Deportivo Pereira: Panorama que asusta

Foto/ Dimayor

Después de casi un año y cinco meses el estadio Hernán Ramírez Villegas volvió a abrir unas cuantas puertas para que personal ajeno a los protagonistas del fútbol presenciara un juego oficial del Deportivo Pereira. De un lado, un grupo de periodistas que con entusiasmo volvía al cubrimiento periodístico in suti y del otro, los invitados especiales que con ilusión regresaban al Hernán para alentar de cerca al equipo matecaña.

El marco era perfecto: un escenario impecable, una logística bien montada como parte de una prueba piloto y una cancha en óptimas condiciones. ¿Qué podía salir mal? sobre el papel nada, incluso la lluvia amenazante antes del juego se fue una vez rodó la pelota. Ahora, en la práctica, lo único que no podía fallar, falló: Deportivo Pereira.

El entusiasmo de unos y la ilusión de otros rápidamente se transformó en preocupación por cuenta del pobre fútbol desplegado por el equipo dirigido por Alexis Márquez. Fue así como el sueño del regreso al Hernán Ramírez, terminó en una pesadilla pasada por agua, porque hasta la lluvia volvió al campo de La Villa ante la pálida presentación matecaña.

Del partido y Deportivo Pereira

Si en la noche del regreso del fútbol a Pereira hubo un amo y dueño fue Alianza Petrolera. El equipo visitante se impuso con un fútbol agresivo y de talento, con una gran disposición táctica y una capacidad técnica individual con la que superó posición por posición a Deportivo Pereira. Los visitantes parecían los locales: Controlaron el juego, fueron los dueños de la pelota y generaron (a placer) las mejores opciones de ataque. De hecho el 2-0 final perfectamente pudo ser un 3-0 o 4-0 de no ser por los palos o la destacada actuación del arquero Harlen Castillo.

Lea además: En la Perla del Otún, el aurinegro sorprendió al Pereira 

Foto/ Dimayor

Grave panorama

Lo anterior constituye un grave panorama, no sólo por el sorpresivo bajo nivel mostrado por el equipo, sino por lo que tiene en juego, el tan temido descenso. No en vano, jugadas dos fechas de las 20 que componen el actual calendario, el equipo se ubica en la última posición de la tabla del promedio.

Ese equipo desprolijo que se vio ante Petrolera fue el mismo equipo desorientado que afrontó el primer tiempo ante el Tolima en Ibagué y el mismo que sufrió el semestre pasado hasta antes de las cinco fechas finales. La evolución que el Pereira necesita para salvar la categoría aún no se ve, y por el contrario, está viviendo una preocupante involución.

¿Y cuáles son las expectativas de cambio? Todas, si se tiene en cuenta que el campeonato apenas comienza, y a la vez ninguna, si enumeramos las dificultades propias de un equipo con muchas limitantes, tales como la falta de gol, la carencia de ideas en la mitad del campo, la falta de variantes de ataque y orden defensivo; eso sin contar que la nómina es corta, sin refuerzos, con bajos niveles individuales en la mayoría de sus futbolistas, incluyendo quienes llegaron desde el semestre pasado y algunos evidentes problemas físicos con jugadores que a simple vista se ven pasados de peso.

Un panorama que realmente asusta.

En conclusión, no hay que hacer un gran esfuerzo para determinar que este Deportivo Pereira tendrá que mejorar, y mucho, si realmente quiere estar en posición de intentar competir por salvar la categoría.

“Unidos somos más. Más deportes más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *