Organismos deportivos a crear condiciones para la bioseguridad

Foto archivo/Semilleros Deportivos.

Pese a la necesidad que urge en el sector deportivo para reactivarse, los clubes y ligas deportivas estarían en complejas condiciones presupuestales para cumplir con los protocolos de bioseguridad indicados por el Ministerio de Salud y Protección a través de la Resolución 991 de 2020 emitida este 17 de junio.

La normativa que dentro de sus consideraciones especifica y determina el retorno a la práctica deportiva de manera individual por deportistas con menor riesgo de contagio por tratarse de prácticas individuales y al aire libre, el cual se hace extensivo a la práctica de deportistas recreativos excepto de actividades acuáticas…; presenta además, el protocolo de bioseguridad especial que se debe aplicar en el desarrollo de estas actividades, con el propósito de prevenir la transmisión del coronavirus COVID-19.

Lea sobre: Asistencia técnica en protocolos de bioseguridad

Las cuatro fases de retorno a la actividad deportiva (Planeación – Alistamiento – Condición de Salud y Entrenamiento Bajo Riesgo) suponen un reto de articulación interinstitucional,  de orden logístico, económico y por ende administrativo, que tendrán que enfrentar los dolientes de clubes y ligas deportivas en todo el país.

Ante ello, un presupuesto básico debe contemplarse a partir de la adquisición de insumos mínimos que deberán disponerse en los escenarios, por ahora autorizados, para el reinicio de actividades: agua, jabón, toallas de papel, canecas con doble tapa, bolsas negras, elementos de aseo, termómetro láser o digital y hasta la necesaria contratación de personal de aseo (que se supone), para que garantice la permanente higiene y desinfección de los espacios, además de las pruebas moleculares de tamizases (PCR) a los deportistas, entrenadores y personal de apoyo y sus respectivas pruebas de seguimiento cada 14 días,  hacen parte de los requisitos que establece el Protocolo de bioseguridad para el manejo y control de riesgos de coronaviruis COVID-19 en el entrenamiento de los deportistas de alto rendimiento, profesionales y recreativos.

Es necesario aclarar que dicha resolución no precisa en quién recae la responsabilidad de costear y realizar las prácticas de las pruebas moleculares de tamizases (pruebas rápidas que tendrían un costo aproximado de 77 mil pesos) que aunque se alude a un laboratorio preferiblemente con cobertura nacional y que cumpla con todos los requerimientos de los entes de control, ni las EPS ahora convertidas en Administradoras de Planes de Beneficios (EAPB), ni las Administradoras de Riesgos Laborales -ARL- se mencionan o designan con responsabilidades al respecto, en principio por los altos costos que esto acarrea, dado que también cada prueba PCR (por hisopado) estaría al rededor de los doscientos y seiscientos mil pesos, según el laboratorio y según la ciudad.

«…lo ideal es que todos los deportistas estén aportando al sistema de salud, como mínimo ser beneficiarios o en su defecto tener pólizas, y lo otro es ¿quien va a hacer esas pruebas?, si particulares, si la EPS, si las ARL… es una inquietud…»

…comentó para Semilleros Deportivos, Carlos Enrique Durango, Profesional en Ciencias del Deporte y la Recreación, Fisioterapeuta y Kinesiólogo, Especialista en Seguridad y Salud en el Trabajo (Salud Ocupacional).

Foto/Pablo Bohórquez

Lea sobre: MinDeporte habló sobre activación de la práctica de deportes individuales

A esto se suma el proceso logístico y administrativo que implicará entre otras condiciones, aplicar el diligenciamiento de un consentimiento informado (aunque según reza la norma,…la adopción de este protocolo no debe ser entendida como una obligación para el deportistas de regresar a los entrenamientos; entonces se interpreta que en su autonomía, los deportistas podrían negarse al reinicio de sus prácticas sin consecuencias como sansiones de  algún tipo); y hasta elaborar un censo actualizado de deportistas que viven con personas mayores de 70 años, con personas que tienen comorbilidades preexistentes o que prestan servicios de salud.

La complejidad del proceso, indica además una estricta coordinación con los entes deportivos a nivel territorial (secretarías de deporte y secretarías de salud) para determinar en los casos en que sea necesario, la articulación que permita disponer de escenarios deportivos ajustados a esta normativa, como será la adecuación de instalaciones deportivas (limpieza y desinfección en su totalidad), disposición de baños limpios, desinfectados y dotados de insumos.

Esto, además de enfrentarse a un necesario proceso pedagógico con entrenadores, deportistas y demás personal de apoyo que permita la apropiación de dichos protocolos y la comprensión de las “nuevas” prácticas de relacionamiento social (distanciamiento, sin abrazos, sin saludo de manos, sin saludos de besos, y evitando el contacto estrecho), llevar hasta tres mudas de ropa y dos pares de zapatos.

Aspectos que aunque funcionarían en el orden individual, es decir en las prácticas cotidianas de los individuos, deberán ser monitoreadas y orientadas desde las estructura organizacional.

Foto archivo / Semilleros Deportivos – Carlos Marín.

Todo indica, que ante la nueva realidad, los organismos deportivos como clubes y ligas, deberán apostarles al rigor de la planeación, al fortalecimiento de los procesos organizacionales, a la proyección financiera y presupuestal y a una completa articulación intersectorial e interdisciplinar para hacer posible la reactivación del sector.

Contexto que sin duda deberá contar con el apoyo y comprensión de las familias y por qué no, de los apoyos y respaldos del sector empresarial y privado, que bajo la modalidad de patrocinios, becas, donaciones y ayudas de toda índole pueden contribuir con el objetivo de la misma Resolución 991 de 2020, la cual busca la prevención de la transmisión del coronavirus COVID-19, en las actividades relacionadas con el entrenamiento de los deportistas de alto rendimiento, deportistas profesionales y deportistas recreativos entre 18 y 68 años de las siguientes modalidades deportivas:  arquería – atletismo – actividades acuáticas y subacuáticas – canotaje – ciclismo de ruta – ecuestre – esquí – golf – levantamiento de pesas – patinaje – surf – tenis – tiro deportivo – triatlón – vela.

Es innegable que los costos de operación y administración de los organismos deportivos se verá incrementado y ante ello, la viabilidad de muchos se verá aún más comprometida, teniendo en cuenta que se cumplen tres meses sin ingresos y que históricamente muchas de ellas no alcanzan a ser auto sostenibles.

Un proceso lento y complejo que creará las  condiciones para cumplir los protocolos, pero que en definitiva, también reflejará a su vez, mejores estructuras organizativas en el sector deportivo.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.