¿Y la liquidación?

¿Y la liquidación?

Por: Andrea Mesa Quiceno
Asociada Acord Risaralda

Deportivo Pereira es un caso atípico, su proceso actual de liquidación es tan desconocido que se han entretejido diversas opiniones carentes de realidad, en definitiva ha faltado información y el entorno futbolístico del equipo Matecaña ha centrado su atención en el ascenso y las 5 frustraciones que hasta ahora ha dejado la permanencia en la B. Es cierto, lo que realmente le importa al hincha es el ascenso, pero no se puede olvidar el proceso de liquidación del equipo, se debe hacer un seguimiento, conocer la situación a profundidad y ejercer una postura crítica de así requerirlo.

El Deportivo Pereira es la insignia de la ciudad. Esta afirmación no es tan real, pocos son los ciudadanos satisfechos y orgullosos de equipo, sí hay hinchas fieles, pero han disminuido, de hecho las nuevas generaciones no aman el equipo de su ciudad y esto es tan lamentable, los niños crecen visionando otros equipos nacionales que llenan de alegría a sus hinchadas, incluso no conocen los estadios, ni siquiera han ido a un partido, pero es que en la ciudad en la que nacieron no hay un equipo representativo.

Mucho sentimiento pero finalmente una empresa, Deportivo Pereira una empresa sin esperanzas que bajo la tutela de Álvaro López se declara en quiebra, tiempos difíciles, ¡cómo olvidarlos!, y partir de ese momento parece que al panorama le falta claridad y aunque se reconoce que con los actuales administradores el equipo tomó una nueva cara: salarios al día, escenario dispuesto, patrocinadores, credibilidad de la empresa privada, tienda deportiva, entre otros, el propósito principal aún no se cumple.

La realidad duele, pero sí, Deportivo Pereira ha perdido representatividad en la ciudad, no es un problema de los actuales administradores que tienen la responsabilidad de la liquidación, esto viene de años, pero hoy en día ellos son los capitanes  del barco, por tanto tienen que responder a las tantas inquietudes que genera el proceso de liquidación, la situación administrativa y deportiva del equipo.

¿La liquidación será la solución? ¿Por qué el liquidador ha abarcado otro terreno tan distante a la liquidación? ¿Por qué el interés deportivo y por qué no se ha acelerado el proceso en mención? y más preguntas surgen alrededor de este complejo negocio, donde el hincha es el menos importante, no valen sus anhelos o esperanzas, simplemente como siempre se ha visto, alrededor del Pereira se teje un negocio financiero donde algunos se favorecen y la mayoría se quedan en la frustración y no solo hinchas, pienso también en periodistas que toda su carrera han estado en esta ciudad soñando con el día en que Deportivo Pereira de la vuelta en un torneo internacional (ni siquiera se ha dado en el nacional).

Si el tema de la liquidación es complejo y los actuales administradores tienen alguna expectativa deportiva, entonces la invitación es a que en cada acto validen sus intereses, que este año sea vital para con el ascenso puedan respaldar la insistencia de tener un entrador extranjero, de traer jugadores también en esa condición que poco o nada han aportado, pero que cumplidamente reciben su salario, que este sea el año del ascenso para que así puedan demostrar que el talento local o regional no era suficiente, que con el ascenso los niños puedan ver la posibilidad de enamorarse del equipo de su ciudad y disfrutar en el llamado Monumental Hernán Ramírez Villegas, un verdadero clásico. Con liquidación o sin ella, se exige el ascenso Matecaña.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.