Annie Gallego, la risaraldense que puso en la órbita al Rugby Subacuático

Foto / Valentina Jiménez / Semilleros Deportivos / Annie Gallego en la entrega de los premios de Acord Risaralda.

Con 24 años, esta pereirana ha logrado sueños que antes no creía posibles. Vestir el uniforme de la ‘tricolor’, jugar contra las mejores del mundo y hacer visible un deporte poco explorado en Risaralda, son solo algunas de las alegrías que Annie Gallego ha conseguido.

El agua y Annie Gallego Quintero parece que estuvieran destinados para convivir conjuntamente. Con seis años, esta pereirana ingresó a Clavados buscando aprovechar sus ratos libres.

Nueve años después, su vida tomó otro camino, decidió retirarse del sueño de ser clavadista ya que buscaba hacer cosas distintas y fue allí, cuando decidió convertirse en jugadora de Rugby Subacuático. Una disciplina que ha tenido una evolución lenta, pero satisfactoria en Risaralda.

“Después de que me salí de los Clavados, estuve un tiempo sin hacer nada y luego, Daniel Naranjo quien hoy es el Presidente del Club Leones del Mar, me invitó a jugar Rugby. Que igual no era nuevo para mí, porque los sábados y domingos lo practicábamos más por pasar el rato y a mí me gustaba para entretenerme y reirme un rato”, puntualizó la propia Annie en charla con Semilleros Deportivos.

Fotos / Suministradas

Fue así, como el mismo Daniel le comentó sobre el proyecto que quería formar en el departamento, donde la idea era crear un equipo femenino y que le gustaría que hiciera parte de ese proceso, a lo que Gallego no dudó y con un sí, inició esta nueva aventura en el 2011.

Sin dudar afirma que llegar a esta disciplina fue su mejor elección y por eso, agrega que hoy por hoy “el Rugby significa todo: es un estilo de vida, es lo que yo respiro. Hoy, no podría vivir solo de trabajar, porque ahora tengo también una vida profesional fuera del agua, por eso luego de mis jornadas me iba (antes de la Pandemia) a la piscina a hacer Rugby, porque es lo que me complementa”, precisó la jugadora que ha pasado por tres procesos con la Selección Colombia.

Foto / Suministrada

Al hablar de la ‘evolución’ o más bien, del cambio que ha tenido el Rugby Subacuático en el país y en la región, Annie tiene claro que en un principio fue demasiado lento y que por eso, apenas hace poco tiempo se volvió visible en el país a pesar de existir hace mucho tiempo.

Resalta que del 2011 al 2015, el proceso con su club Leones del Mar fue intermitente y que eso la llevó a buscar espacios en los hombres, en equipos de ascenso o en equipos mixtos, para no perder ritmo y nivel.

“Ese tiempo no diría que fue perdido, por lo que aprendí muchas cosas. Pero en otros países los primeros dos o tres años son vitales, porque es donde coges bases, coges agua, te vuelves un jugador más técnico, por eso yo diría que mis primeros años fueron netamente individuales”, agregó.

Gracias a su esfuerzo, talento y dedicación por sacar adelante sus convicciones, ha logrado integrar procesos tanto en Selecciones Risaralda como en Selecciones Colombia (Juvenil y Mayores), demostrando el potencial que la ha distinguido siempre.

Quienes la conocen y viven el día a día con ella, como Oriana Ospina, compañera de equipo en Leones, no dudan en hablar maravillas de Gallego Quintero: “Annie es una de las líderes más importantes que ha tenido y tiene el equipo. Es una deportista con una calidad humana increíble, que nos ha enseñado mucho y que cuenta con un ímpetu inquebrantable. Es líder adentro y afuera del agua, es nuestra jugadora ‘10’ la que arma una jugada y luego puede atajar un penal”, indicó en diálogo con Semilleros Deportivos.

Fotos / Suministradas / Annie Gallego con su club Leones del Mar y con Selecciones Colombia.

Su potencial no ha pasado desapercibido en las convocatorias nacionales para afrontar retos internacionales, ya que en tres ocasiones ha sido citada para integrar la Selección Colombia (dos en Juvenil y una en Mayores).

La primera se dio en 2015, con la categoría Juvenil que iba para Lönsboda, Suecia a disputar el Abierto Nórdico y allí, llegó el primer título como campeona. Luego, fue en 2016 en Sandefjord, Noruega (también con la Juvenil), además fue la capitana del combinado patrio en el Abierto Europeo Juvenil, donde también gritaron campeonas.

El último y tal vez el de mayor importancia, fue en el 2019 en Graz, Austria, donde puso su nombre en el equipo Mayor (Élite), disputó la World Championship (colgándose la medalla de bronce) y el Mundial de Rugby Subacuático.

Foto / Suministrada

Experiencias que como la misma protagonista califica “son de otro nivel, porque a diferencia de muchas ligas y clubes, nosotros en Rugby no contamos con un apoyo adecuado o acorde no solo en lo económico, sino también en nutricionistas, fisioterapeutas, metodólogos deportivos, etc.”, indicó

Pero más allá de eso, resalta que “nosotros con el hecho de conseguir por ejemplo ocho millones de pesos a punta de rifas, vendiendo cosas, o gestionar patrocinios propios por redes, hace que cuando uno ya esté al otro lado con la bandera, cantando el himno y recibiendo una medalla, eso valga mil veces más. Significa como esa recompensa del esfuerzo no solo de entrenar, sino de saber todo lo que se tuvo que hacer para lograrlo y por eso sabe literalmente a gloria”, añadió la deportista que se desempeña como delantera centro o portera.

Fotos / Suministradas

Todo eso, la ha llevado a tener un crecimiento muy grande a nivel personal, como jugadora y sobre todo como persona y a plantearse proyectos a corto, mediano y largo plazo como ella misma los resume.

“A corto plazo, sueño con ganar la Final Nacional con mi equipo de Leones de Mar. A mediano, lograr ganar tres finales consecutivas para poder clasificar al Mundial de Clubes en Berlín, Alemania. Y a largo plazo, presentarme nuevamente a la Selección de Mayores para el mundial del 2023, ojalá con varias jugadoras de Risaralda que también logren su cupo en la selección”.

Ir en busca de mejorar, siempre está en la cabeza de Annie, quien a pesar de desempeñarse como delantera centro y portera, ahora busca fortalecerse como defensa; donde entrena con mayor intensidad el tema de la velocidad en las transiciones, para llegar a ser considerada como un ‘comodín’, es decir, una jugadora que pueda estar en cualquier posición del campo sin problemas.

Se destaca por ser tranquila en cualquier circunstancia, muy completa técnicamente, ser fuerte en la espalda, en los brazos y tener buena motricidad acuática, cosas que la llevan a tener poco desequilibrio en sus participaciones.

Al igual que muchos deportistas, el tema actual con la Pandemia Mundial no es ajeno para ella y sus compañeras de equipo; quienes vienen realizando sesiones diarias de entrenamiento físico virtual, con el acompañamiento de Edomii, que es un gimnasio virtual de una de las compañeras del equipo, donde se reúnen todos los días a las 5:00 p.m., para entrenar.

De igual forma, ven vídeos de partidos, entrenamientos y jugadas, porque lo relacionado con la piscina no se puede realizar en estos momentos.

Al igual que muchos deportistas, Annie también combina su desempeño deportivo con su profesión. Pues actualmente es diseñadora industrial, graduada de la Universidad Católica de Pereira y donde despliega todo su talento en la empresa ‘Muebles Tugó’.

“Es una empresa colombiana, acá en el Eje Cafetero está ubicada en el Centro comercial Parque Arboleda, donde tengo el cargo de Coordinadora de Diseño y Ventas. Disfruto mucho de mi profesión, me gusta todo lo que tiene que ver con diseñar y ahora combino mis dos pasiones” concluyó.

Fotos / Suministradas

Finalmente, la deportista risaraldense agregó que en Colombia el nivel de este deporte es altísimo y por eso el país es considerado como una potencia mundial.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *