Ráptors Caney recibió en su casa a Cimarrones del Chocó

Foto/Valentina Jiménez Rivera

El quinteto chocoano arribó a la capital risaraldense, después de lograr arrebatar tres puntos frente a Cafeteros en el Coliseo del Café de Armenia.

Por su parte los dirigidos por Nasser Amaya, recibieron con expectativa la escuadra de Plinio Rosero, con el ánimo de revertir el resultado que los puso en desventaja hace unas semanas cuando visitaron el Chocó.

En esta ocasión, el encargado de abrir el score fue Roger Cardona para la localía. Dos puntos que alentaron el grito en los más de dos mil asistentes al Coliseo Mayor de Pereira.

No tardó mucho en reaccionar Cimarrones, con el lance de tres puntos de Simón Granados, el armador antioqueño al servicio del pacífico colombiano.

Poco a poco la partida fue entrando en calor, cada jugador desde su posición fue imponiendo jerarquía; Daniel Restrepo logró sus mejores lances desde los tres puntos para Ráptors Caney; armó el equipo y se arropó con  Demarchy y Riascos, con quienes su Diretor Técnico Nasser Amaya le dio paso a la rotación de jugadores, también José Velásquez y Pablo Romero tuvieron acción.

Foto/Valentina Jiménez Rivera

Cimarrones por su parte, sostuvo en mayor media la nómina inicialista, depositando en Granados y en Agualimpia la confianza para dar la palea. A la misma, se sumaron Edgar Moreno y Eleutherio Rentería. 15 – 18 cerró el primer cuarto de juego a favor de la visita.

Para el segundo cuarto, fueron los locales quienes impusieron el ritmo, se recuperaron ante la misiva de Cimarrones, y subieron el score a 33 puntos, para cerrar  33 – 30 a favor.

La segunda parte más emocionante

Sin duda el tercer y en especial el último cuarto, resultaron mucho más vibrantes.

Nasser Amaya expresó toda su adrenalina al dirigir y orientar cada jugada, mientras Cimarrones con Plinio Rosero en la dirección, decidió darle un respiro a Beycar Agualimpia, quien al parecer presentó molestia física y tuvo que resignarse en la banca.

El marcador estuvo estrecho de principio a fin, las distancias no superaron los cinco o siete puntos, y por el contrario una o dos cestas hicieron de cada punto un grito tras otro en la tribuna.

Mucho mejor resultó el ultimo cuarto de juego, de nervios y no apto para cardiacos, donde Diego Riascos con sus 1,98 mts de estatura dobló sus esfuerzos para ir a los rebotes y también venir a la conversión, encontrando en el Armador Santiago Betancurt su mayor aliado.

Foto/Valentina Jiménez Rivera

Por Cimarrones fue Miguel Cantillo No. 9, el responsable de marcar diferencias, en un resultado que a tan solo 50 segundos de juego se encontraba 79 – 80 a favor de Cimarrones. Y así se fueron lentamente los segundo, a tan solo 20 de juego el marcador estaba 82 – 84 a favor de Cimarrones.

Veinte segundos que le dieron la posibilidad a Felipe Charry No 4 de Ráptors Caney para convertir de tiro libre dos puntos y emparejar la serie, sin embargo falló en uno de ellos, y sería Simón Granados el encargado de cobrar la falta de precisión, primero con un tiro libre y después con un tremeno pase a Miguel Cantillo quién sentenció un score 86 – 87 dándole la victoria a la visita.

Este domingo, nuevamente ambas escuadras se enfrentarán a las 7:00 p.m. en el Coliseo Mayor de Pereira.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.