Tomás Montoya Salazar, el zurdo que quiere ser como James y Messi

Tomás Montoya Salazar, el zurdo que quiere ser como James y Messi

Foto / Suministrada por Maritza Salazar. Tomás Montoya Salazar con su último trofeo de goleador.

Con tan solo 12 años, Tomás Montoya ya puede decir que ha sido seis veces goleador y que incluso gracias a un campamento, puede contar que estuvo en las instalaciones de uno de los equipos históricos en Europa como el Milán, disfrutando y compartiendo entre otros con Cristian Zapata.

Dicen que para llegar a ser un gran futbolista hay que tener pasión por lo que se hace y todo lo que eso implica, sudor, sacrificio, calidad, entrega, son algunas de las cualidades que se deben tener y que perfectamente se evidencian en Tomás Montoya Salazar, quien con tan solo 12 años ya comienza a deslumbrar en el mundo del fútbol. Desde que nació en aquel 5 de diciembre de 2006, no ha dejado de lado su mejor amigo, el balón, con quien ha compartido momentos inolvidables y lo ha llevado a ser uno de los goleadores en potencia que tiene Risaralda.

En los clubes por donde ha pasado, ha dejado gratos recuerdos, ya que sus regates, enganches, jugadas de fantasía y hasta su manera de definir, lo han convertido ya no en una promesa sino en una realidad y eso lo tienen claro sus padres, quienes a la edad de los cuatro años, lo inscribieron en la escuela de fútbol de Óscar Díaz en Santa Rosa de Cabal, lugar donde actualmente viven “nos dimos cuenta que era algo más que solo un juego, empezó a ser una pasión que a través de los años se ha convertido en un sueño que poco a poco va construyendo”, le comentó su madre Maritza Salazar a Semilleros Deportivos, donde agregó que allí estuvo del 2010 a mediados del 2014, hasta que cerraron la escuela y tocó buscar nuevos horizontes.

Fotos / Suministrada por Maritza Salazar. Tomás Montoya Salazar con algunos de sus trofeos de goleador.

Su fútbol llegó al Club La Cantera, donde estuvo hasta finales del 2015, y en donde sus entrenadores tomaron la decisión de cambiarlo de delantero a volante por izquierda, debido a sus grandes dotes de habilidad, pero nuevamente temas extra futbolísticos lo llevarían a cambiar de aires. En 2015 Tomás y sus padres recibieron una de las mejores noticias, el talento prodigio de Tomás lo llevaron a ser seleccionado como mejor jugador en el campamento que realizó el Milán de Italia en Pereira, donde recibió una invitación para representar a Risaralda en el Milán Junior Camp Day que se llevaría a cabo en Italia en marzo de 2016.

El 2016 lo llevó a pertenecer a la Escuela de Sócrates Valencia, donde siguió jugando como volante por izquierda o incluso de media punta (segundo delantero), donde se destacó por ser goleador de la categoría 2006; en el 2017 quedó goleador de torneos como el Ecogol y la Bon Bon Bum e incluso jugó la Pony Fútbol en Ibagué – Tolima, donde deslumbró por su juego a pesar de tener un año menos a los de la categoría. Todo eso lo llevó a ganar varios reconocimientos allí en la escuela, sin embargo para marzo de 2018, su fútbol se trasladó para la Escuela de Alianza Fútbol Club, donde actualmente juega “queríamos para Tomás un lugar donde se le diera muchas más importancia al fútbol como medio de formación, motivación que nos llevó a este club” agregó Maritza.

Allí, Tomás y su equipo, lograron clasificar al Zonal Regional, pero esta vez bajo el nombre de Copa Bon Bon Bum, donde quedaron eliminados en semifinales, otra vez el niño maravilla de la zurda prodigiosa se destacó nuevamente siendo goleador de su equipo. “Es importante resaltar que en las escuelas en las que Tomás ha jugado y las diferentes posiciones que ha realizado, siempre lo han llevado a ser destacado como el goleador de su equipo, ya que es un niño con una gran capacidad de visión no solo para para marcar goles sino también para asistir a sus compañeros”, precisó su madre.

Fotos / Suministrada por Maritza Salazar. Durante la gira por Italia con el Milan.

Tomás sueña con ser futbolista profesional, admira profundamente el juego de Lionel Messi y de James Rodríguez, ha quedado seis veces goleador en diferentes torneos de su categoría y estando en Italia pudo interactuar y conocer niños de otros países, como Alemania, Inglaterra, Francia, México, Estados Unidos y el mismo Italia,  entre otros. Allí, aprendió a ser más rápido y modificó su juego hacia lo que es la creatividad y la colectividad.

Fotos / Suministrada por Maritza Salazar. Tomos de la historia de Tomás en el fútbol y los trofeos de Goleador en la repisa en su cuarto.

Como si fuera poco, Tomás no solo es bueno con la redonda, en el Colegio Calasanz donde actualmente estudia, también se destaca por ser un buen estudiante y eso se refleja en sus notas académicas.

Sus padres y el mismo Tomás, cada que inicia competencia en un torneo, se trazan como meta, ser el goleador para ser recordado y tiene claro que para ser el mejor, no es superar a los demás, sino superarse así mismo siempre.

Se destaca por su alegría y compañerismo “personalmente como mamá puedo compartirte que es muy lindo verlo celebrar un gol con un baile que integre a la mayoría de sus compañeros, eso para él es muy importante”, concluyó Maritza, quien además reveló que desde pequeño han documento los mejores momentos de esta historia en dos tomos que narran cómo ha ido construyendo su sueño por ocho años.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.