Las verdades detrás de los problemas de Sabios de Manizales

Foto/ DPB

Han pasado dos meses y medio desde que culminó el primer torneo profesional de baloncesto del 2021 en Colombia y siguen las repercusiones en el equipo caldense de Sabios de Manizales. Problemas de dinero, malos tratos, excusas, promesas incumplidas, además de quejas, es lo que se vive en el club de Caldas. 

Un proyecto que ilusionó a los aficionados de la pelota naranja no solo en el Eje Cafetero, sino en el país, por la inclusión de una mujer extranjera como entrenadora, terminó en un fracaso total. No precisamente en lo deportivo, sino por la parte administrativa y gerencial. 

El club es gerenciado por Álvaro Montoya, un abogado de Manizales que es aficionado a este deporte y quien siempre ha recalcado que el equipo es un emblema de la ciudad que no se puede dejar ir. Hasta ahí todo pinta muy bien, pero este gerente ha puesto más peros que soluciones a la estabilidad económica del equipo. 

Problemas

En 2020 Sabios recuperó la ficha deportiva para jugar en la Liga de Baloncesto Profesional (LBP), que lo obligaba a participar en la burbuja que se estaba planeando para el segundo semestre de ese año en Cali. Como siempre, Montoya salió a los medios a decir que el equipo no tenía plata y que las empresas locales no querían apoyar. 

Para ese torneo, el entrenador fue el profesor Bernardo Fitz-González, quien estaba radicado en Estados Unidos y la dirigencia manizaleña lo contrató para un proyecto ambicioso para desarrollar en el departamento de cara a los Juegos Nacionales 2023 y 2027. 

Foto/DPB

Ese mismo año, llegó como nuevo secretario del Deporte municipal Carlos Arias, quien recibió a Álvaro Montoya para escuchar su propuesta de patrocinio para el torneo. La Alcaldía le dio $70 millones de pesos, un poco más del doble de lo que le dio al equipo femenino, Power, que representó al departamento en el torneo nacional. 

La respuesta en su momento cuando se indagó por este dinero, fue porque se iban a apoyar los procesos formativos que tenía Sabios. Resulta que en el equipo solo estuvo presente un jugador caldense, el resto foráneos. Desde ahí la Alcaldía le negó el patrocinio al equipo masculino para el 2021. 

Montoya no solo le incumplió a uno de sus principales patrocinadores, sino que lo hizo con el equipo. Cuerpo técnico y jugadores terminaron la competencia en octubre y  estuvieron dos meses sin recibir un peso porque el club no tenía cómo responder. Solo hasta diciembre se les hizo el desembolso del dinero comprometido. 

Una falsa promesa

Para el 2021 se hizo una escogencia de director deportivo, el uruguayo que terminó siendo más paisa que cualquiera, Mateo Rostan. Él fue el encargado de traer a la española al banco manizaleño. Montañana al igual que Fitz-González, fue traída con un proyecto ambicioso, pero al llegar a la ciudad se dio cuenta de la realidad. 

Le podría interesar: Anna Montañana, la primera mujer DT en propiedad en Colombia

Foto/ DPB

Desde el inicio se vio un equipo sin presupuesto, que no pudo entrenar nunca en el coliseo de Manizales por permisos debido a la pandemia. La única solución fue que su preparador físico, trabajara con los deportistas en las calles de la ciudad y de vez en cuando en una cancha de barrio o vereda.  

La entrenadora que no sabía nada del baloncesto colombiano ni latinoamericano, pudo conocer cómo jugaba su grupo, en Cali, uno o dos días antes de la competencia. En este había dos extranjeros estadounidenses que serían la columna vertebral del equipo. Sin embargo, después se sumaron dos mexicanos, quienes llevaban vario tiempo sin jugar, uno de ellos era el dueño de la marca que vistió al equipo y al que le pidieron que se quedara para reforzar, luego este llamó a su amigo.

En lo deportivo ya todos saben cómo le fue al equipo, avanzó de ronda y perdió en la serie con Tigrillos. Lo que muchos no saben, es que el club no respondió como debía a su plantel, no les dio botiquín, no había agua para hidratar, por presupuesto, fisioterapeuta y preparador físico tuvieron que salir de la burbuja para cubrir otros compromisos. Además, apenas quedaron eliminados, se tuvieron que quedar los jugadores una semana más porque no había dinero para transporte, el presidente de la DPB tuvo que pagar los vuelos de los jugadores. 

Más excusas que soluciones

En pleno torneo, el señor Montoya, en una nota publicada por La Patria, dijo que el equipo tenía deudas por $300 millones de pesos, por lo que se tenía que liquidar al club. Luego de la eliminación a los jugadores se les quedó debiendo todo el mes de la burbuja y apenas se les vino a pagar, dos meses después, el 15 de agosto. 

Lea además: Risaralda avanzó a la final de Campeonato Nacional Sub 23

Foto/ DPB

Tuve la oportunidad de conversar con Álvaro Montoya el 26 de julio para preguntar sobre el dinero pendiente, nunca negó las deudas, pero siempre se escudó en patrocinios y en que le había dado la cara a los jugadores. También sostuvo que no había plata, por lo que era difícil pensar en que Sabios iba a seguir en la Liga Profesional. 

Dos días después de esa conversación, conocí que sin haber hecho pagos, con deudas por todos lados, el señor Montoya estaba llamando a jugadores para conformar la plantilla del 2021-2 y habló con uno de los protagonistas de la primera burbuja. Esto claramente se conoció en el medio del baloncesto y no le agradó para nada al capitán del equipo, Cristian Arboleda. 

Los problemas entre Arboleda y Montoya vienen desde días anteriores por los reclamos de los pagos, el jugador dice que el gerente no le volvió a responder, y el dirigente dice que sí pero que el deportista ha sido muy grosero. El 15 de agosto se hizo el pago correspondiente al plantel, menos a Arboleda y Ordoñez. 

Resulta que el señor Montoya amenazó con no pagarles a los jugadores si no hacían una disculpa pública por todo lo que habían reclamado, los jugadores no aceptaron y solo días después, el 17 de agosto se les transfirió el dinero.

Foto/ DPB

Los problemas no han parado, ahora el dirigente acusó de delincuente al deportista Ordoñez en una asamblea de la Federación con supuestos antecedentes penales, a lo que el jugador respondió con una carta acusando persecución del presidente de Sabios. 

La segunda burbuja está anunciada para los meses de septiembre y octubre, es incierto el futuro de Sabios, pero lo que le pido al señor Montoya es respeto por el trabajo de los otros y si no que dé un paso al costado porque estamos en una ciudad basquetera, que podría tener grandes dirigentes al frente del club. 

“Unidos somos más. Más deportes más región”

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 21 de agosto de 2021

    […] Leer más: Las verdades detrás de los problemas de Sabios de Manizales  […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.