Deportivo Pereira en la A, ¿y ahora qué sigue?

Periodista Deportivo / Carlos Marín

Sin lugar a dudas el merecido descanso de los deportistas, cuerpo técnico y área administrativa. Serán unas vacaciones diferentes, con la tranquilidad de iniciar un nuevo ciclo, porque en el inicio de pretemporada vendrán varios los factores a tener en cuenta, que vinculan una logística de primera. 

Se creería que el primero de ellos es el proceso de liquidación judicial; pero no, el más importante desde siempre, desde que se fundó el equipo, es la situación económica. Aunque para el agente liquidador y la Supersociedades los números del matecaña, aparentemente estén en verde, es necesario aterrizar y entender que el equipo ahora es de la A.

Cualquier nómina que pretenda subsistir en la primera división de un fútbol promedio como el cafetero, deberá atender a una serie de recursos económicos para engrosar su entusiasmo deportivo, incorporando jugadores que sostengan la propuesta, pero que además le generen valor agregado en la cancha, y en las tribunas, es decir, que sumen público.

Para todo lo anterior, hay movimientos que desde ya, sin necesidad de partir a vacaciones, se pueden pensar, como aumentar el sueldo a quienes están, ya que seguramente este asunto pasará por el escritorio del agente liquidador.

Mantener la nómina

Los jugadores que cerraron la temporada 2019, deben mantenerse, por lo menos en un 90 por ciento. Se les debe dar la oportunidad de continuar en el caso que lo profieran.

En los estudios técnicos, con la videoasistencia y los resultados anuales de los análisis, el equipo de contratación deberá mantener a los futbolistas que puedan de acuerdo a su desempeño, continuar en la competencia dando el 100 por ciento. Los que no, trabajarlos en la pretemporada o buscarles nuevo camino.

El 2020 será un año austero para Deportivo Pereira, y aunque en la B haya tenido números verdes, llega con saldos rojos a la A. Las contrataciones necesarias, sí, pero no obligatorias, más que esto, estratégicas.

En el caso de Néstor Craviotto y Pablo Bidde, seguramente tendrán ofertas desde la liga; sin embargo, en esos momentos, se conocerán sus intenciones. Irse o quedarse, no será cuestión de rebeldía para nadie. Ya hicieron su trabajo, se pueden marchar tranquilos y por la puerta grande.

Foto / Dimayor

El aporte del hincha

No creerán los hinchas, que por seguir al equipo en ocho años en la B, el costo de los ingresos a primera división serán los mismos. Y no se trata de carencia del sentido social, o de una falta de reciprocidad, o de un acto egoísta de la dirigencia. Se trata del valor comercial, que por antonomasia todos los clubes del mundo, sean de fútbol o no, le dan a los aficionados.

Es importante que los ciudadanos en Pereira entiendan que ni siquiera la institución podía disminuir los costos en las finales, pues son recursos que si bien entran a las arcas matecañas, tienen destinación específica.

Promover el sentido de pertenencia

Ahora, después del calor de las finales, será crucial enamorar a los hinchas, para que se empoderen con el amarillo y rojo de la camiseta. Que si no asisten al estadio Hernán Ramírez Villegas, desde el mercadeo se propicien los alicientes suficientes para la compra de camisetas. Un hincha lejos y con camiseta, será mejor que un hincha lejos  y sin ella.

El cliente no siempre tiene que ir al estadio, puede estar en un bar tomando limonada y haciéndole publicidad al equipo.

La voz de la prensa

El diálogo con los medios de comunicación. Estrechar la relación; pero filtrar el ejercicio periodístico veraz, responsable y comprometido. Aparecerán sin dudas nuevos periodistas, jóvenes queriendo acreditarse y personal fanático con la idea de difundir publicitariamente a través de los medios sociales, más ahora que en la B, seguro.

Pereira y su equipo interno, tienen la tarea no solo de acreditar a quienes vayan a ejercer su trabajo; también de no acreditar a quienes no lo vayan a realizar. Por ahí también se empieza colaborando con el respeto hacia un ejercicio tan estropeado como este del periodista.

Los clubes, el deporte, las asociaciones y las federaciones, deben cuidar ese activo que tienen que es la relación con los medios masivos de comunicación, una buena manera es ayudándolos en momentos tan vertiginosos como el actual, donde cualquiera con dispositivo móvil, puede pasar como periodista, reclamar su acreditación y no responder al propósito de la misma.

Estructura deportiva

Seguir fortaleciendo el llamado patrimonio futbolístico. La semilla del futuro. Los campeones del mañana, o como se les quiera llamar.

El trabajo del 2019 con Felipe Euse y el cuerpo de entrenadores, la coordinación de divisiones menores, ha sido alentador, hay que potenciarlo, esta vez no a nivel de Risaralda, sino a nivel regional. Deportivo Pereira tiene la capacidad de ser esa cantera fuerte de futbolistas del Eje Cafetero.

Eddie Segura, Juan Camilo Hernández, Sebastián Acosta, Johan Jiménez, Jorman Campuzano, entre otros, son la evidencia que de esta zona del país pueden y deben salir cada vez más futbolistas rumbo a la élite.

Teniendo en cuenta estos aspectos, se podrá tener una hoja de ruta más clara al interior y por fuera de ella, para asumir el nuevo reto, la Liga Águila.

y para responder, ¿Ahora qué sigue?, pensar en mantenerse en la A, para conseguir el anhelado primer título.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *