«…El fútbol es mi pasión, por eso me lo juego como si fuera una final…» Kelly Quiceno

Foto / Pablo Bohórquez

«…El fútbol es mi pasiónpor eso me lo juego como si fuera una final…» Kelly Quiceno

Es una de esas jugadoras que, por su entrega y su temperamento dentro del campo de juego, la quisiera tener cualquier equipo de Colombia. Aunque se ha desempeñado en varias posiciones (Volante de contención, Defensa Central, Lateral, Carrilera), ella tiene claro que ser defensa Central es la que más le gusta. Actualmente y por una lesión de su compañera Yuli Cárdenas, fue designada no solo por su DT sino por sus mismas compañeras, como la Capitana del equipo, cosa que la motiva mucho más.

Foto / Pablo Bohórquez

Por: Pablo Bohórquez

Nació en Envigado y como buena paisa, a Kelly Quiceno no le queda nada grande, por el contrario, pese a ser pequeña en estatura, es grande cuando de jugar y liderar un equipo se trata, aunque fue rechazada en algunas oportunidades porque no le sabía pegar bien al balón, ella nunca desistió por convertir uno de sus sueños en realidad, ser futbolista profesional. Hoy, ese sueño ya es una realidad gracias al Deportivo Pereira, quienes confiaron en ella, para integrar el plantel con el que ahora participan en la naciente Liga Profesional Femenina.

El grupo periodístico de Semilleros Deportivos, tuvo la oportunidad de hablar con ella de diversos temas, donde se resalta el comienzo de su carrera gracias a su hermano, susmayores sueños, su motivación al ser una de las que lleva la bandera del liderazgo del equipo, de donde viene su apodo o el ser también parte de las llamadas ‘recocheras’ del plantel, entre otras cosas.

Cuéntenos un poco ¿Cómo ha sido su trayectoria? ¿Cómo empezó en el fútbol?

El interés en el fútbol fue desde muy pequeña, mi mamá dice que desde que tenía 5 años me mantenía en una cancha, pero la verdad no me acuerdo bien de eso, pero todo empezó porque mi hermano estaba jugando en un equipo de Envigado que se llamaba Efisá, yo lo acompañaba mucho junto a mí papá para los partidos de él, le dije mucho que me colaborara con entrar y que yo pudiera aprender a jugar, luego fui y me presenté en un equipo y como toda niña de 10 años que no es capaz de patear bien, no me aceptaron, que porque el fútbol no era lo mío. Yo seguí insistiendo y dándole, hasta que me metí a una escuelita que se llamaba Liga Antioqueña, que incluso me tocaba pagar una mensualidad, me tocaba comprar el uniforme y ahí me fue bien, luego llegó un profesor  me dijo que él había visto un equipo de mujeres y que me quería llevar para allá, fui y el profesor de allá quedó encantado conmigo, porque le pegaba duro al balón y corría muy rápido, ahí estuve desde los 13 años hasta que cumplí los 18, porque después me fui a jugar a un club que se llamaba Molino Viejo, jugué en ese club y luego me vine a presentar en el Deportivo Pereira y quedé elegida y acá estamos.

¿Cómo aprendió a pegarle tan duro al balón?

Primero, como toda jugadora o jugador, yo aprendí a jugar en la calle y segundo, en Envigado me mantenía en una cancha jugando con mi hermano, empecé a jugar mucho un juego muy conocido que se llamaba ‘Arco a Arco’, que es patear de un arco al otro y de ahí es de donde viene la pegada duro al balón.

Foto / Nicolás Arbeláez Castro

¿Es zurda o diestra? Porque vemos que a veces usas las dos

La verdad uso las dos, pero manejo más que todo la derecha, la verdad casi nadie patea bien con el pie que no suele usar, en mi caso la izquierda, igual tampoco voy a decir que soy experta en usar mejor la izquierda que la derecha, porque obviamente es mentira, pero si trato de coger mucho el balón con la izquierda, así el balón se me caiga al piso o yo me tropiece o lo que sea, pero seguir intentando para mejorarla, todo es de práctica.

Foto / Pablo Bohórquez

¿Qué siente cuándo entra a la cancha y juega los partidos?

El fútbol es mi pasión, es todo, es lo que yo quiero para mi vida, por eso cada partido me lo juego como si fuera una final, por eso corro, meto, lucho, todo, a mí me duele mucho cuando me equivoco, me reprocho yo misma y trato de mejorarlo, yo siento mucha alegría, a mí se me olvida todo, si hay algo de la vida que me está preocupando en ese momento, me juego un partido y se me pasa la preocupación, me despeja la mente totalmente.

Foto / Nicolás Arbeláez Castro

¿Cuáles son esos sueños que tiene con el fútbol?

En el fútbol, primero es ir por escalones, por eso el sueño más grande que tengo, es poder jugar en el exterior, pero antes de eso mi otro sueño es poder jugar en la Selección Colombia.

Y ahora que está en el Deportivo Pereira ¿Cree que puede tener esa posibilidad más cercana? 

Si claro que sí, yo tengo mucha fe en mí misma, sé que estoy haciendo bien las cosas y que muchas de las personas lo están viendo, hasta el momento he recibido muy buenos comentarios de lo que ven en mí y en mi juego en el Deportivo Pereira, aunque también sé que cuando estaba en el club Molino Viejo, ya me estaban observando de selecciones, porque incluso estuve en una pretemporada con la Selección pero no pude pasar, igual ya me conocen, entonces pienso que puede que en algún momento me miren y me llamen.

Foto / Pablo Bohórquez

En el campo de juego, es una de las que más habla, más grita, es de las que ejerce mucho liderazgo en el grupo ¿cómo maneja el tema?

Lo que pasa es que yo siempre me he metido que soy muy perfeccionista en el campo, yo sé manejar cualquier posición de la que me pongan, incluso yo empecé a jugar siempre fue de carrilera o  de extrema, siempre era corriendo por las bandas, pero yo he jugado de Central y ustedes (medios y público) lo han visto, he jugado de lateral, de volante de contención o cinco (5), mejor dicho he estado en varias posiciones, pero como soy tan perfeccionista y sé de todas las posiciones, tengo el atrevimiento de corregir a mis compañeras cuando de pronto lo hacen mal, de pronto como ellas ven que yo tengo ese conocimiento, por eso tal vez puedo ser esa líder que necesita un equipo.

¿Por qué el DT la nombró capitana cuando de pronto Yuli no pudo?

Sí, él (David Cabildo) ha visto muchas de las condiciones que tengo, por eso me dio la capitanía, aunque primero la capitana (Yuli Cárdenas) volvía de una lesión y no podía estar de titular, segundo, porque la segunda con más liderazgo dentro del grupo soy yo y por eso tal vez fue que me la dio.

Foto / Pablo Bohórquez

Cuando falló el penalti en la primera fecha contra Quindío ¿Qué sensación tuvo? ¿En qué pensó?

Yo siempre lo he dicho, yo nunca me he tenido como esa confianza para cobrar los penaltis, pero sí por ejemplo, para cobrar un tiro libre o algo así, con los penales no sé cuál será el miedo, pero no he podido cobrarlos bien, a pesar que en ocasiones si los he anotado, pero porque me ha tocado patearlos. Ya con ese penalti errado, ese día precisamente estaba cumpliendo años mi papá y si o si, quería hacer un gol, vi la oportunidad en el penal y desafortunadamente no se dio.

Hablando ya de otros temas ¿Por qué le dicen Susa?

Eso fue una historia muy charra, estábamos en un entrenamiento, acabando de entrar con Molino Viejo y nosotras ahí sentadas, cuando una compañera me dijo que por mis cejas, me parecía a Suso el Paspi, pero es por eso, por las cejas, ya luego todas empezaron a decirme Susa.

Pero ¿Le molesta?

No, para nada, incluso donde usted quiera que vaya, le dicen que conocen a la Susa, pero porque mucha gente ni siquiera sabe mi nombre, sino que me conocen así.

Foto / Nicolás Arbeláez Castro

De todas las posiciones en las que ha jugado ¿En cuál le gusta más?

En la que me siento mejor que puedo rendir más, es en la de Defensa Central, es la que más me gusta, me parece que ahí uno debe tener mucho sacrificio y a mí me gusta mucho exigirme, aparte porque se ve muy lindo cuando uno hace un cierre o cuando uno le quita el balón al rival, además que me entiendo mejor como central que como volante de contención.

Finalmente, nos contaron que Ud. es de las que maneja también liderazgo en la parte de la recocha, fuera del campo de juego o en los entrenamientos ¿Es verdad eso o no?

Si, la verdad siempre me he caracterizado por ser una persona muy alegre, no me gusta estar callada, al contrario, hablo por todo, mejor dicho me tienen que tapar la boca para no seguir hablando (risas), esa es la esencia mía, reírme por todo y recochar para que todo el mundo se ría, eso sí, con mucha seriedad cuando se debe.

Foto / Pablo Bohórquez

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *