Rhey Mosquera, 40 años al servicio de la narración deportiva

Rhey Mosquera

Foto / Suministrada

Durante 40 años, Rhey Mosquera ha acompañado a los aficionados a sentir y vivir más de cerca el deporte. Un ejemplo de amor, pasión y respeto por la narración deportiva.

Al chocoano Rhey Mosquera, siempre le llamó la atención el deporte, inclusive fue boxeador aficionado. Con el pasar de los años empezó a descubrir también su amor por la narración e inició con su práctica.

Sus inicios

Su primera transmisión fue un partido que él mismo organizó. Esto para demostrarle al padre Efrain Gaitán que lo suyo era la narración. Inclusive, le expresó al padre que si él consideraba buena su transmisión le pagaría 10 centavos, de lo contrario, no lo dejaría volver a hacerlo. Pasaron los días y a pesar de que Rhey lo hizo bien, se dio cuenta que nunca llegarían a él los centavos que pidió.

De igual forma, esto no fue impedimento para que le dieran la oportunidad de participar en la emisora Ecos de Atrato, allí inició el 1 de agosto 1972. Su primera función fue dar la hora y así fue teniendo cada vez más responsabilidades.

Rhey cuenta que su primer pago fue un mercado semanal para su madre. Un mes después, recibió por primera vez dinero por su trabajo. Que aunque no era mucho, era el reconocimiento de su talento y esfuerzo.

En 1977 decide dirigirse al entonces Ministerio de Comunicaciones para sacar su licencia y desarrollar profesionalmente la labor que tanto amaba.

Además de encontrarse cursando la carrera profesional de Idiomas, que por cierto lo diferencia de otros comunicadores. Teniendo en cuenta que muy pocos o ningún narrador, comentarista o periodista deportivo en Colombia han relacionado esta profesión con su labor.

Una decisión que lo cambió todo

Por inconformidades en la universidad, Rhey decide viajar a Montería y buscar un futuro en la capital del departamento de Córdoba. Confiado en que su licencia profesional lo ayudaría a encontrar trabajo fácilmente.

Pero no fue así. La realidad lo golpeó e hizo que tuviera que pasar por episodios difíciles como dormir en un parque o aguantar hambre durante dos meses y medio. Sin embargo, él no se rendía y seguía tocando puertas en todos los medios de comunicación que conocía.

Hasta que un día, Francisco Zubiría Roca, Gerente de Caracol Radio en ese entonces, le dio la oportunidad que esperaba. Para trabajar y dormir en la emisora, debía limpiarla y tenerla lista antes de las 6:00 a.m.. “Por las mañanas barría y trapeaba. Después de las 6:30 a.m. ya era el ejecutivo detrás del escritorio” comenta Rhey.

Allí le permitieron participar de un programa deportivo y uno salsero. Además de apoyar con anuncios de comerciales.

Rhey Mosquera

Foto / Suministrada

Su creatividad potenció su carrera

En 1978, le pidió al Gerente de la Voz del Sinú Cesar Aldana, el favor de llevar una grabación con narraciones a Bernardo Tobón en Medellín. Un conjunto de narraciones de una hora y media sobre boxeo, baloncesto y fútbol; las cuales duró en grabar 3 horas en una antigua cinta. “Allí ponía por ejemplo en la pelea de boxeo a pelear a ‘Nadie’ contra ‘Ninguno’…” agrega.

Cesar Aldana cumple con el favor y entrega a Bernardo Toro de la emisora Claridad su grabación. Allí Toro la escuchó con todo su equipo reunido, entre los que se encontraban Ruben Darío Arcila, Carlos Quintero e Iván Zapata.

De esta experiencia obtiene un gran resultado y es llamado a Claridad en Medellín a finales de noviembre de 1978.

El primero de agosto de 1979, para un clásico entre Atlético Nacional e Independiente Medellín, necesitaban un narrador. Y es allí donde por recomendación de Rubén Darío Arcila, Bernardo Tobón designa a Rhey para hacerlo. Es en ese momento cuando Rhey Mosquera deja de reemplazar a los grandes, para convertirse en uno de ellos.

Es este día hace 40 años, cuando oficialmente se convierte en narrador deportivo.

Se abren las puertas en el Eje Cafetero

El Poderoso de la Montaña jugaba contra el Matecaña. Sin embargo Medellín, el local, tenía la plaza sancionada. Es por esto, que el encuentro se tuvo que dar en Villavicencio. Y hasta allí viajaron los periodistas encargados de cubrirlo, entre esos Rhey.

El día del partido, en pleno cotejo, se cae la transmisión de Ecos de Risaralda. Por lo que le pidieron al protagonista de esta historia, si podían utilizar su narración. Gracias a esto, lo escuchó Augusto Salazar.

Rhey expresa que su llegada a Pereira, se da gracias a las oportunidades por parte de Efraín Gaitán Orjuela y Bernardo Tobón.

El plan de Augusto Salazar era contratarlo para la Voz del Café. Para esto, le ofreció llegar a la capital risaraldense, conocerla y decidir si le gustaría quedarse o no. Al recordar esta anécdota, Rhey expresa que al conocerla expresó que de allí no lo sacarían fácil.

El reto del narrador, era mantener la sintonía del programa más escuchado en Pereira y lo logró. Por lo que se ganó la confianza de su jefe y compañeros.

Anécdotas inolvidables

Al repasar estos 40 años de carrera, es inevitable que lleguen grandes recuerdos. Por ejemplo, Rhey Mosquera recuerda cuando en el Hernán Ramírez Villegas, muchas personas llegaban con el radio a escuchar su narración. Era tanta la cantidad, que el sonido retumbaba en cada rincón del escenario. Tanto así que recuerda cuando los mismos jugadores podían escucharlo, e inclusive ganar problemas con técnicos por decir cosas que desconcentraran a los futbolistas o recomendara jugadas fuera de los planes de los estrategas.

Rhey expresa que esos momentos son inolvidables y que ahora ya no se podrían repetir.

Pero no todo ha sido color de rosa. Uno de los recuerdos más difíciles, es recordar la despedida a su gran jefe y amigo Augusto Salazar. Pues fue Rhey quien estuvo ahí cuando él, después de un partido de fútbol se desmoronó y no volvió a relucir. Además de tener que trasladarlo en difíciles condiciones de Anserma a Pereira en una avioneta.

“Recodarlo me quiebra la voz. Él fue que me hizo lo que soy” expresa con orgullo.

Foto / Suministrada

Su paso por once ciudades colombianas

Después de la muerte de Augusto Salazar, Rhey no pudo entenderse con Luis Alfredo Céspedes. Quien a su consideración, le hizo la vida imposible. Reconociendo también, que es malgeniado y exigente con el uso del español.

Por esto, renunció a la emisora y decidió irse para Cúcuta. Años después, se movía de ciudad en ciudad dejando huella de su talento. Santa Marta, Ibagué, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Bogotá, Villavicencio y Manizales, fueron otros de sus destinos.

También cuenta que conoce diferentes países del mundo, llegando a cuatro de los cinco continentes. Faltándole solo por ir a África. Ha llegado incluso a narrar fútbol profesional de Italia y Argentina.

Compara el periodismo deportivo pasado y el presente

Rhey Mosquera no duda al establecer las diferencias entre el periodismo de hace algunos años con el actual. Basándose sobre todo en cuatro aspectos:

  1. El cubrimiento de los eventos deportivos ya no se hace en el escenario. Para esto, él mismo tiene un eslogan “la emoción se vive en el radio, cuando se trasmite desde el propio Estadio”. Con esto se refiere a que no es lo mismo cuando un periodista o narrador cuenta los hechos desde un televisor o medio digital, a cuando lo hace en el mismo escenario deportivo. Cambia totalmente según el narrador.
  2. El acompañamiento de los seguidores. Mosquera opina que se está perdiendo la emoción en los estadios y en los coliseos, cada vez hay menos acompañamiento y pasión en los escenarios. Además compara el apoyo y ambiente que se vive en otros países y que es mucho mayor que en Colombia.
  3. La degradación del oficio del periodismo. Según Rhey, descendió la importancia del periodista. “Con el carnet de Acord (Asociación Colombiana de Periodistas Deportivos) yo entraba a todos los escenarios deportivos del mundo”. Estando en total desacuerdo con que se deba tener una acreditación para cada encuentro. Dice también que esto se debe al descuido de algunos representantes de periodistas y la falta de cuidado con la profesión.

  4. Las universidades no enseñan el oficio. Rhey, al igual que algunos de sus colegas, critica fuertemente a las facultades de comunicación. Considerando que le falta asumir más formación académica y sobre todo experiencia a sus estudiantes.
Rhey Mosquera

Foto / Suministrada

Su sueño es dejar un legado…

Al preguntarle a Rhey Mosquera si considera que le hace falta cumplir algún sueño a nivel profesional, dice que no. Que ya trabajó para todas las cadenas radiales del país, tanto privadas como independientes. Que inclusive guarda grandes recuerdos como narrar un partido entre la Selección Colombia de Pacho Maturana contra Brasil, aunque no habían celulares con cámara para tener una foto con Pelé. O cuando narró una pelea de Muhammad Ali.

Entre muchas otras experiencias inolvidables y que lo llenan de orgullo y alegría.

Es por esto, que lo único que quisiera Rhey, es llegar hasta los setenta años narrando. Pero sobre todo, dejar un legado de una narración que cuida y respeta el idioma, que se preocupa por la estética.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 20 de febrero de 2020

    […] Le puede interesar: Rhey Mosquera, 40 años al servicio de la narración deportiva […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *