Sin dinero y con un refuerzo, el Pereira debe salvar la categoría

Foto/Dimayor

Este fin de semana inicia el fútbol profesional colombiano y por segunda vez desde que ascendió, el Deportivo Pereira emprende el camino con la misma tarea, la de luchar por mantener la categoría.

Foto / Suministrada / Mauricio en Radio Zónica en Buenos Aires.

Nadie dijo que iba a ser fácil, las estadísticas así lo muestran, la mayoría de los equipos que ascienden difícilmente se quedan en primera, lo que se constituye en un claro mensaje para los dos recién ascendidos: nuestro vecino Deportes Quindío y el Atlético Huila. ¡Y ojo!, no en vano, Deportivo Pereira se mantuvo en primera gracias a la desafiliación del Cúcuta por cuenta de la Dimayor.

Sí, así como se lee, el Deportivo Pereira se quedó en la A porque Cúcuta Deportivo descendió ‘en el escritorio’ al perder su reconocimiento deportivo, de lo contrario, el segundo descendido además de Chicó (que en efecto fue último en el promedio), hubiese sido Deportivo Pereira (penúltimo en dicha tabla).

No se trata de avivar lo que pudo ser y no fue, de ninguna manera, lo que pretendo al recordar dicho dato, que no es cualquier dato, es que al menos sepamos dónde estamos parados y cuál es nuestro punto de partida.

Le puede interesar: Cinco Risaraldenses en la Preselección Colombia de Balonmano

Tampoco desconozco el maravilloso repunte futbolístico y de resultados del equipo en el remate de la temporada anterior. Esa es, quizás, la mayor ilusión del hincha antes del inicio de la Liga el próximo martes, que el equipo inicie el campeonato como terminó el anterior. Tampoco desconozco el buen trabajo de Alexis Márquez y su cuerpo técnico, incluso ya ponderado en esta columna El efecto Márquez. Pero la realidad hoy del Pereira es que sigue siendo el mismo equipo que a duras penas salvó la categoría meses atrás y con un agravante: sin grandes contrataciones, de hecho solamente llegó Carlos Ramírez.

Una sola golondrina…

¿Ante la difícil tarea que se avecina, será suficiente con una sola incorporación como la de Carlos Ramírez? Para mí no. Alejado de lo que muchos piensan, considero que si Deportivo Pereira quería marcar diferencia en la tabla del promedio en este segundo semestre, tendría que haber dado un salto de calidad con la vinculación de otros jugadores.

A lo mejor con lo que hay alcanza, puede ser. A lo mejor puede ser cierto aquello de que ya el técnico Márquez tiene un trabajo acumulado y tiene definido un equipo para competir, no lo niego. Pero Huila y Quindío también tienen un trabajo acumulado y un equipo aceitado, es más, traen ritmo de competencia y el Pereira no lo tiene.

La realidad del Deportivo Pereira lo llevará a jugar una final en cada fecha, como el semestre anterior y como el año pasado; con un equipo al que a su arquero no le puede dar una gripa porque sufre lo indecible, un equipo que no tiene recambios de calidad porque a duras penas lo mejor lo lleva a la cancha y con una cantera a la que le ha costado consolidarse.

Foto/ Corpereira

¿Qué deja Candamil?

La principal excusa que se pone sobre la mesa a la hora de justificar una sola contratación es que no hay plata. Y es verdad, no hay plata. Pero, la pregunta obligada es ¿por qué no hay plata? La respuesta también es obligada: porque no hubo gestión por parte de quienes debieron asegurar los recursos necesarios que garantizaran la contratación de, al menos, dos o tres jugadores más.

“Es que como el Pereira va a ser liquidado, entonces para qué invertir en jugadores si en cualquier momento hay un nuevo dueño” dicen. ¿Y eso qué importa? Una cosa es el proceso de liquidación y otra el proceso deportivo. La obligación del agente liquidador, John Omar Candamil, además de liquidar a Deportivo Pereira es la de garantizar un equipo competitivo que en la cancha pelee por no descender.

Parece que lo deportivo lo dejó a la deriva, parece como si a Márquez tácitamente le hubiera dicho “salve usted la patria” y defiéndase con lo que hay, pese a que él mismo le pidió un par de jugadores más, entre ellos un delantero.

La excusa no debe ser la plata, menos cuando Candamil sólo debe preocuparse por los gastos de administración. Si la institución está bien administrada (Lo que se constituye en una obligación), con una buena gestión bastaría para generar recursos adicionales y así garantizarle al cuerpo técnico armar un buen equipo.

Lea además: Yeison Rincón, primer caldense en ganar la Vuelta al Tolima

Foto/ Dimayor

En conclusión, la realidad del Deportivo Pereira resulta incómoda, sobre todo porque a nadie le gusta que le digan que su equipo, a duras penas, está para salvar la categoría. Y sí, sin llamarnos a engaños, el Pereira de hoy está, a duras penas, para salvar categoría.

Para finalizar aclaro, aunque no debería hacerlo, que esta columna está escrita con la razón y no con el corazón. Hago énfasis en ello, porque en nuestra sociedad aquel que cuestiona o hace análisis racionales, sobre todo en temas tan pasionales como el fútbol, fácilmente es catalogado de negativo o de enemigo. En mi caso, ni lo uno, ni lo otro; pienso y reflexiono. La vida, el periodismo, el fútbol y ante todo el Deportivo Pereira, me han enseñado que no es suficiente con el corazón.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.