Una liquidación con transparencia

Foto/ Deportivo Pereira

Escribo esta columna a horas de terminarse el tiempo de los tres días hábiles que tiene el Juzgado Primero Civil del Circuito de Pereira para dejar en firme el más reciente auto en el que ordena la liquidación de Corpereira en un plazo no mayor a dos meses.

Foto / Suministrada / Mauricio en Radio Zónica en Buenos Aires.

Sin embargo, es muy probable que al momento de usted leerla, ya sepamos si se presentó algún oficio en contra o no de la comunicación emitida por la Juez Olga Cristina García. Sin más objeciones en el camino, estaremos a partir de este miércoles comenzando el tan esperado conteo regresivo para que finalice lo que se convirtió durante siete años en un penoso y tortuoso proceso de liquidación en Deportivo Pereira.

Independientemente de los recursos que pudieran presentarse (espero que no); una vez quede en firme la orden de liquidación, son varias las preguntas que necesariamente tenemos que hacernos y en las que, por la transparencia del proceso, creo, es importante que sean aclaradas.

Las tres preguntas tienen que ver con la forma en como sigue el proceso, es decir, la manera en cómo será liquidado el Deportivo Pereira. Y en ese orden de ideas, es importante saber si se va a realizar a través de una subasta privada, una venta directa o, en su defecto, a través de la adjudicación a los acreedores.

Es importante aclarar que éste último punto, el de la adjudicación a los acreedores, podría darse en caso que las dos primeras no se ejecuten: que el equipo no sea subastado o vendido directamente. Por eso, en el caso hipotético de una adjudicación, también será importante saber qué rol jugará el máximo acreedor del equipo (Álvaro López). ¿Venderá o asumirá el mando institucional?

Le podría interesar: El Once, una tractomula sin rumbo

Foto/Dimayor

En cualquiera de las tres figuras legales me parece sumamente importante que la opinión pública, en especial el periodismo deportivo y la afición del equipo, conozcan de primera mano los detalles del proceso. Lo anterior es con el único propósito de ser garantes de la que es, a mi juicio, la etapa que partirá en dos la historia institucional del Pereira.

Por supuesto que soy consciente de que en la liquidación poco o nada importa la opinión y la mirada de quienes no hacemos parte del proceso, pero por ser Deportivo Pereira el máximo emblema deportivo de la ciudad y conociendo de los malos manejos administrativos que se han dado desde antes y ahora, me siento en la obligación de exigir transparencia en esta etapa final.

Tema relacionado que le puede interesar: Panorama cauteloso

Por fortuna en la liquidación juegan un papel muy importante instituciones como el Ministerio de Hacienda, el Ministerio del Deporte y la propia División Mayor del Fútbol Colombiano, entidades que sin su aval no podrá hacerse ningún negocio con comprador alguno. Sin embargo, prefiero estar atento a lo poco que se pueda conocer desde afuera, no vaya a resultar más cara la cura que la enfermedad.

Lo ideal sería conocer quiénes son los oferentes, de dónde vienen, a quién representan y, sobre todo, cómo proyectan a la institución que están por comprar. Obviamente el liquidador seguirá manejando en silencio el proceso y no nos quedará más de otra que confiar.

Lo único que quiero es transparencia, que no hayan más quiebres a la justicia, ni jugadas dudosas como las que se presentaron durante los últimos años y que esta puntada final en el proceso de liquidación sea limpia. De la claridad con la que se obre, dependerá el futuro del Deportivo Pereira después de la liquidación.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 8 de junio de 2021

    […] Lea sobre: Una liquidación con transparencia […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *