Colombia amanece en un panorama de optimismo

Colombia amanece en un panorama de optimismo

Tras la consulta anticorrupción, sin duda son más los argumentos que las frustraciones para continuar construyendo el país que queremos.

Las construcciones colectivas tardan, no una, ni dos generaciones. Los cambios de época en la historia de la humanidad han contado con transiciones largas y duraderas. El camino de la paz, la igualdad, la equidad y la dignidad misma de la condición humana, no son la excepción.

Este medio de comunicación, declara la continuidad en su misión impostergable de ver en el deporte un camino de esperanza y realidad para las presentes y futuras generaciones.

Son los niños, niñas y adolescentes nuestra mejor inversión. Y mostrarles el camino del deporte, también es una alternativa política igualmente válida y necesaria. Ello lo demuestran los innumerables casos de éxito que día a día avivan el sentimiento de patria y los alcances que como sociedad podemos lograr, reflejados especialmente en las gestas de nuestros deportistas.

Que el deporte sea el espejo para llegar a la realidad soñada. La paz, la democracia y la búsqueda por la justicia se avivan en la competencia deportiva, cuando su práctica parte de reconocer a los otros como sujetos válidos y especialmente dignos en su condición humana. Desde allí nace el respeto, el rigor, la disciplina y el amor por lo que se hace, porque es en la acción que el ser humano se constituye y en la reflexión desde donde parte su posible transformación.

La ligas deportivas, los clubes y escuelas de formación deportiva; las familias, al igual que el periodismo deportivo, la empresa privada y las autoridades del sector, tienen una responsabilidad inmensa, que nos convoca constantemente a entrar en ese diálogo de la construcción social y política soñada.

Así que el proceso de consulta anticorrupción como mecanismo de participación ciudadana, solo debe llenarnos de aliento y convicción para continuar, al convertirse en el mecanismo más votado en la historia de Colombia y el que hoy refleja a una gran número de colombianos sobre los sueños y realidades que queremos construir.

Que el optimismo invada nuestras acciones, y que la esperanza se alimente desde nuestras relaciones; ojalá menos tensas, más colectivas y por supuesto trazadas para el bienestar de las nuevas generaciones; estos serán los aspectos claves para lograr el desarrollo humano que merecemos, y allí, el deporte en todas sus expresiones y disciplinas, es realmente importante y estratégico.

Entre optimistas no hay lugar para el remordimiento; el hubiera no existe y el presente es una construcción colectiva que demanda la unión de todos.

“Unidos somos más. Más deporte, más nación”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *