Herman Sánchez, el trabajo futbolístico detrás de Ana Guzmán

Foto / Suministrada

Detrás del talento de una estrella deportiva, existe un proceso y una serie de personas que se convierten en los verdaderos protagonistas de grandes historias. Herman Sánchez fue el primer formador que tuvo Ana María en su carrera y la persona que la fue llevando en un proceso que se convirtió en uno de los más exitosos de Mistrató.

De Mistrató llegó para convertirse en una gran jugadora en Dosquebradas y ahora representando al país. Ana María Guzmán, con solo 14 años, ya cuenta en su palmarés con un reconocimiento como pocos, incluso siendo pieza importante de la Selección Colombia sub 17.

El Fútbol y los deportes no son ajenos en su vida ni en su familia, ya que todos sus hermanos practican este deporte. Inició desde los seis años en el club ‘Mistrató, Sueños Dorados’ y gracias a su talento, se le abrió la oportunidad para probarse en Dosquebradas y allí se quedó perfeccionando su estilo de juego.

Justamente allí, en su municipio, estuvo bajo las indicaciones de Herman Sánchez, uno de los cofundadores del club de mayor reconocimiento de allí y quien además hoy es el Presidente del elenco que nació buscando solventar cuatro aspectos de la vida de los jóvenes.

“El primero, era la fuerte violencia que existía entre los mismos actores (deportistas, entrenadores, árbitros, dirigentes), luego la ausencia de espacios formativos (incluía implementación e indumentaria adecuada y poca participación en torneos), en tercer lugar, los pocos o nulos espacios de formación deportiva para el sexo femenino y la última, la poca proyección de talentos deportivos al Fútbol profesional”, puntualizó justamente Herman Sánchez en charla con Semilleros Deportivos.

Foto / Suministrada

Teniendo claro eso, el proceso de Ana María se inició el 12 de agosto del 2012, siendo pionera como jugadora del Club Deportivo de Fútbol Mistrató Sueños Dorados, donde sus primeros golpes con la pelota los hizo en la categoría 2004 – 2005 (7 a 8 años).

Por su entrega, pasión y amor por este deporte, Ana María se fue destacando entre sus compañeros (la mayoría hombres), donde era catalogada como una luchadora e incansable, aunque no siempre fue alegrías.

En un momento de su vida, Guzmán tuvo muestras de discriminación por el sexo por parte de algunos compañeros que le decían que por ser mujer, no podía jugar Fútbol. Hecho que la llevó a replantearse muchas cosas e incluso contemplo dar un paso al costado y cambiar de disciplina.

Foto / Suministrada

“Yo en ese momento no conocía la situación, pero al momento que me di cuenta, me comprometí a tomar las medidas correspondientes frente al caso, hablando con los niños y efectuando las reflexiones correspondientes y gestionar las enseñanzas y aprendizajes. Así se hizo, meses después Ana volvió a entrenamientos y nunca más se volvió a presentar quejas sobre el tema”, precisó este formador que realizó un Técnico en Entrenamiento Deportivo con Corpasar.

Su crecimiento deportivo fue creciendo cada vez más, incluso superando a sus compañeros y todas esas ‘burlas’ iniciales, pasaron a ser de mucho ‘respeto’ y ‘admiración’ por parte de ellos.

Es así que Herman no olvida esos pequeños instantes, donde pudo aportar su granito de arena en la carrera de una deportista, que ya ha sido convocada a varios procesos de Selección Colombia sub 17.

Foto / Suministrada

“Sin duda, me deja un gran agradecimiento con la vida, con Dios y con el Fútbol, por haber tenido la fortuna de coincidir con una persona tan talentosa como Anita. Agradecimientos con todas las personas que han hecho parte del Club y de los proyectos en los que ella pudo estar”, indicó el especialista en Gerencia del Deporte de la UTP.

Y es que estando en este club, Ana disputó dos Babyfútbol (realizados por el Club Estudiantes del Otún) en los años 2015 y 2016, tuvo participación del torneo de la Liga en la categoría 2004 – 2005 en el año 2016, y además hizo parte de dos ‘Ponyfútbol Municipales’ en Mistrató, en los años 2016 y 2017.

“La participación en estos eventos deportivos, diría yo, fueron los responsables de mantener y aumentar la  motivación por practicar el Fútbol y desarrollar el talento que posee Ana”, agregó Sánchez, quien además es miembro del Grupo de Investigación de Gerencia Deportiva (GIGEDE) de la UTP.

Foto / Pablo Bohórquez / Semilleros Deportivos

Finalmente, resalta que en el caso de Guzmán, haberle inculcado valores como el respeto, la disciplina y el luchar por sus sueños, en gran parte también se los debe al acompañamiento que le brindaron y le siguen brindando hoy sus padres (Mario y Aracelly), quienes dejaron ver a su hija que en el Fútbol si existe una opción y un proyecto de vida.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *