El Once, una tractomula sin rumbo

Foto/ Once caldas

Once Caldas anunció la llegada de Félix Micolta. Lo presentó  como “un atacante con más de 300 partidos como profesional y 40 goles”. Una manera selectiva de decir que es un jugador de 31 años que se ha puesto 15 camisetas distintas y que será reencauchado por el equipo en el que ya estuvo -¡y en el que más partidos jugó (59)!- hace más de una década.  

Foto/ Suministrada/ Camila Espinosa

El Once también anunció a Nicolás Palacios. De él dijo: “Defensa central que cuenta con más de 260 partidos a nivel profesional (sic)”. Una manera selectiva de decir que es otro reencauchado, de 29 años, ha pasado por 11 equipos: el más reciente es el Técnico Universitario, de Ecuador.

Por su pasado y su falta de consolidación, pues desde ya son malos refuerzos, malas incorporaciones. No son los futbolistas que el Once Caldas necesita para, al menos, ser octavo y clasificar en la Liga.

¿Cuál es la filosofía, el objetivo, del Once Caldas? Si es promocionar jugadores, pues es apenas evidente que ni Micolta ni Palacios tienen la edad para pensar en una futura negociación provechosa para el equipo.

Si la meta es formar un grupo competitivo que supere el pobre 31 por ciento de rendimiento por el que fue justamente eliminado de la Liga, pues Milcolta y Palacios no son la promesa de un mejor futuro. Son más de lo mismo. Incluso, menos de lo mismo.

Foto/ Dimayor

Desde el segundo semestre del 2018, el equipo no clasifica en la Liga y, excepto Roberto Ovelar (diciembre del 2019), no se contratan buenos refuerzos, jugadores que sean capaces de marcar diferencia.

Llegan Micolta y Palacios en la avanzada del ‘nuevo’ Once que arma Eduardo Lara, para salvar a la tractomula sin rumbo que es el Once Caldas.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 1 de junio de 2021

    […] Le podría interesar: El Once, una tractomula sin rumbo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.