusber Velasquez dice:

    Con los años de tener la oportunidad de compartir en su momento el mismo dojan, sentir sus enseñanzas marciales como personales, saber que es un ser humano integro que en alguno de mis momentos más difíciles me dio la mano y un hombro para apoyar mi cabeza llena de frustración.

    También recuerdo mi examen a cinturón negro, acompañado del profesor Kevin Ari y el ser que ese día alcanzó el grado de maestro, aunque ya era maestro de corazón.
    Desde un punto diferente en el dojan de competencia y viendo su proceso mi corazón le augura éxitos, mi cara de juez y respeto por los demás competidores me privan de celebrar el triunfo de un amigo, pero en mi alma esta la alegría de haber estado allí viendo como obtiene sus frutos.

    Con cariño y respeto inmenso. Profesor Rusber Velasquez G.

    • Carlos Andrés dice:

      Mí amigo, compañero y estudiante, gracias por tus elogios, siempre se trabaja de corazón y con el anhelo de hacer lo mejor posible por tu entorno y tus compañeros, así cómo el camino que estás llevando, sigue trabajando y disfruta el proceso.

  4. conatantino dice:

    una excelente guia. FELICITACIONES MAESTRO ZORRILLA

  5. Rubelia Aguirre dice:

    Como no sentirse orgullosa una madre, una hermana y una familia, de una persona que ha dado ejemplo a toda la juventud, que ha superado muchos inconvenientes y ha logrado metas que se ha propuesto. Orgullo para una familia y para su padre que desde el cielo da su bendición, desde allí está orgulloso. Cada día pido a Dios que lo libre de un accidente en algún combate, de los cuales siempre ha salido airoso. Muchas bendiciones hijo y muchas felicitaciones. ❤ Deseo que continúe en este deporte, un gran ejemplo para su hijo.

    • Carlos Andrés dice:

      Madre siempre serás mí ejemplo, mí guía, mí apoyo, tus palabras de vida siempre estarán en mí corazón y las acciones que considero para mí vida, te amo madre, a mí pedacito de vida, esa hermanita que es mí más grande regalo de cumpleaños y amo a nuestra familia, gracias por tus palabras.

  6. Luisa María Franco dice:

    Que buen reportaje. Aquí está el resultado del amor, la dedicación y la disciplina. Felicitaciones ♥️♥️♥️♥️♥️♥️♥️

  7. Oscar dice:

    Gran persona, una gran admiración!

  8. Daniel Torres dice:

    Bastante motivante, las artes marciales se convierten en un estilo de vida bastante particular que siempre nos motiva a ser mejor como persona.

  9. Betty Lorena Munard dice:

    Que buena crónica,,, la vida normal de nuestros deportistas… Que buen espacio.

  1. 16 de junio de 2020

    […] Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

  2. 23 de junio de 2020

    […] – Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

  3. 29 de junio de 2020

    […] Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

  4. 14 de julio de 2020

    […] Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

  5. 28 de julio de 2020

    […] Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

  6. 28 de julio de 2020

    […] Sé la energía que deseas atraer: Carlos Andrés Zorrilla – Hapkidoka […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *