Coldeportes no debería darle la espalda a deportistas trasplantados en Colombia

Carlos Marín / Periodista Deportivo

Dedicarle líneas a un suceso como estos me sorprende, pero es necesario recordar que estamos en una región del mundo donde lo increíble sucede ante la mirada de los indiferentes. Sí, así es, Coldeportes Nacional le está negando apoyo a una asociación de deportistas trasplantados para asistir a un mundial.

Este 2019 se realizarán los Juegos Mundiales en Newcastle, Inglaterra, justas que convocan a más de 4000 atletas del mundo que han vivido algún trasplante de órgano y que tuvieron una segunda oportunidad en la vida. Colombia ya ha tenido la oportunidad de asistir en dos ocasiones, la primera como invitado (Argentina-2015) y la segunda como miembro competidor (España-2017); sin embargo la presencia de 25 deportistas cafeteros está en duda por el escaso apoyo recibido.

Si bien el Departamento Administrativo del Deporte, la Recreación, la Actividad Física y el Aprovechamiento del Tiempo Libre, Coldeportes, no desconoce el proceso y en otros momentos ha colaborado, resulta extraña la respuesta que ofreció de no tener recursos para apoyar; pero sobre todo frente a la apremiante labor que ejecutan en la Asociación Colombiana de Deportistas Trasplantados, (Acodet), con la Selección Colombia que integran las personas que fueron pacientes trasplantados alguna vez.

Foto / Suministrada

La memoria construye y en este artículo se hace necesario manifestar que esta Selección Colombia que hoy pide se reconsidere la postura del ente nacional, fue la misma que consiguió el primer lugar en los  IX Juegos Suramericanos de Salta, Argentina en el 2018.

Las 21 medallas de oro, las 11 de plata, y las 8 de bronce dejaron al país en el primer lugar de esta competencia; puesto que se difundió con orgullo en los diferentes medios de comunicación del país, al tratarse de una selección nacional cuyo objetivo no solo es ganar competencias, sino continuar con un estilo de vida que permita mejorar su calidad de vida. Las personas con algún tipo de trasplante deben mantener una dosis mínima de medicación, y además sostener equilibrios entre la actividad física y la salud mental para prolongar su expectativa de vida.

Si existen unos deportistas en Colombia que hay que apoyar, son los trasplantados, incluso por encima de otros, que aunque gozan de buenos resultados, no han atravesado por momentos complejos. Ahí, en ese argumento, Coldeportes debe replantear su posición.

Las instituciones del Estado no pueden trabajar con un doble discurso de cara la ciudadanía. Se hace prioritario un análisis que proyecte a consciencia las necesidades que Colombia tiene, en este caso del deporte, enlazadas a procesos de salud, porque se entiende este trabajo de la Acodet, como una manera de promover la donación de órganos, los hábitos y estilos de vida saludable, pero también cuan útil puede ser una persona trasplantada en el ámbito del deporte nacional.

Ernesto Lucena Barrero como director de Coldeportes, tiene la potestad de replantear esta situación y proyectar un apoyo, aunque sea mínimo, para que quienes también son orgullo nacional, los atletas, puedan estar en los XXII Juegos Mundiales en Newcastle en agosto.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *