Pedagogía, primer componente a fortalecer en protocolos de bioseguridad

Foto / Pablo Bohórquez / Semilleros Deportivos

Es innegable la necesidad de acoger las recomendaciones de las autoridades sanitarias y en especial las determinadas por los ministerios de Salud y Protección y de Deporte en Colombia respectivamente. Sin embargo, el componente pedagógico debe proyectarse, impulsarse y posicionarse con fuerza.

No se trata de ponerle trabas al regreso de las prácticas en las diferentes disciplinas deportivas autorizadas por el gobierno nacional, se trata más bien de asegurar que el anhelado regreso se de en las mejores condiciones de cuidado y protección ante el alto riesgo de contagio que significa la COVID-19.

Le puede interesar: Asistencia técnica en protocolos de bioseguridad

Si bien, los protocolos de bioseguridad ya existían mucho antes de la pandemia actual, es necesario reconocer que como sociedad no los tenemos apropiados, y no los tendremos mientras no existan espacios pedagógicos de formación para los diferentes actores y ciudadanos (en este caso los mismos deportistas) que permitan comprenderlos, apropiarlos y aplicarlos. Porque hay algo que es bien cierto, y es que ahora el riesgo biológico al que estamos expuestos todos los ciudadanos aumentó, y amerita poner en práctica todas las medidas preventivas,  los mecanismos de barrera y la conciencia ciudadana para convivir con esta realidad.

A nivel regional se han tomado decisiones, algunas más acertadas que otras, pero al final decisiones razonables que invitan a cumplir las condiciones mínimas de los protocolos de bioseguridad; ahora lo que sigue, será realizar los proceso de autodiagnóstico, no solo en las diferentes disciplinas deportivas, sino también en los escenarios, entornos, lugares, espacios físicos donde entrenan, y donde también se relacionan los diferentes actores del deporte.

Foto / Pablo Bohórquez

En Caldas se retomaron actividades deportivas desde el viernes anterior y luego de cumplir pruebas serológicas para la COVID-19, según comunicó la Secretaría de Deporte, se sumaron además los diferentes proceso de bioseguridad con los deportistas y sus entrenadores (toma de temperatura, lavado de manos, encuesta y consentimiento informado) entre otras acciones importantes.

Por su parte, en Risaralda, la Secretaría de Deporte, Recreación y Cultura informó este sábado que desde la misma Gobernación de este departamento, se asumirán los costos de la pruebas PCR para 280 deportistas de alto rendimiento, en asocio con las alcaldías del departamento y en especial la Alcaldía de Pereira, según comentó la Secretaria de esta cartera, Ana Lucía Córdoba.

Lea más: Risaralda costeará pruebas COVID-19 para deportistas de alto rendimiento

Por Quindío, el IMDERA también ofició comunicación a los organismos deportivos, para poner en práctica las disposiciones del Decreto 749 que emitió el gobierno nacional.

Sin embargo, más allá del cumplimiento de las normas básicas de bioseguridad, y de que los entes territoriales subsanen temporalmente la realización de la pruebas para COVID-19, es necesario emprender un proceso pedagógico de apropiación y reconocimiento del sentido que tiene adoptar los protocolos de bioseguridad.

Desde la mirada de la Salud Pública, y el desarrollo de estrategias de APS (Atención Primaria en Salud), llevamos incluso décadas intentando apropiar por parte de la sociedad y los individuos las prácticas de higiene, entre ellas el debido y correcto lavado de manos, sin embargo este simple gesto no ha sido reconocido por la población; ahora la realidad amerita, que no solo se apropie el lavado de manos, sino también el uso de tapabocas, la desinfección de todas las superficies con las que interactuamos y además se asuma una cultura de la bioseguridad, para la cual pedagógicamente no hemos sido preparados.

El reto, no es imposible, sin embargo si requiere que en esa fase de planeación de los protocolos de bioseguirdad declarada por el mismo gobierno nacional, se profundice en una estrategia pedagógica clara, generando las condiciones en la población para acoger y apropiar una verdadera cultura de la salud y la bioseguridad, de no lograrlo, los riesgos de contagio serán los mismos pese a la implementación de protocolos.

Allí, además, los mismos organismos deportivos y todos sus actores tendrán que disponerse al cambio y al entendimiento de las particularidades que determina su realidad más cerca, nos referimos a ligas, clubes, escuelas y otros escenarios.

Sin proceso pedagógico, ningún protocolo tendrá apropiación.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *