Mejorar el lenguaje y las relaciones sociales con las niñas y los niños deportistas.

Basta ya de malos tratos, hace rato las neurociencias demostraron que los procesos placenteros, de goce y disfrute, son más eficientes y potentes en el desarrollo del pensamiento, en la exploración de las capacidades y en el reconocimiento de sí mismo.

Foto/Suministrada

El mundo del deporte es maravilloso. Es un escenario donde se forjan grandes y virtuosos ciudadanos; situación por la cual se convierte en una gran oportunidad para contribuir con la formación de sociedades justas, equitativas, diversas y saludables.

Pero las formas de relacionamiento con los deportistas de base, especialmente con los niños, niñas y adolescentes, deben cambiar para mejorar. 

El lenguaje de los adultos y en especial de los entrenadores, profesores, y directivos debe ponerse al nivel de sus procesos de desarrollo. Desde el reconocimiento de sus capacidades, hasta el reconocimiento de sus derechos.

Foto / Pablo Bohórquez

Ya no hay lugar para la motivación que se fundamenta en el insulto, la recriminación o el castigo desmedido. No se trata de hacer sentir mal a los niños ni de demostrarles como adultos, que tenemos poder, autoridad o imponemos nuestras metas. Por el contrario, en el reconocimiento del deportista integral, son los mismos niños y niñas quienes deciden su propias metas, se hacen conscientes de cómo alcanzarlas y las convierten en sueños que a diario, les invita a cumplirlas.

Ganar es una decisión de cada deportista, y no la imposición de un adulto o entrenador. Sí hace parte de su labor generar las condiciones técnicas, físicas y emocionales para desarrollar habilidades, destrezas y actitudes para ayudar a que el logro de los sueños sean realidad. Pero solo desde el goce y el disfrute, un niño o niña deportista, puede ir en busca de superarse a sí mismo en la competencia. 

Basta ya de malos tratos, hace rato las neurociencias demostraron que los procesos placenteros, de goce y disfrute, son más eficientes y potentes en el desarrollo del pensamiento, en la exploración de las capacidades y en el reconocimiento de sí mismo.

Las pedagogías participativas, democráticas, horizontales, colmadas de confianza y respeto y que a su vez son experienciales, hacen parte de alternativas válidas para dar respuesta a entrenamientos y a una preparación contextuada, orientada hacia las necesidades e intereses de los deportistas más jóvenes, y no sobre las necesidades e interese de los adultos deseosos de un triunfalismo que se convierte en una carga de mayor peso para las niñas y los niños.

Foto / Pablo Bohórquez

Las formas de relacionamiento deben cambiar. Solo así, podemos evitar malos tratos, abusos, explotaciones, chantajes, bulling, y el sinnúmero de violaciones a los derechos de las niñas y los niños. El mundo del deporte puede lograrlo, también es cuestión de comprenderlo, asumirlo y ponerlo al servicio del desarrollo integral de nuestros deportistas.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *