Izquierdo y el regreso de una lesión

Foto / Pablo Bohórquez

En días pasados conocimos desde Inglaterra que José Heriberto Izquierdo no continuará más con el Brighton después de cuatro temporadas. Mientras esperamos que el delantero pereirano vuelva a recuperar su brillo futbolístico, su presente nos sirve para entender que en el fútbol, como en la mayoría de las cosas de la vida, también se presentan situaciones adversas y fortuitas que pueden frustrar el éxito.

Foto / Suministrada

Aún recuerdo cuando empecé a escuchar el apellido Izquierdo en los torneos de la Liga Risaraldense de Fútbol. No preciso quién, pero como suele suceder en estos casos, alguien me dijo “ojo con ese pela’o que va a llegar”.

Con el tiempo sus goles también se vieron en la Selección Risaralda y de apoco conocí de su historia futbolística, del apoyo de su familia y del invaluable aporte del técnico Wilson Sepúlveda en el colegio Calasanz de Pereira.

Claro, ese niño del que me dijeron iba a llegar, finalmente llegó al fútbol profesional. En Deportivo Pereira lo potenció un montón el técnico ecuatoriano Octavio Zambrano, con quien era ficha puesta como extremo por derecha o por izquierda. De esa época, año 2012, fui testigo cuando él salía corriendo de los entrenamientos para alcanzar a llegar a clase a la Universidad. Sé que sus padres le inculcaron que, además de ser un buen futbolista, también debía formarse en una carrera profesional; no obstante, su consolidación deportiva iba tan rápida que no tuvo otra alternativa que dedicarse 100% al balompié.

Su paso al Once Caldas lo consolidó como uno de los mejores delanteros del fútbol colombiano y rápidamente, a mediados del 2014, se marchó al fútbol europeo: Brujas, una ciudad de arquitectura medieval y capital de la histórica Flandes, fue su destino.

Le podría interesar: Quindío quedó eliminado en casa del Interligas Sub-19 de Fútbol

Foto/ FCF

Allí brilló con luz propia y el apellido que empezó a sonar tímidamente en las polvorientas canchas del fútbol aficionado en Pereira, fue coreado por miles y miles de seguidores del Club Brujas, con el que ganó la Copa de Bélgica, la Pro League y la Supercopa de Bélgica. Además, fue elegido como el mejor jugador de la Liga Profesional de dicho país en la temporada 2015-2016.

Este éxito le abrió las puertas de la selección Colombia a los 24 años, con la que jugó dos partidos amistosos en 2017 (con gol incluido), y con la que debutó como titular en el Campeonato Mundial de la FIFA en Rusia 2018.

Entonces, ¿qué podía salir mal en medio de tan maratónico ascenso futbolístico? En circunstancias normales, ¡nada! Nada podía salirle mal al jugador que se convirtió en 2017 en el fichaje más caro en la historia del Brighton de la Liga Premier inglesa.

Sin embargo, cuando hablamos de fútbol, las circunstancias nunca son normales, siempre pasan cosas, deportivas y extradeportivas y José Heriberto Izquierdo no sería la excepción.

En 2019 su carrera profesional dio un viraje impensado y tras una seguidilla de lesiones estuvo marginado de toda competencia por casi dos años. Dos años en los que ni sonó, ni tronó; dos años en los que solamente él y su familia saben lo que ha padecido física y mentalmente, pues no es fácil para un deportista de alto rendimiento tener que lidiar con el impacto emocional y psicológico de una lenta recuperación a una larga lesión.

Foto/ Club Brujas

La fácil para quienes estamos afuera es cuestionarlo todo: la lentitud de la recuperación, las recaídas, su fortaleza mental, el autocuidado, etc. Pero, se han puesto a pensar ¿ qué puede estar pasando por la cabeza del jugador por estos días en los que juega la selección Colombia, o lo que sintió cuando semanas después de su recuperación el club le notificó que no va a seguir contando con sus servicios?

No es fácil pasar de ser ídolo en Bélgica y promisoria figura de la Selección Colombia, a tener un futuro incierto. Tampoco es fácil ser futbolista, sobre todo porque las lesiones hacen parte del ‘juego’ y uno no elije cuándo y cómo lesionarse.

Lea sobre: Una liquidación con transparencia

Estas cosas, las adversas, las fortuitas, también juegan un papel importante en la carrera de un futbolista y en su intención de mantenerse en alta competencia. No siempre un jugador de fútbol fracasa por sus propias culpas, la adversidad también, a veces, les juega una mala pasada.

Queda claro que lo que le sucedió a José Heriberto Izquierdo le puede pasar a cualquier futbolista, incluso al que como él, nació destinado para éxito. No tengo duda de que regresará más fuerte con la intención de recuperar el terreno perdido, pero mientras eso sucede, su experiencia debe servir de ejemplo para entender que en el fútbol, como en la mayoría de las cosas de la vida, también se presentan situaciones adversas y fortuitas que pueden frustrar el éxito.

Desde aquí le digo a Izquierdo ¡Ánimo, que aún tiene mucho para dar!

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 15 de junio de 2021

    […] Le podría interesar: Izquierdo y el regreso de una lesión […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *