Lo positivo del Clásico Regional entre Deportivo Pereira y Deportes Quindío

las pasiones también deben darle paso y relevancia a los análisis, a las reflexiones y a otras ganancias.

Foto / Pablo Bohórquez

Siempre es necesario ver más allá de lo que a simple vista pueda observarse, especialmente en la competencia deportiva, y más cuando se trata de fútbol, porque las pasiones también deben darle paso y relevancia a los análisis, a las reflexiones y a otras ganancias.

Como se ha planteado en repetidas ocasiones, el fútbol debe ser visto más allá de simplemente ganar la partida en disputa, y más si en procesos largos y en este caso como los torneos extensos, exigen además de puntos, goles y triunfos, una cierta dosis de análisis, de reflexión y reconocimiento.

Por su parte, el Deportes Quindío logró lo que para muchos era inviable, ganarle al cuadro matecaña en casa, que además conservaba un largo invicto de local, pero gran aprendizaje para los locales que aspiran también a un cupo directo en la primera división. Por supuesto, el resultado es positivo para el equipo de Armenia, y mucho más cuando lo ubica segundo, en la parte alta de la tabla, con 22 unidades, frente a 21 puntos del cuadro aurirojo.

Pero no todo debe quedarse en el resultado, hay que destacar otras ganancias de la jornada futbolera vivida anoche en el Estadio Hernán Ramírez Villegas; entre ellas, la asistencia de un buen público, que bien podría superar los cinco mil espectadores y para los cuales la logística permitió el acceso fluido a las diferentes tribunas, aunque es necesario advertir que un buen número de asistentes también llegaron sobre el tiempo para el anhelado encuentro.

Foto / Pablo Bohórquez

Un solitario gol, pero un gol de buena factura

Claro, para los de casa el silencio fue la mejor muestra de reconocer la habilidad de Guerrero en el área grande para ponerla en el fondo contra las piolas, pese a la gran estirada de Harlem Castillo. Pero el gol, no puede invisibilizar los talentosos jugadores de esta tierra cafetera que en uno u otro bando, tuvieron presencia y protagonismo durante el juego.

Por Quindío, Miguel Vargas el arquero, quien tuvo su paso por las toldas matecañas, se lució con al menos cinco atajadas de gran factura, evitando que el grito de gol se escuchara en la tribuna; mientras Mateo Garavito el dosquebradense, buscó salida permanente por su costado derecho, librando una fuerte lucha contra la veteranía de Mauricio Casierra, ese duelo estuvo de buen nivel.

Por el Deportivo Pereira, con una defensa de la tierra: Danny Cano y Sebastián Puerta en la zaga de centrales a los que se suma Francisco Córdoba, junto a César Manzano y Mateo Cano, quienes ingresaron para el segundo tiempo, tuvieron oportunidad de contribuir con el matecaña. Su castigo, el gol de Guerrero que invisibilizó una buena actuación auriroja en la noche.

En total, fueron siete jugadores nacidos en el Eje Cafetero los que tuvieron lugar en el primer clásico cafetero de fútbol profesional del año. Llegará un nuevo encuentro entre ambas escuadras para el segundo semestre, en esta ocasión con sede en el estadio Centenario de Armenia, donde habrán más oportunidades y ojalá más protagonismos para los talentos de nuestra región.

Se trata de apreciar los aspectos positivos de la fecha 12 del Torneo Águila, por lo menos para los equipos del Eje Cafetero, que siguen en la lucha viva por conseguir el regreso a la primera división. Y por supuesto, entre lo más positivo, la compostura de los asistentes al estadio, tomaron el resultado con tranquilidad y son conscientes que ambas escuadras deben subir su nivel, a pesar de contar con destellos de buen fútbol, resultados ajustados, pero al fin y al cabo con los mismos deseos y metas de volver al primer nivel del Fútbol Profesional Colombiano.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *