Laura Sophya Pescador, una karateca ganadora y delicada

Foto/ Suministrada

Al verla la gente no espera que practique Karate Do y se sorprenden cuando la ven con el uniforme. Sin embargo, lo que muy pocos saben es que la manizaleña Laura Sophya Pescador Ramírez es selección Colombia juvenil y mayores, además representará al país en los primeros Juegos Panamericanos de la Juventud Cali 2021. 

La deportista de 20 años ha pasado por varias disciplinas deportivas, desde patinaje, siguiendo por natación, chalanería y porrismo, hasta llegar al karate. Además tiene una pasión por la música que descubrió desde muy pequeña, pero que hoy le sirve como terapia para sus competencias. 

“Siempre tenía que estar ocupada en alguna actividad, recuerdo mucho que los sábados empezaba en Batuta con la música, me llevaban después a patinaje y terminaba en la Chec nadando. Además es muy raro porque me gusta hacer locha, pero ese tipo de actividades me hacen falta. Me gusta cantar, la música es mi terapia”, contó Laura Sophya Pescador. 

Infancia

Laura Sophya se crió con sus tíos, quienes son contemporáneos a su edad, además con Laura Rosas, a quien conoció cuando vivía en el centro de la ciudad con menos de cinco años. Le gustaba interactuar con los hombres de su familia, por eso jugó fútbol e hizo actividades que según ella le correspondían a los niños, por ser bruscas. 

Le puede interesar: Caldas obtuvo 9 medallas en el Nacional de Karate Do

Foto/ Suministrada

Estudió en el Rosario toda su primaria, pero se cambió al Filipense para los últimos años debido a que nunca se sintió a gusto en el primer colegio. Era una niña introvertida, le costaba hacer amigos y cuando se dio cuenta que era un problema suyo empezó a trabajar para cambiarlo. 

“Yo ponía una barrera con las personas, no me gustaba conocer gente nueva, ni socializar, solo estar con mi familia. En el Rosario nunca me sentí en lo mío, por eso me cambié y amo el colegio del cual salí. En karate al principio no le caía bien a nadie por mi mirada seria, eso lo he aprendido y cada vez trato de mejorarlo”, explicó. 

Familia

Consuelo Ramírez es la mujer por la que la deportista da la vida, es su madre y como dice ella, es la patrocinadora oficial, junto con sus padrinos. Esta profesora de colegio es la responsable de que el departamento de Caldas y Colombia, tengan una karateca de talla internacional. 

Con su padre, Laura Sophya perdió el contacto hace un tiempo por decisión propia, pero ha encontrado en el resto de su familia ese apoyo y amor que ella siempre recalca. Lo único que espera, es que cuando su padre reciba noticias de su vida, se sienta orgulloso de lo que está haciendo. 

Foto/ Suministrada

“Mi papá estuvo presente varios años, pero hace tiempo no lo veo por mi decisión. Él nunca estuvo casado con mi madre ni nada y de él tengo muy buenos recuerdos porque me quería mucho. Yo lo amo porque es mi papá, donde quiera que esté, si recibe noticias mías, espero que esté muy orgulloso de mí”, expresó Laura Sophya.

Con su familia tiene una especie de ritual, pues cada que se va a una competencia, salen a comer o departir un rato agradable para las buenas energías. Sin embargo, a los eventos la acompañan de corazón porque no les gusta ver que tenga un combate con otra persona, porque les da miedo que sufra. 

Karate Do

Desde los 11 años empezó con el deporte, todo gracias a que su madre quería que se aprendiera a defenderse sola porque en esa época había mucha delincuencia en las calles. Además, porque según Laura Sophya ya estaba en un momento en el que no encontraba nada que hacer para entretenerse. 

“Entré a formación, duré un año, llegué hasta cinturón naranja y me salí por unos meses porque no era algo que me terminara de convencer. Después volví, me propusieron estar en unos topes con una gente de Aguadas y me fue bien. Yo nunca lo había hecho, pero mi entrenador Leonardo Felizzola me citó para el otro día a un grupo que iba a conformar y ahí empezó mi historia”, indicó. 

Foto/ Suministrada

Las competencias nacionales para esta caldense empezaron a mediados del 2016 en Medellín en la categoría cadetes +54kg. Los nervios de afrontar un reto deportivo por primera vez la impactaron, pero el entrenador le dijo que saliera a disfrutar y así fue. Después de ese combate que perdió por dos puntos, la manizaleña quería quedarse en el deporte para siempre. 

El contexto de las competiciones siempre ha asombrado a Laura Sophya, desde el escenario, las rivales, el hospedaje, etc. Sin embargo no es lo único, al principio le huía a los golpes que por sí se dan en esta arte marcial, pero todo se debe porque ama su nariz y no quiere que se le vaya a torcer. 

Lea además: Esteban Marín, el presente y el futuro del Jiu-Jitsu colombiano

“Odiaba los golpes, yo soy muy delicada y mimada por eso no quería que me pegaran. Luego pues los aprendí a querer porque entendí que así es la competencia. Me han roto dos veces la nariz, lo primero que pregunto cuando ha pasado es sí se me torció porque la verdad la amo como es”, dijo entre risas la karateca. 

El sueño Internacional

Su primera medalla de oro llegó en la tercera competencia a la que asistió, fue en Cali en el 2017 en la categoría de +58 kg junior. El evento lo recuerda con mucho orgullo porque nunca se imaginó ganar un primer lugar tan rápido y menos entrar a la selección Colombia juvenil para representar al país en un Panamericano en Argentina. 

Foto/ Suministrada

Desde ese momento se aferró al seleccionado colombiano y ha representado al país en tres campeonatos Panamericanos en Argentina, Brasil y Ecuador. Además, ha estado en dos Centroamericanos en Barranquilla e igualmente en Costa Rica. En este último fue medalla de oro en 2019 en los +58kg. 

“Para Cali recuerdo que mi entrenador me dio mucha motivación antes de salir, pero para el combate me dio un cabezazo que me despertó para ganar. En Costa Rica nadie creía en mí porque no imaginaban que una niña tierna y delicada pudiera competir en Karate. Como me corté el cabello para la competencia, Leonardo pensó que me iba a pasar la de Sansón, pero al final fue al contrario”, recordó. 

Esta mujer de 20 años que tiene como agüero arreglarse el pelo, ya sea cortando o pintando, antes de cada torneo. Igualmente la que deja todo empacado un día previo a su combate, tiene como sueño estar en unos Juegos Olímpicos y tiene como meta poder hacerlo en Los Ángeles 2028.  

La meta a la vuelta de la esquina

La manizaleña que empezó estudiando Comunicación Social y Periodismo en la U. de Manizales, hoy va en segundo semestre de Medicina Veterinaria y Zootecnia en la U. de Caldas, debido a que su gran amor son los animales. Espera ser la mejor profesional en lo que ama, además quiere seguir llenando su repisa con preseas doradas. 

Siga viendo: Jhon Freddy Castañeda va por el sueño dorado a Tokio 2021

Foto/ Suministrada

“Soy una mujer joven que tiene alma de niña, sueño con verme como la mejor veterinaria del mundo. Soy terca y testaruda para conseguir lo que quiero, pero humilde para aprender. En diciembre represento a mi país en Cali, pero en 2023 tengo una revancha que me sabe a oro y lo que más quiero es que mi familia esté ahí viéndome cuando la medalla se quede en casa”, finalizó. 

Laura Sophya no pudo participar en los Juegos Nacionales del 2019 por la edad, pese a que ya tenía el cupo asegurado. Fue una situación de frustración para ella, que se convirtió en reto y motivación cuando se enteró que las siguientes justas serían en el Eje Cafetero, en donde espera ser oro para Caldas. 

En julio del 2021 en el campeonato nacional esta deportista cinturón verde, se colgó la medalla de plata en +68 kg femenino y oro en Sub-21 +68 kg. Esto le bastó para ser convocada a la selección nacional tanto en mayores como juvenil. Así que representará a Colombia en los Juegos Panamericanos de la Juventud y espera estar en el Campeonato Panamericano de mayores. 

“Unidos somos más. Más deportes más región”

 

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *