Juegos Departamentales, revivir la experiencia local para potenciar procesos

    Foto / Suministrada

Una de las necesidades latentes del sistema deportivo regional, es la ausencia de unos Juegos Departamentales consolidados, de allí que el impacto en los municipios de segunda y tercera categoría no sean los esperados para la actividad física, recreación y deportes. 

Partir del reto que devolver a Caldas, Quindío y Risaralda la ilusión de competir de manera interna a través de los juegos locales, como lo hacen departamentos como Antioquia y Valle, debe ser un propósito para el periodo que apenas comienza. Se necesitan escenarios donde los municipios vean el talento humano reflejado en los deportistas.

El Eje Cafetero tiene grandes deudas, entre ellas potenciar los procesos de base, los semilleros y también propiciar los escenarios para que el talento que se ha logrado cultivar, pueda identificar en múltiples competencias, los caminos que lo llevarán al éxito como ciudadanos.

Las ventajas de los Juegos Departamentales, se materializan en la manera de medir las etapas en los proyectos deportivos, todos del deporte aficionado; pues la naturaleza de estos juegos radica en potenciar el trabajo para que los ciudadanos encuentren cumpliendo en el derecho como lo es acceder al deporte, la actividad física y actividades para el uso y aprovechamiento del tiempo libre.

Juegos Paradepartamentales

Risaralda y Quindío quedaron en deuda en los V Juegos Paranacionales en Bolívar 2019; no siendo menos importante la relación, con la organización de juegos paradepartamentales, también se brindan posibilidades de leer cómo están las localidades en estas áreas, con la expectativa de mejorar, generar proyección para beneficio de los ciudadanos, especialmente los que practican deporte.

Antioquia y Valle lo trabajan, consiguiendo delimitar detalles que se pueden corregir de cara a participaciones nacionales e internacionales, de allí que sus atletas integren las diferentes selecciones Colombia.

Dinamizar el gremio

No están en duda todos los beneficios que traerían de regreso unos Juegos Departamentales; sin embargo desde el potencial profesional, pensar en organizarlos, invitaría al personal que tiene relación con la actividad física, a mantenerse activos.

Los profesionales de la salud física, los profesionales de la salud mental, así como los entrenadores, estrategas y metodólogos. Es decir, los Juegos Departamental son un todos ganan.

Recursos económicos

La región adolece de la estructura económica que le permita sostener con suficiente compromiso una idea como esta. La logística de unos Juegos Departamentales, además de presupuesto en la organización de los mismos, requiere capacidad instalada en cuanto a infraestructura deportiva se refiere.

El Eje Cafetero, que sigue la misma línea de altos logros del gobierno nacional, ha priorizado estos frentes en los últimos 12 años; sin embargo, es necesario que algo quede puertas adentro para los ciudadanos que se construyen y construyen apuestas no necesariamente nacionales o internacionales.

Con los XXII Juegos Deportivos Nacionales 2023, parte de esto se podrá alcanzar, si se ajusta a los programas de gobierno de las tres capitales (Armenia, Manizales y Pereira), de los tres departamentos (Caldas, Quindío y Risaralda), el camino será menos dispendioso.

Por la consolidación de Juegos Deportivos Departamentales en el Eje Cafetero.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.