Los Intercolegiados: vivir, aprender, experimentar y soñar

Foto / Pablo Bohórquez

Por estos días Marsella es la sede del deporte risaraldense, sede de alegrías, tristezas, frustraciones; sede de retos y sueños por cumplir. Es el inicio de carreras promisorias para adolescentes que escogieron el deporte como proyecto de vida. 

Los Juegos Supérate Intercolegiados se han convertido en ese primer gran paso que dan los colombianos para ingresar al mundo del deporte, ya que es desde las instituciones educativas donde pueden encontrar una plataforma más, para escalar en el entorno deportivo público. Es la oportunidad para aprender a vivir lejos de las aulas, lejos de casa, realidades que exigen mucho más. ‘Desde Intercolegiados hasta Juegos Olímpicos‘, un estilo de vida que se aprende desde joven. Y qué mejor lugar para hacerlo, que desde estas pequeñas justas.

Hablar de Intercolegiados es hablar de competencia a edades tempranas, donde los jóvenes son instados a llevar su práctica deportiva al máximo nivel, a medirse en sus capacidades como seres humanos, como personas que pertenecen a colectivos determinados que se identifican por valores y principios.

Foto / Pablo Bohórquez

Las justas que se cumplen a través de fases municipales, departamentales, regionales y nacionales, representan un reto para cada deportista en su individualidad; pero además para las instituciones educativas a quienes están representando. El deportista de los juegos, es el reflejo del trabajo al interior de la academia, al mismo tiempo, el resultado de la convivencia en el hogar; es el producto final del esfuerzo de los entrenadores que han orientado su proceso.

Hablar de los Supérate, es precisamente encomiar la labor del artista que da sus primeras pinceladas, pero también a quien está atrás, elaborando los aplausos, la familia. Vislumbrar que desde ahora el trabajo de los entrenadores se verá reflejado en una gran carrera. Que comprometerse con estos procesos es tan importante como hacerlo con un evento del Ciclo Olímpico, o una copa mundo.Lo que se haga con el joven ahora, se verá reflejado en el deportista de alto rendimiento del mañana y eso nos involucra a todos.

Foto / Pablo Bohórquez

Los Intercolegiados son esa radiografía que también nos permite ver cómo  están los municipios en su infraestructura deportiva, precisamente para responder a esas demandas de los más chicos por explorar un camino de vida en el deporte. Sirven como medidor de la preparación que hay para asumir un reto a escala menor. ¿Cómo responden las ligas?, ¿cómo responden las secretarías del deporte?, ¿cómo responden los municipios?

Marsella ha acogido a la fase departamental de este 2018, desnudándose ante trece municipios más, dejando ver su intención de unirse a una vocación turística regional, porque eso lo permiten los Intercolegiados. Desnudarse para ser aplaudida, o desnudarse para ser reprochada. ¿Qué tanto se prepara un municipio para cumplir las metas de los jóvenes deportistas que arriban con una carga emocional predestinada a la victoria y al fracaso?.

Foto / Pablo Bohórquez

Todo esto y mucho más hace que los Juegos Supérate Intercolegiados sean un evento para  vivir, aprender, experimentar y soñar.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.