Las debilidades del Chocó para llegar a Juegos Nacionales

Las debilidades del Chocó para llegar a Juegos Nacionales

Foto / Pablo Bohórquez. Las debilidades del Chocó para llegar a Juegos Nacionales

Se conoció recientemente que los deportistas de este departamento no cuentan con los recursos suficientes para llegar hasta Bolívar, otro tropiezo para un departamento que tiene mucho por demostrar en deportes. 

Chocó es uno de los departamentos más ignorados de Colombia, la corrupción navega por sus ríos y la educación de la población apenas y mantiene viva la zona como una geografía independiente, con autonomía y riqueza natural, donde incluso su clase política se desprende de la realidad nacional.

Innumerables han sido los reportajes, las crónicas, los documentos periodísticos e investigaciones que se han registrado en el departamento ubicado al noreste del país, pocas han servido en la búsqueda de una solución a las problemáticas.

Chocó está inmerso entre la región Andina y la región Pacífica, lo que le permite ser un atractivo cultural y natural para Colombia, un objeto de admiración, estudio y hasta turismo; pero no de inversión, de esta es que requieren desde el sector deporte para retener el talento humano en deporte.

¿No hay inversión?

Un departamento que no genera confianza tiene que vivir a despensas de la caridad. El Gobierno central sabe que algún porcentaje de los presupuestos en salud, vías, educación y deporte, se pierden en la carretera. La política y la estructura de contratación en Chocó carecen de cualquier sentido social y hay trabas ante la norma. Parte de los que se envía se pierde y la poca gestión interna empobrece más el ambiente.

Varias fuentes consultadas por este medio de comunicación, coinciden que la situación del deporte en el Chocó sigue manteniendo un matiz oscuro. Si bien, desde al Ministerio del Deporte se ha aportado para la construcción de nuevos escenarios deportivos (Juegos Nacionales 2015), (Mejoramiento cancha Chipi Chipi 2019) el escaso apoyo hace que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes deserten, elijan caminar el malecón del Río Atrato, o las míseras calles de los 20 municipios que integran el departamento, sin algún tipo de esperanza.

Escenarios sin procesos

Aun cuando la llegada de los XX Juegos Deportivos Nacionales permitieron la construcción de nuevos escenarios, que hasta la fecha varios de ellos están sin terminar; no parece haber recursos para destinar a los procesos deportivos. «Tenemos canchas pero no entrenadores que vivan dignamente para mejorar la enseñanza», aducen desde el pacífico.

Los clubes y las ligas siguen asistiendo a eventos nacionales, campeonatos federados con apenas el presupuesto para los viajes. Ni siquiera con un presupuesto total garantizado, porque en algunos torneos adeudan las inscripciones, o en el caso del referato, se van sin pagar el juzgamiento.

Le puede interesar: El entrenamiento invisible, un factor influyente para Juegos Nacionales

Lo anterior sigue manteniendo la idea que Chocó está desprotegido, y que sus atletas al no encontrar las garantías mínimas, deben optar por llegar a otras regiones del país donde sus derechos son tenidos en cuenta. Antioquia, Valle del Cauca, Bogotá, Bolívar, han resultado atractivos en los últimos cuatro años para los chocoanos.

Cuna de atletas de desertan

Los deportistas que no se han marchado, son los que vieron truncada la idea de llegar al alto rendimiento o ser profesionales. Hoy se dedican a entrenar a otros jóvenes en diferentes barrios vulnerables del departamento, intentando a punta de corazón, enamorarlos de la actividad física, bajo la idea que algún día la historia para el deporte se divida en dos.

El fútbol colombiano es tal vez el deporte que más deportistas del Chocó tiene. La prensa nacional ha organizado el once ideal de futbolistas de este lado de Colombia. Carlos Sánchez, Jackson Martínez, Wason Rentería, Carmelo Valencia, Maler Tresor Moreno, Libis Arenas, Elkin Blanco, por citar algunos ejemplos. Hasta técnicos, como el mismo Francisco Maturana.

En otros deportes como Levantamiento de Pesas, Mábel Mosquera, (bronce en Atenas 2004), el actual baloncestista Hanner Mosquera y una veintena de atletas más que han encontraron en Chocó una manera de correrle a la pobreza, pero terminaron yéndose en búsqueda de mejores alternativas.

En Chocó se castiga el talento

La clase dirigencial y política acude a la promesa para ganar votos. Cada periodo Chocó tiene decenas de aspirantes a cargos públicos que prometen entregarle al deporte la importancia que merece, pero el tiempo es el mejor medidor de voluntades. Hasta ahora, 2019, los deportistas tienen en total expectativa su participación en los XXI Juegos Deportivos Nacionales de Bolívar. Los procesos no caminan y la propaganda abunda, de esa que se tiene que hacer para dejar la sensación que algo está ocurriendo.

Ese departamento olvidado en cultura, salud, educación, también está dejando escapar su talento, o peor, de manera indirecta los está sacando del territorio. ¿Estarán los deportistas chocoanos en Bolívar? Las debilidades de Chocó para llegar a Juegos Nacionales, sean del periodo que sean, se han mantenido. Bolívar podrá ser un pasaje más.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.