La U. de Manizales gritó ¡campeón! por tercera ocasión en Villamaría

Foto/ Miguel Orozco

El domingo 14 de noviembre se disputó la final de la versión 18 de la Copa Ciudad Villamaría entre la Universidad de Manizales y la Alcaldía de Chinchiná. Lo que comenzó como una fiesta deportiva en la cancha y en la tribuna, terminó como una batalla campal entre jugadores. 

Con más de 3.000 personas en el Polideportivo del municipio caldense, rodó el balón en el gramado sintético para conocer al nuevo campeón de este certamen. Los primeros minutos fueron dominados por Chinchiná que vistió de amarillo, pero sus llegadas al arco contrario no fueron determinantes para abrir el marcador. 

“Fue una buena final para nosotros, pudimos revertir las dificultades que tuvimos en el trámite del partido, mostramos las ganas de este equipo  y pudimos forzar el tiempo extra. Fue una lástima como terminó el espectáculo por lo antideportivo, pero fuera de eso, creo que dejamos una buena impresión”, expresó Jhon Harold Rodríguez, técnico de Chinchiná.

Un cambio posicional en el conjunto universitario hizo que Felipe González pasara a jugar al costado izquierdo y desde ahí envió un centro al segundo palo, en el que encontró a Santiago Agudelo, quien de pierna derecha mandó el balón al fondo de la red sobre el minuto 16’. Los ánimos se subieron en el terreno de juego y en la tribuna, más con la expulsión del central Salazar en el amarillo. 

Lea además: Quindío descendió y Pereira avanzó a los octavos de la Liga

Foto/ Miguel Orozco

Al 38’ una jugada discutida en el área fue sancionada como penal por el colegiado Alba, quien le mostró la segunda amarilla a Salazar y dejó con 10 hombres a la visita. Tres minutos después, Agudelo cobró con derecha y puso el 2-0. Chinchiná tomó un primer aire y fue en busca del empate, pero se encontró con el arquero Escobar. 

“Dura esta final, fue un equipo muy fuerte que se entrega al 100% y nosotros también teníamos lo nuestro. Leímos bien el inicio del partido, nos fuimos 2-0 al frente pero creo que nos relajamos y ellos aprovecharon. Sabíamos del hombre de más, lo aprovechamos en el tiempo extra para convertir. Triste como acaba la final porque este torneo no se lo merece”, indicó Francisco Ramírez, técnico de la U. Manizales.

Para la segunda parte el equipo amarillo ingresó a dos jugadores determinantes, Cristian Osorio y Santiago Alzate. En el minuto 3’ Osorio convirtió el descuento desde los 11 pasos y eso animó a la tribuna, que nunca dejó de alentar. En el 31’ hubo un tiro libre al borde del área, Marín cobró en corto para Alzate, quien definió de zurda para poner el 2-2 y forzar el tiempo extra. 

En los 30 adicionales los universitarios consiguieron el 3-2 con un rebote en el área que aprovechó Agudelo y sentenció el partido. En el minuto 20’ se presentó lo impensado entre estos equipos con una batalla campal que obligó la suspensión del partido además de la intervención policial. La U. Manizales se coronó campeón. 

Foto/ Miguel Orozco

Los de blanco con azul se coronaron por tercera vez en este certamen y se aseguraron $25 millones de pesos. Chinchiná se llevó $15 millones, Masíaz que fue tercero $10 millones y Taberna Bávara Quiñones $5 millones. El máximo goleador fue William Quiñones, el mejor jugador del torneo fue Brayan Palacio y los mejores entrenadores, Jaime Giraldo y Luis Quiñones. 

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *