La inversión en BMX, un aspecto para revisar en familia

Foto / Pablo Bohórquez

Como todas las disciplinas deportivas, el BMX acarrea unos costos económicos que no siempre son tenidos en cuenta por quienes se aventuran por primera vez a vivir la experiencia de los caballitos de acero sobre montículos y peraltes. Al final, debe ser entendida como una gran inversión que trae valor a Colombia.

Y es que subirse a la bicicleta tienen sus compromisos presupuestales, los cuales van mucho más allá de simplemente tener la indumentaria o equipamiento necesario.

Lea más sobre: Corredores del BMX no la tendrán fácil en la Copa Nacional 2020

Sorprende el cúmulo de experiencias y aprendizajes que puede adquirir un deportista en cualquier deporte; sin embargo, el BMX es tal vez de esas posibilidades que más viajes, competencias y experiencias trae por año, tanto para los corredores y sus cuerpos de entrenadores, como para las familias, que son quienes finalmente sienten en el bolsillo lo que significa esta inversión.

A diferencia de los futbolistas, por ejemplo, los corredores de BMX dependen de una herramienta determinante para competir. Su bicicleta. ¿se han preguntado el costo que tiene desplazarse a otra ciudad durante dos o tres días para competir y llevar una bicicleta que a su vez exige buenas condiciones de transporte?

De allí que el acompañamiento de las familias sea clave.

Primero, porque mientras el club deportivo al que pertenezca su hijo corredor, no cuente con un vehículo para el transporte conjunto de sus pedalistas y caballitos de acero, como sucede con la mayoría de organismos deportivos en esta disciplina; entonces son las familias, especialmente padres y madres, los que asumen esa responsabilidad de velar por el transporte del juguete más preciado para un bicicrosista. Y esto sin contar los costos del casco, la pechera, las rodilleras, los guantes y demás accesorios de protección y hasta de lujo que como en todo contexto, se crean para dinamizar la economía de consumo.

…si alguien requiere reconocimiento por los logros del BMX en Colombia, son las familias.

Pese a ello, el BMX que se ha masificado en diversas competencias, la mayoría de alto nivel competitivo en Colombia y el mundo, trae aditivos presupuestales que implican multiplicar dichos desplazamiento al menos por diez veces en el año, que es lo que en promedio compite un corredor en términos de válidas nacionales; porque si se tiene en cuenta las competencias internacionales, solo es incluir piquetes aéreos, impuestos, cambios de moneda y demás aspectos que por supuesto elevan las condiciones presupuestales.

Los más jóvenes volando por los aires y demostrando su profesionalismo en esta disciplina

A esto hay que sumarle, que el deportista que corre por categorías principiantes, novatos, expertos y hasta junior, requieren el acompañamiento de un familiar o cuidador responsable. Es decir, que en los costos de desplazamiento, se incluyen estancias, alimentación, hidratación, transporte y uno que otro antojito, cuando menos, para dos personas. Esto, sin contar los valores de inscripción propios para la competencia y los seguros contra accidentes que son bien necesarios en las carreras.

Le puede interesar: Ana Sofía Cadavid, Corredora de BMX asume nuevo reto en el 2020

En Colombia, los eventos del BMX contemplan hasta catorce o dieciséis validas en el año. Por supuesto el 2020 es un año atípico y en materia de Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el número de válidas oficiales a nivel regional y nacional se reduce. Sin embargo, no deja de ser elevado el costo que implica apoyar un hijo o familiar en la práctica del BMX. Aspectos que excluyen en muchos casos los talentos deportivos en esta disciplina, porque simplemente no tiene los recursos económicos suficientes para salir a las respectivas mangas.

Si bien el BMX guarda gran prestigio nacional e internacional, también es cierto que las familias con la disposición de su bolsillo han contribuido de forma bien significativa con este logro.

Un deporte masivo, costoso, que requiere acompañamiento familiar, termina siendo un plan estratégico que solo los buenos administradores del hogar tendrán que proyectar en caso de  que sus niños, niñas o adolescentes quieran triunfar, y por supuesto si sus padres o madres quieren ver esa bella sonrisa en el punto alto del podio.

En conclusión, si alguien requiere reconocimiento por los logros del BMX en Colombia, son las familias. Y no precisamente hablamos de medallas y podios, hablamos en concreto de que la inversión en el BMX es quizá una de las mejores opciones que encontraron las familias para formar a sus hijos en asuntos como disciplina, constancia, persistencia, sentido de pertenencia, y sobre todo amor por el deporte. Esa gran inversión de Colombia, ha salido del bolsillo de padres y madres de familia, a ellos hay que agradecerles y admirarles por el esfuerzo y convicción de acompañar a sus hijos en la carrera por la vida. Las medallas y los podios, son solo demostraciones del poder que tienen las familias con el BMX y en la mayoría de las ocasiones son bien aprovechados por los medios de comunicación, las autoridades deportivas a nivel de gobiernos locales y nacionales, y hasta por algunos patrocinadores que vieron una oportunidad de mercado en el entorno de las bielas y los pedales.

Pero no lo olvidemos, esa gran inversión de Colombia, ha salido del bolsillo de padres y madres de familia.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.