El deporte debe tener más peso en época de campaña electoral

Foto / Campaña Carlos Maya

Muy poco se ha hablado en los escenarios de debate sobre el deporte. Los candidatos están invitados a conocer la verdadera importancia de este. 

Son pocos los espacios donde el sector deporte es abordado con el interés y el respeto que merece. Entre los candidatos hay quienes entienden su importancia, pero pocos han estimado proyectar al Eje Cafetero como una gran apuesta deportiva para el país.

A lo largo del camino, Semilleros Deportivos como medio de comunicación especializado en deportes, ha buscado comprender las falencias que este tiene. A su vez las necesidades e interpretar el paso a paso que siguen los deportistas desde la base formativa, hasta el alto rendimiento.

En ese mismo camino ha experimentado que la actividad física y la recreación, generan oportunidades de interacción comunitaria, pero además promueven los hábitos de vida saludable entre los ciudadanos, lo que mejora su calidad de vida.

Esencia del sector

El sector deporte, como el deporte en esencia, se convierte desde todos los ángulos, en una herramienta fundamental en las sociedades. Aunque este artículo no invita a poner en discusión la importancia del deporte, invita a que los foros y debates donde se hable de planes de gobierno, el deporte sea abordado con la complejidad que amerita.

Hasta la fecha, se ha evidenciado una completa despreocupación por algunos candidatos respecto a la apropiación que deberían tener con este sector. Pese a que como otros, sostiene necesidades que deben ser percibidas desde las esferas político – administrativas de la región. Hablando específicamente de Caldas, Quindío y Risaralda.

Es necesario que el deporte deje de ser la cenicienta. Ese puñado de atletas a los que se busca solo para la foto, pero cuando realmente necesitan un apoyo, los acompañamientos cambian de manera rotunda, desprotegiendo procesos, mostrando lo crudo de la función pública.

Se convoca a los actores del deporte a promover un espacio de inclusión, para que a través de un debate, sus intereses se vean representados y los candidatos escuchen de manera atenta la formulación de preguntas aterrizadas a sus realidades. También, para analizar el nivel de compresión que tienen del sector. Se trabaja por un sector en la medida que se comprende su importancia, sin demagogia.

Espacios idóneos de discusión

El espacio de debate debe privarse de tener sellos políticos, gremiales y de intereses particulares. Pues el sector puede representarse a sí mismo porque cuenta con los mecanismos y los canales necesarios para hacerlo. No es proyectar el espacio para darle vitrina a los medios masivos de comunicación, a las universidades u agremiaciones. Si en un claustro universitario se propende por generar el diálogo, que sea de manera desinteresada, haciendo correlación como actor del deporte en la región, porque la academia también hace parte del deporte.

El sector no puede ser el convivado de piedra en épocas de campaña, el caballito de batalla de algunos candidatos para recibir votos sin siquiera comprender los alcances del mismo. Cada deportista es un líder comunitario y cada entrenador un gestor social. Los ciudadanos que con frecuencia realizan actividad física, son ejemplos a seguir, esto hay que ponderarlo.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.