Jhon Freddy Castañeda va por el sueño dorado a Tokio 2021

Foto/ Suministrada

Tokio será el lugar en el que por primera vez un deportista paralímpico caldense, estará en las justas mundiales más importantes del deporte, los Juegos Paralímpicos. Quien se ganó ese honor, fue el manizaleño Jhon Freddy Castañeda Velásquez, deportista de Para Powerlifting. 

Nació en Manizales en abril de 1980, siempre ha sido un aficionado al deporte, hacía barras en los parques, levantaba peso con barras hechas de cemento, además estuvo participando en fisicoculturismo. Sin embargo, en 2013 tuvo un accidente de tránsito que cambió su vida por completo. 

Estrenando moto en un viaje a Medellín, su vehículo colisionó contra una tractomula y una de las ruedas del carro le pasó por encima a su pierna izquierda, provocando la fractura inmediata del fémur. Perdió su pierna y desde ahí se propuso ser un ejemplo para su familia. Ha sido campeón en todas las competencias que ha estado, ahora sueña con estar en el podio de las olimpiadas de Japón. 

Semilleros Deportivos tuvo la oportunidad de conversar con este deportista caldense luego de conocer su clasificación a Tokio 2021, en una charla en la que se tocaron temas personales como deportivos. Esta es la entrevista con un luchador incansable de sueños. 

Foto/ Suministrada

-¿Quién es Jhon Freddy Castañeda?

Un ser humano que siempre quiere salir adelante, que quiere ser modelo de las demás personas que tienen alguna discapacidad. Soy el ejemplo viviente de que con esfuerzo y dedicación todas los sueños se pueden alcanzar. Soy el padre e hijo que quiere ver siempre a su familia bien y lucha por ellos. Además soy ese amante del deporte. 

-¿Quiénes son Samuel, Agustín y Maikol y qué representan para usted?

Son mis tres hijos, el motor y la motivación por la que me levanto todos los días, siempre he querido ser un ejemplo para ellos. En cada instante les muestro que en la vida hay que luchar por las cosas. En el momento del accidente uno de ellos me hizo un dibujo que me impactó bastante, siempre me dijeron que el papá tendría una pierna de robot y a pesar que no fue fácil, lo tomé de la mejor manera.  

Le puede interesar: Jhon Freddy Castañeda hace historia con su clasificación a Tokio

– ¿Qué recuerda de ese 2013?

Yo estaba en vacaciones y para estrenarme la moto armé viaje a Medellín, el piso estaba mojado y en una curva colisioné con una mula, me tocó aplicarme primeros auxilios, me realicé un torniquete en la pierna para no morir desangrado con ayuda del conductor del auto. Me llevaron a Caldas, Antioquia, pero no estaba todo lo necesario, así que me pasaron para Rionegro. Me salvaron la vida, lastimosamente no hubo un buen aseo en mi pierna izquierda y la gangrena podía acabar conmigo. En cinco minutos tomé la decisión de que me amputaran mi mi miembro inferior. 

-¿Cómo fue la recuperación?

Estuve un mes en el hospital, cuando me desperté de la cirugía, tenía medicamentos psiquiátricos que le aplican a las personas que pierden alguna parte del cuerpo, porque la tendencia es atentar contra la propia vida. Yo les pedí que me los quitaran porque era consciente de lo que había sucedido. Estuve un año rehabilitándome con elementos especiales para darle forma al muñón y pues algo que aprendí es que uno nunca se acostumbra a las prótesis, mi lema es que hay que aprender a llevar la vida con lo que se tiene en cada momento. 

Foto/ Suministrada

-¿Cómo llega al Para Powerlifting?

Yo siempre fui del gimnasio, de hacer pesas, barras, e hice fisicoculturismo. Un día en el hospital viendo televisión se me apareció un programa de fuerzas armadas en el que las personas con heridas en combate, recuperan su vida por medio del deporte. Busqué en internet y esta disciplina era lo más parecido a lo que me gustaba a mí y desde ahí me mentalicé. Hablé en Secretaría de Caldas, pero eso no existía acá, me querían incluir en baloncesto, natación, bolos, tenis, entonces busqué opciones en otro lado. Primero hice todo para participar por Antioquia, pero en Fuerzas Armadas me dieron el apoyo y como soy funcionario público competí por ellos.

-Usted ha sido múltiple campeón, pero ¿hay alguna competencia que lo haya marcado más que otra?

Todas han sido especiales para mí, la primera en Cali, levanté 150 kg y era demostrarme a mí que todo el esfuerzo había valido la pena. Los oros en las Copa América, Copa Mundo, los récords mundiales que he impuesto y ahora la satisfacción de cumplir el sueño de cualquier deportista, estar en unos Juegos Olímpicos. El deporte es como mi escape de la vida, me gusta entrenar y siempre dar lo mejor de mí. 

Lea además: El mejor pesista paralímpico de América es de Manizales

-¿Cuál es su mayor sueño?

En lo deportivo es conseguir una medalla olímpica, esa es la cúspide de cualquier deportista. Ahora por los problemas de salud que tuve estoy bajo de forma y tengo que recuperarme lo antes posible para alcanzar ese objetivo. Sueño con ver a mi familia salir adelante, además quiero pensionarme en el INPEC, en donde trabajo desde el 2012 y debo cumplir 20 años de servicio para lograrlo. 

-¿Cuál es el mayor miedo?

Siempre he tenido miedo a faltar y que mi familia se quede sin esa persona que lucha por ellos y es la parte más visible. No poder estar ahí viendo crecer a mis hijos, es algo a lo que le temo. He estado al borde de la muerte en tres ocasiones, una en un accidente en el que tuve fractura del esternón, la segunda fue cuando lo de la pierna y la última hace poco por el covid-19. 

Foto/ Suministrada

-¿Qué es Caldas para usted?

Es mi departamento, aquí nací y vivo, desde el principio busqué la manera de competir con estos colores, pero no existía mi disciplina. A pesar de que llevo a las Fuerzas Armadas en mi corazón, siempre he querido representar a mi región y por eso vine. Mi idea es quedar en la historia del deporte caldense y poder escuchar ese himno en lo más alto del podio en el 2023. 

-¿Hasta cuándo cree que va a competir?

Mi deporte es muy longevo, hay deportistas con más de 50 años. Yo lo haré hasta que mi cuerpo me dé y pueda seguir demostrando que estoy entre los mejores del país y del mundo. Igualmente, quiero impulsar al deporte paralímpico en la región, además en el país. Es un proceso que no es fácil, demorado, pero por algo se empieza. 

¿Qué espera de Tokio?

Vivir una experiencia única, tengo siete rivales que debo vencer para lograr uno de mis sueños. Ahora estoy enfocado en cómo será mi preparación para las justas, debo concentrarme días antes en Bogotá y luego viajar. Yo admiro a todos los medallistas olímpicos porque sé del sacrificio que hay que hacer para estar allá, por eso espero que a mí me lleguen a admirar. 

“Unidos somos más. Más deportes más región”

 

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *