Miguel Lozada el ‘niño’ maravilla de Cafeteros de Armenia

Miguel Lozada con la 10 de Cafeteros

Foto / Pablo Bohórquez. Miguel Lozada ante Cimarrones del Chocó.

A sus 17 años Miguel Lozada se destaca por ser una de las gratas revelaciones del quinteto que representa al baloncesto quindiano en la Copa Nacional y que ahora buscará seguir siendo protagonista.

El espectáculo de la pelota naranja sigue siendo uno de los deportes que tiene mayor acogida por el público en Armenia. Donde Cafeteros hace las veces de local y en la que este año tuvo duelos interesantes ante Cimarrones del Chocó y Ráptors Caney de Risaralda en la Conferencia Eje Cafetero.

Uno a uno fueron pasando los partidos y allí una pieza comenzaba a figurar al lado de las grandes estrellas del quinteto cuyabro, se trataba de Miguel Lozada González, quien a sus escasos 17 años ya imponía sus condiciones con sus 2.02 metros de altura.

Se inició en el baloncesto gracias a la Escuela Deportiva Maes Sport cuando apenas tenía siete años. Todo gracias a la influencia de su padre quien también fue jugador de baloncesto.

Miguel Lozada con la 10 de Cafeteros

Foto / Pablo Bohórquez. Miguel Lozada con la 10 de Cafeteros ante Raptors Caney de Risaralda.

Este ‘niño’ como le dicen de cariño en su actual club, Cafeteros de Armenia, empieza a marcar su propia historia. Aquella que deslumbraba en torneos infantiles sub 15 representando las banderas de su querido Quindío. Su vida no ha sido ‘normal’ como la de todos los de su edad, pues por cosas de la vida y algunos contactos que realizó su padre, Miguel viajó a Estados Unidos para seguir con todo su proceso de formación y aprendizaje.

Dejar todo lo que tenía en Colombia fue duro pero por su amor a este deporte, no le importó hacer sacrificios y buscar salir adelante en lo que quería convertirse más adelante. Por eso hoy agradece todo el esfuerzo que se hizo y disfruta cada momento y cada juego.

Lea más: Cafeteros sacó su mejor exhibición y se quedó con el triunfo

Llegada a Estados Unidos

Miguel llegó a suelo norteamericano y allí ingresó a una Academia especializada en baloncesto, donde sus entrenamientos le exigían sobre todo en la parte física, ya que eran un promedio de seis horas al día.

Miguel Lozada con la 10 de Cafeteros

Foto / Pablo Bohórquez

Estando allí le tocó vivir junto a varios compañeros que como él, habían llegado con la misma ilusión teniendo en cuenta que Estados Unidos es quizás el epicentro del mejor baloncesto en el mundo.

Regreso a Colombia

Luego de tres años, volvió a Colombia para seguir consolidándose como uno de los mejores talentos jóvenes de la región y por eso Academia de la Montaña puso sus ojos en él.

En junio del año pasado (2018) viajó a Antioquia y se integró a las filas de uno de los más tradicionales elencos del baloncesto del país. Por eso en charla con Semilleros Deportivos Miguel hace referencia a ello y no duda en decir que:

“Fue muy rápido todo, estuve dos meses solamente pero saqué mucho provecho del paso por ese club, ya que aprendí muchas cosas nuevas, hice nuevas amistades y lo más importante fue que gané experiencia al competir por primera vez a gran nivel”, puntualizó este joven que actualmente compite también con el Club Sabaneta en sus categorías inferiores.

Cafeteros VS Raptors

Foto / Valentina Jiménez

Diferencias entre Estados Unidos y Colombia

Varias cosas hacen la diferencia entre ambos países y su manera de llevar a cabo lo relacionado con el baloncesto, aunque entre las principales se puede decir que se basan en la organización de los torneos y en ser un juego más rápido y fluido, que conllevan a ser de mayor exigencia.

Donde las estrategias pasan a ser casi que muy parecidas en sus conceptos principales y fundamentales, aunque en el país norteamericano se suele tener una mentalidad mucho más ganadora que los ha llevado a tener muchos más atletas de alto rendimiento.

Lea también: Cristián Abad, el pequeño gigante de Ráptors Caney en Baloncesto

Llegada a Cafeteros de Armenia

Para este 2019 – I fue el quinteto cuyabro el que justamente se fijó en el talento de este talentoso quindiano, quien no dudó en vestirse con sus colores naranja y blanco.

Cafeteros VS Cimarrones

Foto / Pablo Bohórquez

“La bienvenida al club fue muy agradable, ya que a muchos de estos jugadores ya los conocía, al ser del departamento del Quindío como yo, al igual que a varios de los refuerzos con los que jugué en temporadas pasadas estando en Academia de la Montaña”, precisó.

Conozca más: Simón Granados, pilar fundamental de Cimarrones de Chocó

Su juego y altura llaman la atención de propios y extraños

No es ajeno que Miguel sea fácilmente reconocido no solo por llevar el 10 en su espalda, sino también por su altura, sus 2.02 metros sobresalen y más en su juego donde se desempeña como Alero, siendo determinante en los rebotes (defensivos y ofensivos) e incluso a la hora de anotar con contragolpes, ya sea con una volcada o una penetración al área contraria.

Una posición donde el promedio de altura está entre 1.96 y 2.06 metros y en el que se destacan grandes figuras internacionales como Lebron James (Lakers), Kevin Durant (Warriors), Carmelo Anthony (Agente Libre), Andre Iguodala (Warriors), entre otros.

En los ocho juegos que disputó esta temporada su escuadra, Miguel fue importante sobre todo en los últimos dos juegos ante Ráptors Pereira, donde los quindianos tenían que conseguir las dos victorias para lograr la milagrosa clasificación a semifinales.

Miguel Lozada en el saque inicial

Foto / Pablo Bohórquez

Fue así como Lozada lideró su quinteto y lo llevó al triunfo en ambos duelos en el que su personalidad y ganas de aportarle a su club, resaltaron al ser reconocido por el público asistente que no paró de aplaudirle a él y a sus compañeros por lo realizado.

Otros datos de interés

Miguel admiró siempre el juego de una de las leyendas de Asociación Nacional de Baloncesto de Estados Unidos, NBA, al nortemaricano Kobe Bryant quien se retiró el 13 de abril de 2016 y que supo liderar a los Ángeles Lakers a conseguir cinco títulos.

Cafeteros

Foto / Pablo Bohórquez

Por eso su sueño es poder llegar algún día a la NBA o jugar profesionalmente en Europa y demostrar todo su potencial, sin olvidar sus raíces y seguir luchando por el crecimiento de este deporte en su departamento, como lo ha hecho su papá quien actualmente es el dueño de Cafeteros.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan dice:

    Entrevisten al jugador #9 del equipo cafetero

  1. 26 de junio de 2019

    […] Le puede interesar: Miguel Lozada el ‘niño’ maravilla de Cafeteros de Armenia […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *