Caciques del Quindío, equipo masculino ¡Subcampeón!

Caciques del Quindío, equipo masculino, ¡Subcampeón!

Foto / Carlos Marín

El campeonato a primera hora del equipo femenino generó mayores expectativas para los aficionados del quinteto calarqueño, en la rama femenina se conquistó el título y a segunda hora llegaba la disputa del segundo trofeo en un marcó inmejorable. La tribuna realizó mosaico alusivo al representativo quindiano. 

En la cancha, el juego estuvo de infarto, los jugadores de ambas escuadras iniciaron con la intensidad necesaria, Visionarios por demostrar que llegaba con viveza de la zona costera y Caciques por hacer respetar su casa.

El arquero rival, Yeiner Monterrosa fue quien primero flaqueó, el balón se le pasó y fue la primera celebración para Caciques del Quindío que celebró la apertura de goles en la gran final de la IX Copa Profesional de Microfútbol.

Sin embargo el gol de la paridad no demoró en llegar, Visionarios dijo presente empatando 1-1. El silencio en las graderías retumbó sin la complicidad del técnico César Pineda, quien no dejó que el momento se ahogara en ese segundo e instó a sus jugadores a continuar.

Foto / Carlos Marín

El arquero visitante Yeiner Monterrosa aprovechó para tirarse al suelo en cada oportunidad, el público no le toleró el gesto, fue silbado en repetidas ocasiones. Monterrosa logró indisponer tanto a los aficionados que del techo del escenario le llovieron objetos.

El partido fue tomando intensidad con el transcurrir de los minutos, Visionarios quiso imponer jerarquía sin el permiso del dueño de casa. Ningún jugador del quindiano negó una gota de sudor, por eso el ambiente de la final se sintió con una fiesta cargada de pasión por el Microfútbol.

En la cancha Jhon Pinilla brilló con luz propia, dicen que los mejores jugadores se ven en los partidos más complicados, y fue Pinilla quien orientó a su equipo a la primera victoria de la tarde.

La fiesta de goles tuvo sus protagonistas en Kevin Pineda, Diego Abril Jhon Pinilla y Bryan Cardona, los artífices de una goleada monumental en la primera mitad. 8-1 y los asistentes lucieron más apasionados ante la entera posibilidad de lograr el campeonato.

Segundo tiempo

Ya sintiendo el marcador y con la posibilidad de definir en el alargue el encuentro, el partido mermó en intensidad, lo jugadores visitantes y locales lo interpretaron así, solo fue Visionarios quien marcó segundo tanto al minuto 4 del periodo complementario, 8-2.

Los espectadores un poco fatigados por las dos jornadas de ‘micro’, entendieron lo que sucedía en la cancha. Así que sentados en las graderías disfrutaron de un buen inicio de segundo tiempo ‘enmermelado’ por el gol de Marco Colina sobre los 6 minutos para poner el 9-2.

El gol de Colina despertó de manera leve al público que entono un ‘ole’ para darle folclor a la gran final.

Sin embargo todo era una fachada, el partido volvió a su intensidad después del minuto 9, el capitán Jhon Pinilla intercambió palabras con el técnico rival Alfredo Tovar, que se desesperó por el abultado marcador y echaron ruedo nuevamente a buscar los goles.

Luego por órdenes de Giovanni Galindo los tres mejores hombres, Jhon Pinilla, Diego Abril y Marco Colina se fueron a la banca para reposar y prepararse para lo que venía, la prórroga, o el alargue a 10 minutos, un duelo corto pero definitivo para el campeonato.

En el desenlace del tiempo reglamentario Visionarios aumentó el registro a 3, y Caciques no pudo dejar de responder, ingresó Jhon Pinilla y metió el gol 10 del partido, para concluir con un 10-3.

Con el 10-3, la serie se igualó 1-1, Visionarios de Sincelejo ganó 5-2  en el Coliseo las Delicias en el encuentro de ida, la conclusión era el alargue.

Alargue

La tensión, los nervios y el empuje fueron sensaciones que reposaron en las graderías, y que se alcanzaron a trasladar a la zona técnica, donde estabas los jugadores. El alargue era un nuevo partido, pero a 10 minutos, con dos tiempos de 5 minutos cada uno, donde el ganador sería quien marcara la diferencia.

El alargue, prórroga, o tiempo adicional, era una final dentro de una final. Los hombres provenientes de Sucre también lo sintieron, se vio en sus rostros el nerviosismo por lo que se avecinaba, más el deseo de regresar con el título a casa.

Foto / Carlos Marín

Pitó el árbitro y en la mesa técnica los segundos empezaron a correr, un juego contra el tiempo y la ilusión de cientos de quindianos que apoyaron al quinteto en la final, otros miles viendo el partido desde casa por la televisión.

Llegó el gol de Visionarios de Sincelejo para nuevamente silenciar las voces en el Coliseo del Sur, los sucreños lo celebraron desde al alma, el alma de los espectadores, familiares y jugadores de Caciques se enfrió, una tercera final dentro de una final. El tiempo empezó a amenazar; pero Jhon Pinilla y los suyos no encontraron el camino de gol.

El remate de partido fueron los minutos más intensos del campeonato, Visionarios dándolo todo en la cancha, el local dejando el alma por conquistar su primer título.

El pitazo final se sintió como hielo en un lugar donde abundó el calor en la jornada ‘microfubolera’, Caciques nuevamente perdió una final. La visita corrió a festejar, pero la emoción incomprensible del espectador se lo impidió, tuvieron que celebrar en el camerino. Por su parte, los orientados por César Pineda llegaron al camerino, para luego salir a agradecer a su público y recibir el subcampeonato.

Foto / Carlos Marín

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *