Los deportistas trasplantados representan esperanza para el país

Foto / Suministrada

El amarillo, azul y rojo es orgullo cuando nuestros deportistas recorren el mundo mostrando lo que somos,  conquistando triunfos, ganando medallas y escalando podios. ¡En eso se ha convertido el deporte colombiano! 

Del 17 al 24 de agosto, 10 atletas colombianos viajarán hacia Inglaterra para representar los colores patrios en los Juegos Mundiales para deportistas trasplantados, organizados por la Federación Mundial de Juegos para Trasplantados, WTGF, en sus siglas en inglés, y apoyado por el Comité Olímpico Internacional.

Serán 10 los héroes colombianos que después de haber conseguido la clasificación, llegarán a Europa para intentar sumar la mayor cantidad de medallas posibles al país, todo como símbolo de haber preservado la vida, porque después de un transplante, subir al podio es tocar la gloria.

Germán Penilla, Paula Medina, William Barragán, Leidy Beltrán, Tatiana Narváez, Roberto Cáceres, Carlos Jiménez, Andrés Prieto, Carmelo Mendoza y Nelson Ramírez,  con algún tipo de trasplante de hígado, riñón o corazón, competirán en Atletismo, Natación, Squash y Ciclismo, representando a diferentes regiones del territorio nacional. 

Ese momento de sus vidas, cuando reconocieron el deporte después del trasplante, les cambió para siempre la concepción sobre el mismo, pues a través de este pueden prolongar los estilos de vida saludable y contrarrestar los efectos secundarios de los medicamentos a los que debe estar sometida una persona con transplante de órganos.

Llegar a Inglaterra será también el ratificar la importancia de la donación de órganos, y cómo el país debe ir asimilando el mensaje. Colombia por los males de la corrupción, la desigualdad y la violencia, ha ignorado estos caminos de esperanza para la gente que los requiere.

El sistema de salud, cada vez más deplorable, evita que las historias de éxito se compartan y eso es lo que ha venido trabajando la Asociación Colombiana de Deportistas Trasplantados, Acodet, cuyo ejercicio instó a consolidar un equipo nacional de deportistas que más que ganar medallas compitan por el mundo, celebrando la vida.

En los IX Juegos Latinoamericanos de Salta, Argentina, 2018, la bandera cafetera brilló con 40 medallas, dejando huella en esta población que año a año se consolida más, buscando no solo conseguir una presea para sus carreras, sino alentar a que otros tengan la oportunidad de vivir recibiendo una donación.

El camino está claro, por su lucha, valentía y entrega, representan esperanza para el país.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *