Juegos Nacionales, en pañales

Foto/ Angie Daniela Valencia – Comité Organizador Juegos Nacionales 2023

Han pasado más de dos años desde que el Presidente de la República anunció que el Eje Cafetero sería la sede de los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales de 2023 y, a decir verdad, la percepción que se tiene es que hasta ahora no se ha hecho nada.

Foto / Suministrada / Mauricio en Radio Zónica en Buenos Aires.

En el anterior enunciado hay dos elementos clave que nos llevan a entender que las cosas no se están haciendo del todo bien. Primero, el factor tiempo y segundo la pésima percepción sobre la organización.

En gracia de discusión, afirmar que “no se ha hecho nada” es una falta a la realidad, pues hay que reconocer que se han hecho cosas, aunque no las suficientes para el momento en el que estamos. Cómo negar que se han realizado visitas e inspecciones técnicas y de infraestructura, además de diagnósticos y estudios para la construcción y adecuación de escenarios deportivos. Es obvio que se han hecho cosas, pero hasta ahora son intangibles para un proceso que comenzó el 5 de junio de 2019, es decir, hace 25 meses.

Desde ese momento han pasado dos largos años en los que hasta el nombramiento del Director y la Subdirectora de los Juegos se hizo lento, el 11 de mayo de 2020, casi un año después de la designación de la sede. Un período muy largo y aunque, según la organización, los tiempos se están cumpliendo, la preocupación y la incertidumbre ha crecido exponencialmente entre los actores del sector deporte, en especial en el departamento de Risaralda.

Pereira, en pañales

Si bien en Pereira ya se está en procesos de licitación y en Risaralda está en proceso el convenio tripartita entre el Fondo Mixto, la Empresa de Desarrollo Urbano de Risaralda –EDUR- y la Secretaría de Infraestructura, las obras aún no son una realidad y el poco recurso disponible pone un manto de duda sobre el cumplimiento en los trabajos de infraestructura.

Le podría interesar: Risaralda hizo la tarea y espera resultados para su clasificación

Foto / Archivo Semilleros Deportivos / Mariana Ramírez y Mariana Carvajal

Es de valorar el esfuerzo realizado por los secretarios de deporte de Pereira y Risaralda a la hora de jalonar recursos, pero esto es insuficiente si no se cuenta con el respaldo en esta tarea por parte del Director de los Juegos, quien tiene la obligación de gestionar más presupuesto ya sea con el Estado o a través de convenios con la empresa privada.

La carrera contra el calendario y la falta de presupuesto se agrava si se tiene en cuenta que la infraestructura deportiva de la capital risaraldense es obsoleta. En otras palabras, a peor infraestructura, mayor inversión y esto es justamente lo que desde un principio el Gobierno Nacional quiso evitar. Entre menos inversión se requiera es mejor y si en el camino las cosas se van complicando en dicha materia, la solución es simple: si se tienen que llevar deportes de Pereira porque no hay infraestructura deportiva para ellos, pues se los llevan. Para una muestra lo que está pasando con el béisbol, que en un principio fue designado para Pereira y ya se habla de su cambio de sede para el Valle.

En resumidas cuentas, la ciudad está en pañales y los juegos están en pañales. La infraestructura es pésima y requiere de mucha inversión y no hay ni tiempo ni plata para ello. ¿Y gestión?… ¡ojo que se viene la Ley de Garantías!

¿Por qué no Dosquebradas?

En medio de tanta dificultad, Dosquebradas ha emergido como una interesante alternativa a la hora de albergar algunos deportes. Sin desconocer que la administración municipal anterior poco interés mostró en el tema, la actual tiene toda la voluntad política para hacerlo. Incluso desde la Secretaría de Deporte, Recreación y Cultura se elevó una petición ante el Ministerio del Deporte para que el municipio fuera incluido como subsede de los Juegos con deportes como el fútbol sala y el rugby.

Lea más artículos de Mauricio Gómez: El caballero Quinta

Foto Archivo/ Pablo Bohórquez

No estaría mal que el cuarto municipio en importancia de la región cafetera tuviera visibilidad a través de las justas, más cuando tiene un Coliseo que está en mejores condiciones que los de Pereira y tiene proyectado el inicio de la construcción de la primera fase del Estadio Municipal en el mes de octubre.

En ese orden de ideas, ¿por qué no pensar en que el fútbol femenino, que ya no se realizará en Caldas, se pueda jugar en Dosquebradas? Por lo pronto, parece que el porrismo, disciplina que se estrenará en los Juegos en calidad de deporte de exhibición, se desarrollará en el Coliseo del municipio industrial.

El panorama de los Juegos Nacionales no es el mejor para Risaralda en materia de organización, al menos eso es lo que se percibe después de consultar a diferentes actores del deporte. Se podrá decir que aún hay mucho tiempo para el 2023, pero la realidad es que ha sido mucho el tiempo que se ha perdido.

Que se van a realizar los Juegos Nacionales, no me cabe duda; pero que van a ser los mejores juegos de la historia como se dice a boca llena, al paso que vamos, no lo creo.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *