Eyda Maturana, la ‘luz’ para el arbitraje profesional femenino en Risaralda

Foto / Cortesía Orlando Salazar

Tan solo tres años después de ingresar a sus primeros cursos como jueza, Eyda Luz Maturana marcará la historia del arbitraje risaraldense en el mundo profesional, luego de ser elegida tras la pretemporada, como una de las que oficiará durante el torneo profesional femenino.

A sus 27 años, Eyda Luz Maturana Maturana forja su propio camino en el mundo del arbitraje. Oriunda de Risaralda, el balón llegó a su vida primero como jugadora, siendo una delantera talentosa, con gol e integrando elencos como Atlético Dosquebradas o la Selección Dosquebradas.

Recuerda como si hubiese sido ayer, el día que por una invitación, la vida le enseñaría un nuevo camino.

“Yo siempre jugué Fútbol, me encontraba en un torneo y al final de un partido uno de los árbitros le dijo a quién nos dirigía, para que nos invitara a un entrenamiento de jueces. Llamó a varias compañeras incluyéndome y nos comprometió delante de él y pues yo dije que sí, pero solo por no quedar mal”, puntualizó Eyda en charla con Semilleros Deportivos.

Foto / Cortesía Orlando Salazar

Hoy, ya son tres años en los que el arbitraje ha sido su pilar fundamental en la vida, por eso no duda en afirmar que “me iba gustando el tema y ahora es un estilo de vida, hace parte de mi diario vivir”, añadió.

Tuvo la oportunidad de participar en un seminario que se hizo por parte de la Academia de Árbitros de Risaralda y un curso, que finalizaron con la pretemporada que realizó en febrero de este año.

Su rendimiento llamó la atención de la Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor, quienes enviaron una carta con buenas noticias, donde la designaban como una de las elegidas para llevar las riendas en los partidos de la Liga Profesional Femenina.

“Me tomó por sorpresa, porque la circular le llegó al profesor y él fue quien me hizo saber en una clase que había sido seleccionada, ahora es disfrutar porque las expectativas son muchas en realidad. La idea es desempeñarme bien e intentar ser una de las mejores del país”, precisó la mujer que divide su tiempo compartiendo con su hijo Johan Andrés de 9 años.

Foto / Cortesía Orlando Salazar

Y es que no ha sido fácil distribuir sus espacios entre el deporte y su familia “ha sido complicado, porque hay días en los cuales quieres asistir a una actividad con él, pero queda uno impedido por el tema de las designaciones”.

Así pues, es consiente que sus sueños poco a poco se irán cumpliendo, donde a corto plazo, quiere hacer un buen debut y que cumpla con las expectativas, a mediano plazo establecerse como una de las mejores y a largo plazo, tener una escarapela FIFA.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *