Diego Riascos, un deportista versátil y de altura en la región

Foto / Pablo Bohórquez

Con 26 años, el vallecaucano hará parte del equipo Raptors Caney Club Deportivo Profesional, que saldrá a competencia a la Copa Nacional de Baloncesto 2019. El atleta tiene una vida donde sus deseos giran en torno al deporte. 

El nacido en Cerrito, Valle encontró en la práctica del deporte un estilo de vida, es por eso que desde niño se ha dedicado a explorar cuanta disciplina ha conocido; sin embargo han sido dos las que han marcado su camino, el Balonmano y el Baloncesto, estas dos maneras de convivir en la cancha le han entregado a Diego Fernando Riascos Cárdenas disciplina, compromiso, entrega y sobre todo mucho amor.

«En el deporte realmente encuentro todo, el lugar donde hacer catarsis, donde despejar mi mente, donde desarrollar mi competencia y donde sentirme íntegro como persona. Encuentro en el deporte la fuente para desarrollar una sociedad mejor, creo que es una magnífica fuente para el desempeño de las habilidades condicionales, las capacidades generales; pero también es el lugar donde se hacen personas, se desarrolla la tolerancia a la frustración, se aprende a convivir con los pares, se compite sanamente, se aprende a ganar y perder, realmente eso es la vida, el día a día nos lleva e eso», expresó.

Foto / Suministrada

Y si de amor se habla, su novia Sara fue la que motivó su desplazamiento desde el Valle del Cauca hacia el departamento cafetero, esas visitas llevaron a que el deportista se interesara por el Baloncesto, pues Sara trabaja en el juzgamiento de este deporte en Pereira. Después de tantos viajes y visitas, tomó la decisión de estar en la región para probar suerte en el Baloncesto, un deporte que ya había conocido haciendo parte de la liga de su departamento. En Risaralda «Empezó con el Baloncesto, y obviamente él tiene el biotipo, es un atleta, se le facilitan todos los deportes, él ya había tenido fundamentación en este deporte, solo que como la Selección Colombia de Balonmano lo llamó primero, se encarriló por el Balonmano», añadió Nasser Amaya, entrenador y quien ha seguido su proceso de cerca desde que está en Risaralda.

En ese mundo entre el Baloncesto y el Balonmano, una combinación se ha sabido mantener el Licenciado en Educación Física y Deportes de la Universidad del Valle. Joven que además ha sido figura en el Balonmano nacional, ya que ha representado al país en eventos internacionales. Y sin alardear de su talla, de la condición física que lo tiene hoy disfrutando del Baloncesto, ahora está cerca de llegar a la arena profesional con el quinteto de Risaralda.

Foto / Carlos Marín

Sus mejores momentos con el deporte los ha disfrutado en el Balonmano, haciendo parte de la Liga del Valle y representando los colores de Colombia, en eventos del ciclo olímpico, como él mismo lo reseña: «En Balonmano hice carrera deportiva en la Liga del Valle, luego hice parte de la Selección Colombia, en ella he hecho una carrera importante, Juegos Bolivarianos, Juegos Suramericanos y Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Mundiales y así he estado en diferentes competiciones a nivel internacional».

Foto / Suministrada

Los saltos, la agilidad y la técnica hacen parte del diario vivir de Diego; luego su preocupación por la preparación académica también es un valor que se le puede resaltar. En la actualidad es estudiante de Derecho de la Fundación Universitaria Autónoma de las América, organismo que lo becó por su proyección deportiva.

«Un profesional íntegro, ético, Diego es de los atletas más profesionales que he tenido la oportunidad de dirigir. No tengo quejas del hombre… Diego actualmente está en el Comité Olímpico como asistente del seleccionado nacional categoría Mayores de Balonmano y hace parte de ese cuerpo técnico…» complementó su entrenador  Amaya.

Más allá de sus cualidades deportivas Riascos es reconocido por su inteligencia, un joven con anhelos, sueños y deseos por cumplir alrededor del deporte y María Lucero Cárdenas (madre), José Guzmán Riascos (padre) e Isabela Barrios Riascos (sobrina) quienes son, «Mis motivaciones intrínsecas, la razón del ser, mi familia, mi mamá, siempre estoy pensando en un futuro mejor para toda mi familia y el propio. Me inspira mi sobrina, la persona quien amo en la vida y esta nueva iniciativa del Club Raptors Caney, creo que es lo que necesita el Baloncesto del departamento, una iniciativa fresca, incluyente, que abre las puertas a todo el mundo, que nos permite competir sanamente…», concluyó Riascos Cárdenas.

Foto / Pablo Bohórquez

En la actualidad es preparador físico, jugador del Club de Baloncesto Caney y presta sus servicios como seleccionador de Risaralda en el Balonmano, actividades que compagina con sus estudios de Derecho.

Es así como Diego Fernando Riascos Cárdenas, de 1.96 de estatura disfruta la vida, gozándose el deporte y enseñando a otros todo lo que su trayectoria le ha permitido experimentar.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *