Desde el Quindío, Juliana Benavides brilla como los calamares

Fotos/Suministrada

Hay personas que nacieron con un camino trazado, aunque mucho se diga que el destino no está escrito. Sin embargo, Juliana Benavides Vargas, la nadadora perteneciente a la Liga de Natación del Quindío, relató cómo ha sido su vida en medio del agua.

Juliana nació un 27 de octubre de 1998 en la ciudad de Armenia, sus padres Raúl e Ismelda junto con su hermana Natalia Benavides, conforman esta bonita familia. La mayor parte de su infancia y adolescencia la vivió en el barrio Mercedes del Norte, allí en la ciudad “Milagro”.

Realizó la primaria y gran parte de la secundaria en el Centro Auxiliar de Servicios Docentes (CASD), los grados 10 y 11 los cursó en el colegio INEM, donde finalmente se graduó en el año 2015.

La vida militar también le hizo un “guiño” a Juliana, tanto así que estuvo dos años realizando carrera militar en la Escuela Militar de Cadetes Jose María Córdova en Bogotá.

Hoy día, se encuentra a pocos meses de graduarse como tecnóloga en Gestión Empresarial por medio del SENA, además alterna con sus estudios de licenciatura en Educación Física, Recreación y Deportes en la Universidad del Quindío.

Su llegada a la natación

Siendo muy niña, con tan solo 4 años, sus padres inscribieron a la pequeña Juliana en un curso para aprender a nadar.

“Me cuentan mis padres que yo sólo iba a llorar, en ese entonces mi hermana también nadaba y yo les dije que yo quería nadar, pero lo quería hacer donde estaba ella…”

Fotos/Suministrada

Fue así como sus padres decidieron ingresarla a la academia Yubartas donde estaba su hermana, al cabo de un año aproximadamente tuvo su primera competencia en la ciudad de Ibagué, ese debut se puede decir que fue el soñado para cualquier deportista ya que consiguió seis medallas de primer lugar.

“Esa competencia fue la que me enamoró de la natación”

A lo largo de su vida deportiva ha tenido muchos logros, han sido más de 15 años inmersa en el maravilloso mundo de la natación. Fue medallista de plata y bronce en las pruebas de 50 y 100 mts pecho en Juegos Supérate 2013, para el 2014 fueron también dos medallas, una de plata y una de bronce en las mismas pruebas y en la misma competencia.

Para el 2015, Juliana logró obtener una medalla de bronce en los 50 mts pecho, la cual le permitió ingresar a la Selección Colombia que representó al país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se disputaron en Yucatán, México. En ese mismo año fue campeona en el torneo interclubes, en la prueba 50 mts pecho.

Otro logro importante dentro de su carrera, fue ser la única representante del departamento del Quindío en natación para los Juegos Nacionales del año 2015.

Otro de sus mayores logros fue estando en la escuela militar, donde quedó campeona en la prueba 50 mts pecho, campeona junto con tres compañeras más en la prueba por relevos y tercera en los 50 mts mariposa, allí se midieron ante representantes de la Fuerza Aérea Colombiana, Armada Nacional y Policía Nacional.

“En la mayoría de competencias, mínimo me traigo una medalla, tengo mal contadas unas 300…” 

Fotos/Suministrada

En la vida como en el deporte, no todo es luz…

Cada situación de la vida, pone a prueba el carácter y talante de las personas, por ello Juliana al igual que un “Calamar” ha expuesto lo mejor de sí para levantarse con más fuerza y “brillar” en medio de la oscuridad.

Su mayor frustración ocurrió en México en una de sus últimas pruebas, los 50 mts pecho. En la clasificación previa, había pasado tercera, lo que la postulaba como una de las favoritas para ganar en la serie definitiva, pero mientras estaba en la competencia presentó una fuerte molestia en su rodilla lo que la obligó a llegar en cuarto lugar.

No obstante a ello, la misma molestia le causó estragos en Juegos Nacionales donde quedó por fuera de las rondas finales.

Otro aspecto que no le genera grata recordación, fue el fallecimiento de su entrenador Diego Vargas Uribe del Club Yubartas, ese mismo donde inició su amor por la natación. Debido a esto, se retiró del club e ingresó a otro llamado Calamares, donde milita actualmente y con el cual lleva alrededor de seis años.

Después de todos los sucesos oscuros en su vida, en la actualidad Juliana se ha especializado como pechista, en ese estilo se compite en tres pruebas: 50, 100 y 200 mts. Su fuerte son los 50 mts pecho.

“Mi vida en la natación, yo la divido en tres, antes de la muerte de mi entrenador, durante su enfermedad y posterior a su muerte”

Fotos/Suministrada

Dentro de sus planes, está el poder dejar en lo más alto del podio la natación del Quindío en los Juegos Nacionales 2023, ese es su enfoque y para lo cual está trabajando principalmente. Ya en su vida personal, sus planes se centran en terminar las dos carreras que está cursando y por qué no, regresar al ejército.

Todas las experiencias que ha ganado en su carrera deportiva las pone a disposición de los que vienen en el proceso; a raíz de lo que otros le enseñaron o lo que incluso la vida le ha enseñado, ella se los comparte, todo con el fin de que los que vienen detrás se enamoren tanto como ella, de esta bonita disciplina.

“La natación es mi vida, desde muy pequeña todo lo que he hecho ha sido nadar, es lo que más amo hacer. La natación me ha formado no sólo como deportista sino como persona, por todas las experiencias que he tenido. Nadar es lo que me da vida y me la sigue dando, a la natación se lo debo todo”

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 25 de febrero de 2021

    […] Lea sobre: Desde el Quindío, Juliana Benavides brilla como los calamares […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *