Mujeres, invitadas a liderar organismos deportivos en Colombia

Natalia Muñoz ejemplo de Mujeres en el deporte

Foto/Facebook Natalia Muñoz ejemplo de Mujeres en el deporte

Está de moda escribir sobre los derechos de las mujeres, abogar desde las redacciones periodísticas por el fútbol femenino, evitando tratos desiguales y gestos de discriminación hacia las deportistas, obviando que las mujeres tienen diversas capacidades.   

Hay que ratificar que las desigualdades no solo ocurren en el escenario de competencia, las oficinas son espacios de inclusión y exclusión cuando se trata de ocupar altos cargos en el deporte.

En el patriarcado del balompié profesional en Colombia escasos son los casos donde las mujeres toman decisiones trascendentales para los clubes. En ese sentido, pasa igual que en otras disciplinas.

Le puede interesar: Por un país donde el deporte construya ambientes de paz

El país viene de concluir el periodo de Clara Luz Roldán, líder en la gestión deportiva nacional, quien estuvo a cargo del Departamento Administrativo del Deporte, la Recreación, la Actividad Física y el Aprovechamiento del Tiempo Libre, Coldeportes desde el 2016 hasta el 2018.

Clara Luz Roldán marcó un momento histórico para el deporte nacional, al ser la única mujer en los 50 años de la entidad, en tomar posesión como directora.

Las líderes conservadoras del centro democrático no encontraron otro perfil para suceder a Roldán González que Ernesto Lucena Barrero en 2019. Un hombre con experiencia, pero que rompió con ese esquema de darle a la mujer, la oportunidad de continuar un legado.

Desde el más alto cargo en el sistema nacional del deporte, en Colombia las mujeres deben buscar los mecanismos necesarios de participación que les permitan ocupar posiciones influyentes en el sector.

Una mirada que respalda desde el Comité Olímpico Internacional, COI, en 1994, cuando se creó grupo de estudios sobre la influencia de la mujer en el deporte. Posterior a ello, en el 2004, el COI dio vida a la Comisión Mujer y Deporte, revalidando su preocupación por la situaciones de las mujeres.

En los Juegos Olímpicos de Roma 1960, la  participación femenina fue del 11,5 por ciento, cifra que ha venido aumentando gradualmente. En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la cifra aumentó de manera histórica. La cifra fue de 5.600 deportistas, es decir el 45 por ciento del total de atletas.

Lea también: La Liga Águila Femenina deberá asumir retos con las mujeres

Pero eso sucedió en las competencias, en las estructuras de los organismos deportivos, como por ejemplo el mismo COI, la situación es otra. Es por eso que desde este organismo mayúsculo, se han venido promoviendo acciones en pro de las mujeres en los altos cargos ejecutivos.

En el Eje Cafetero la dinámica también invita a cambiar los conceptos que anulan la capacidad de las féminas para orientar proyectos deportivos, dirigir escuelas, posicionar clubes y ligas deportivas.

La actualidad de los entes territoriales es que están siendo coordinados en un 80 por ciento por varones, y un 20 por ciento por mujeres. En lo que respecta al Instituto Municipal de Recreación y Deportes de Armenia, IMDERA, Indeportes Quindío; Secretaría de Cultura Recreación y Deportes de Risaralda, Secretaría de Deporte y Recreación de Pereira; Secretaría de Recreación y Deportes de Caldas y Secretaría del Deporte de Manizales.

A nivel de organismos del deporte asociado ocurre lo mismo. La presencia de los presidentes hombres es mucho más marcada en el sistema, que la orientación de ellas en el sistema.

Es por eso que desde este medio de comunicación se motiva a la participación activa de la mujer en cargos dirigenciales. La toma decisiones que entre otras cosas, permitirá poner en práctica otras miradas, en un ambiente donde erróneamente se cree que la interpretación masculina es la más acertada.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.