Oriana Ospina, ejemplo de tenacidad y amor por el Rugby Subacuático

Foto / Suministrada

El deporte y más específicamente el agua le dieron una segunda oportunidad de vida a Oriana Ospina Valencia, quien en el 2012 sufrió una grave lesión por la que por cosas de la vida, terminó entregándole su mayor alegría, conocer el Rugby Subacuático, donde ya ha sido varias veces campeona y ha estado con Selecciones Colombia.

Desde pequeña, Oriana siempre se vinculó de manera aficionada al deporte yendo a gimnasios donde realizaba sus rutinas diarias. Pero el 19 de abril del 2012 y cuando cursaba su primer semestre de Comunicación Social – Periodismo todo cambió.

Conozca nuestra Edición No. 20 en formato Revista Virtual

Un taxi ‘levantó’ por los aires a Ospina y una amiga que la acompañaba en la moto, ocasionándole una grave lesión que comprometía el tendón del cuádriceps izquierdo, que derivó también en la rodilla izquierda.

“Fue durísimo ese golpe y el proceso para volver a estar bien, me pusieron un par de tornillos para unir el tendón que se rompió y hoy por hoy todavía me duele pero es un dolor diario con el que aprendí a vivir”, agregó la propia Oriana en charla con Semilleros Deportivos.

Foto / Suministrada / Oriana junto a sus grandes amigas, Annie Gallego y Angélica Ladino

Con toda la vida por delante y trabajando en sus recuperaciones a punta de terapias, un día el médico ortopedista que la atendía, le recomendó hacer ejercicios en agua, por lo que la incitó a que se involucrara en la Natación.

Por ese entonces, le pidió el favor a una amiga suya Angélica Ladino, para que le averiguara información sobre clubes, aun sabiendo que ese deporte le generaba algo de aburrimiento. Fue entonces, cuando Ladino con una frase, le cambió el panorama.

“Ella me dijo que viniera a practicar Rugby Subacuático, ya que eso no era solo Natación”, cosa que inmediatamente aplicó y hoy ya son cerca de seis años de haber tomado esa decisión que hoy cataloga como “una de las mejores cosas que hice”, añadió.

Inició su camino en esta nueva disciplina en el 2014, cuando decidió unirse al Club Leones del Mar, cuando apenas tenía 19 años. Su desempeño llamó la atención a nivel nacional y poco tiempo después, hizo parte de la Selección Colombia Juvenil para afrontar la Copa Nórdica de Rugby Subacuático sub 21, en la que Colombia participaba por primera vez en su historia con un equipo femenino.

Foto / Suministrada

“Fue algo tan bonito porque fue como que llegue a Rugby y se dio la oportunidad, como si el destino lo tuviera preparado, porque por mi edad era el único que podía jugar. Si dejaba pasar esa oportunidad ya no podía pertenecer luego al Juvenil”, puntualizó la atleta.

Participación que concluyó como si estuviera en una película, ya que tanto el elenco femenino como el masculino, lograron quedarse con las medallas de oro y marcar así un antes y un después para el país.

“Fue una experiencia maravillosa, la compartí con dos de mis compañeras del equipo, y desearía que todas las personas que practican un deporte puedan vivir algo así alguna vez”, precisó.

Con su club, por el cual siente un amor inmenso y del cual se ha convertido en una de las partes más importantes de su vida, se propusieron a cosechar triunfos e intentar meterse al podio nacional.

Con trabajo, esfuerzo y dedicación, consiguieron su primera medalla como club élite femenino en el 2016, logrando la medalla de bronce, al tiempo que el equipo iba creciendo en cantidad de jugadoras.

Foto / Suministrada / Oriana en Selección Colombia Juvenil

Oriana no ha faltado a ningún campeonato sea Interligas o Interclubes desde el 2015 a la fecha y siendo Selección Risaralda de este deporte. Lo que la ha hecho fuerte y que en el 2018 la llevó a estar en el proceso para el Mundial de Mayores que tuvo lugar en Graz, Austria, donde hizo parte hasta la etapa final, luego de haber iniciado con 59 ‘rivales por un puesto.

Conozca nuestra Edición No. 20 en formato Revista Virtual

Por Risaralda, en ese proceso aparte de Oriana también estuvo Annie Gallego, quien finalmente se convirtió en la única de la región en lograr un cupo entre las 15 seleccionadas (12 de base y tres de suplencia), mientras que Ospina Valencia se quedó entre las mejores 18.

Foto / Suministrada

“De todas maneras fue una experiencia muy bacana porque estás jugando Rugby con las mujeres más tesas y con más experiencia del país. Estás aprendiendo, visualizando, y potenciando tus habilidades al máximo y el ambiente está lleno de adrenalina, eso me parece brutal”, indicó la también graduada de Comunicación Social – Periodismo en 2017.

En su club desempeña distintos roles, ya que juega como defensa o delantera, pero también reconoce que le gusta ser portera, aunque es consciente que por su contextura física, no es la más adecuada para esa posición.

Foto / Suministrada

Cataloga a sus compañeras como su ‘otra familia’ y el lugar donde es completamente feliz sin importar el estado en el que se llegue a los entrenamientos.

“Pienso que eso es lo que hoy en día nos ha hecho llegar al punto en el que estamos, después de un proceso largo, arduo y lleno de adversidades, por fin estamos logrando lo que hemos soñado”, agregó la jugadora que también hizo parte del equipo de Barcelona que representaba a España en la Champions Cup de 2015.

En su trasegar, dos entrenadores han tenido que ver con su formación como deportista: el primero Camilo Castillo, quien a pesar de muchas dificultades logró sacar su mejor versión a pesar de ser ‘novata’ y el segundo, Daniel Naranjo, quien desde 2018 tomó la batuta hasta la actualidad, convirtiéndose en el ‘sensei del Rugby Acuático’ como lo cataloga la propia Oriana.

“Es un tipo demasiado teso en todo lo que tiene que ver con Actividades Subacuáticas y pues obvio en el Rugby Subacuático es un súper entrenador. Para nosotras, se ha vuelto como un papá, nos cuida, está pendiente de todas, y cuando tiene que meter mano dura, lo hace”.

Foto / Suministrada

Sueña con labrar su propio camino para llegar a participar en el Mundial de Clubes, la Champions Cup que se juega en Berlín (si todo mejora) a nivel personal, agrega que anhela poder pertenecer a una Selección Colombia de Mayores, con la que pueda vivir la experiencia, disfrutarla y por qué no, traerse la de oro para el país.

Todo eso teniendo en cuenta que esta disciplina es hoy por hoy, una de las tantas que reciben muy poco o casi nulo apoyo por parte de las entidades gubernamentales. Al tiempo que sueñan con poder ser parte de los deportes ‘nuevos’ que ingresen para competir en los Juegos Deportivos Nacionales 2023 en el Eje Cafetero.

Foto / Suministrada

Tiene claro que el Rugby “más que un deporte o un hobby, es un estilo de vida, se vuelve una prioridad, una parte fundamental de tu vida. No sólo por el deporte en sí, Sino por el entorno, por las personas con las que uno comparte a diario y hacen parte de la rutina diaria”.

Foto / Suministrada

Finalmente, la atleta reconoció que con la contingencia que se vive actualmente no ha parado sus ejercicios, ya que por lo general se reúne virtualmente con sus compañeras para hacer trabajos físicos, de respiración, Apnea, mediante una plataforma virtual de entrenamiento.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *