Deportivo Pereira: del clasismo y otros demonios

Foto/ Dimayor

Deportivo Pereira no espera para salir de un lío para meterse en otro. A la inconformidad popular por el excesivo costo de la boletería para ver los partidos del equipo, la solución planteada por el club estuvo lejos de calmar los ánimos de los hinchas. Una reducción irrisoria se sumó a las desafortunadas declaraciones de la Jefe de Mercadeo, que terminó acrecentando la brecha existente entre la institución y sus hinchas.

Foto / Suministrada 

No habían pasado horas del anuncio de reducción en el precio de la boletería, cuando la funcionaria Camila Santa avivó el fuego creciente con los hinchas. Lo que ya parecía una burla a la afición con una reducción de 5 mil pesos a la tribuna de oriental (pasó de 50 mil a 45 mil pesos), y de 15 mil pesos en la tribuna VIP (que pasó de 90 mil a 75 mil pesos), manteniendo el mismo precio en el resto de las localidades, incluyendo la tribuna popular de sur, terminó en siendo una ofensa con las apreciaciones de Santa.

En declaraciones al grupo de Marino Sánchez Radio, la funcionaria respondió lo siguiente a la pregunta del por qué el costo tan elevado en la boletería: “La realidad es que cambia la imagen del fútbol y del parche de estadio después del acontecimiento que sucedió en Bogotá. La comunicación que tenemos nosotros de Dimayor es que no cualquier persona puede ingresar al estadio… El fútbol ya no es lo que era antes en el sentido que ahora es un espacio de más responsabilidad, es un especio en el que tienes que cumplir con unos estándares para ingresar al estadio y apoyar a tu equipo… y esos valores (precio de la boletería) son buscando eso, buscando la seguridad”.

Mensaje equivocado

Claramente el mensaje de Santa es equivocado y denota que hay una total desconexión con la realidad. No hay que tener dos dedos de frente para entender que sus palabras están cargadas de clasismo y elitismo y que evidencian una total estigmatización y desprecio por quienes no pueden pagar los altos costos de una boleta. Decir que con los precios altos buscan que no haya más violencia en el estadio, es decir que los del problema en el fútbol son los que pagan poco por una entrada.

Lea además: Procesos de tres semanas, la realidad de los deportes en Caldas

Foto/ Dimayor 

Yo le pregunto a Camila Santa ¿cuáles son los nuevos estándares, que según ella y Dimayor, debe cumplir un hincha para poder asistir al estadio? ¿Usted quién es para asegurar que la realidad del fútbol cambió y que ya no puede ser visto como un ‘parche de estadio’?

Eso de que ‘no cualquiera puede entrar al estadio’ es ofensivo con una hinchada que siempre ha apoyado en las buenas y en las malas, a la que la propia institución matecaña ha usado cuando le conviene pidiéndole que compre la boleta, que apoye al equipo, que se abone e, incluso, pidiéndole a los abonados que donen su abono a la causa’.

Ataques sistemáticos

Lo acontecido con la Jefe de Mercadeo es más de lo mismo, es igual a lo acontecido en su momento con el Agente Liquidador y el Jefe de Seguridad y Logística, quienes se han expresado con términos despectivos e irrespetuosos a la misma hinchada y el periodismo.

Cómo olvidar la famosa expresión de John Omar Candamil cuando en el famoso chat filtrado dijo que la hinchada y el periodismo de Pereira eran fracasados. Barrió y trapeó con la afición y los periodistas y nunca tuvo la dignidad de aclarar lo sucedido. Lo mismo ha pasado con Rubén Darío Marín, quien con un lenguaje ofensivo y una dialéctica agresiva se ha referido en múltiples ocasiones a los hinchas, sacando provecho de su posición de oficial de Seguridad y Logística para tomar medidas represivas y revanchistas con la barra.

Siga leyendo: Manizales Volley Club figuró en La Virginia

Foto/ Dimayor

Por eso, lo de Camila Santa lo tomo como uno más de los ataques sistemáticos a la que por naturaleza ha sido la hinchada más sufrida del fútbol colombiano. No hay derecho a que sea la propia afición la que tenga que pagar los platos rotos por el clasismo y otros demonios reinantes en Deportivo Pereira.

Por un Pereira más humano

Así las cosas, hago un llamado que ojalá sea tenido en cuenta por parte de quienes vayan a asumir el manejo administrativo del equipo: clamamos a gritos por una institución más humana, que le dé un verdadero valor al buen periodismo y al hincha que, a fin de cuentas, es el principal cliente de un producto que debe tener un valor y no un costo. Aunque ese valor se gana, en este caso fidelizando a los hinchas y armando equipos competitivos dignos y acordes a la grandeza de sus aficionados.

La humanización de entidades como Deportivo Pereira es urgente. A Deportivo Pereira deben manejarlo buenas personas.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 19 de agosto de 2021

    […] Lea además: Deportivo Pereira: del clasismo y otros demonios […]

  2. 28 de agosto de 2021

    […] Le puede interesar: Deportivo Pereira: del clasismo y otros demonios […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *