¿Hasta cuando los escenarios en Risaralda seguirán en mal estado?

Con la candidatura a Juegos Nacionales y Paranacionales 2023 por parte del Eje Cafetero, es hora que las secretarías encargadas de cada escenario, se pongan al frente y comiencen a solucionar algunos detalles que hacen que la práctica de los deportes, sea la correcta.

Pocos escenarios en Risaralda pueden estar considerados en buen estado, como se ha visto en publicaciones anteriores, el Coliseo Menor es uno de los que urge con una renovación en cuanto al techo, ya que no es ‘menor’ el hueco que se encuentra al costado occidental y que constantemente con los aguaceros, perjudica no solo la práctica de las disciplinas, sino también las graderías donde el público asistente normalmente se hace para presenciar los espectáculos, como ocurrió con los recientes eventos deportivos de Tenis de Mesa y los de Voleibol en ambas ramas, que todos fueron de índole nacional.

Ahora otro de los focos de atención en este tema, se pone justo en el Coliseo Mayor Rafael Cuartas Gaviria, lugar donde se realizan torneos de Fútbol de Salón, Baloncesto, entre otras disciplinas. Recientemente (fin de semana anterior) se jugó allí la octava fecha de la Copa Élite de Baloncesto, organizada por el Club Raptors de Pereira, donde otro hueco, esta vez en la parte central del techo, retrasó los encuentros, esto debido a que una de las tejas, quedó al descubierto luego de uno de los aguaceros que recibió la ciudad.

Foto / Pablo Bohórquez. Una de las tejas se corrió, dejó un hueco grande y ocasionó goteras durante los partidos.

 

Foto / Pablo Bohórquez. Así se veía el suelo del Coliseo Mayor con los juegos de Baloncesto.

La organización en su afán por continuar la jornada tuvo inconvenientes, ya que el agua que caía sobre el suelo, ocasionó algunas demoras en el inicio, lo que obligó a colocar carteles viejos e inservibles sobre lo mojado, para que se pudiera continuar, y además para que los deportistas no tuvieron algún percance, pero no fue así, algunos durante los partidos, se resbalaron y cayeron al suelo, aunque sin mayores consecuencias, pero si dejando una gran advertencia.

Por ese estilo se puede nombrar los escenarios de la Villa Olímpica, lugares como las piscinas o el Coliseo de Combates, frecuentemente se ven afectados, ya que no cuentan con un mantenimiento constante y certero, que evite filtraciones o incluso inundaciones como la que tuvo hace poco este Coliseo. El mismo Skate Park que vive su lucha frente a los grafiteros, que quieren dejar su detalle en cada rampa, la misma Cancha Sintética de la Corporación (Cordep), que cuando llueve fuerte, se inunda y no maneja buen drenaje, por lo que los mismos jugadores son los que tienen que sacar el agua con los carteles de publicidad, en fin.

Foto / Pablo Bohórquez. Los organizadores del torneo, pusieron carteleras viejas para intentar secar el suelo mojado.

Foto / Carlos Marín. Cubierta del Coliseo Menor.

Se podría seguir haciendo listas de los lugares que solo dejan la duda de saber cuándo se les va a invertir realmente, como un escenario para Bádminton, uno para Bolos, la sede de la Liga de Boxeo, que ya se quedó pequeña, etc., para que estos inconvenientes no lleven consigo otros resultados, como el seguir dejando que los deportistas de acá, se vayan a otros departamentos, cansados de no encontrar lugares adecuados y con las condiciones necesarias, como ya ha ocurrido con varios.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *