Bohórquez, el quindiano que superó el cáncer para nadar hasta la gloria

Bohórquez, el quindiano que superó el cáncer para nadar hasta la gloria

Foto / Suministrada

Con un león tatuado en su hombro derecho, y otros trazos de tintas en su cuerpo, este hombre de 37 años se prepara para afrontar una nueva competencia, se trata del Mundial de Natación en Budapest, Hungría, donde participan más de 6000 atletas de la órbita.

Por: Carlos A. Marín

Leonardo Bohórquez no es menos que ese león feróz que tiene en su hombro derecho, cuando salta al agua quiere llegar primero; sin embargo para llegar en esa ubicación en decenas de competencias no solo ha tenido que sortear con sus rivales, también con la vida y sus circunstancias.

Es nadador apasionado desde los seis años, ya ajusta tres décadas en las piscinas, lugar donde se encuentra consigo, con la capacidad mental del ser, que según dice, ayuda a afrontar cualquier dificultad.

Es que el quindiano ya lo tuvo que vivir, la primera vez fue en 2007 cuando por problemas de salud y trabajo se retiró de la alta competencia. En aquél momento empezó a entender las complicaciones en su cuerpo, pero lo superó con la ayuda de sus padres Luis Fernando Bohórquez y Lucero Martínez, quienes lo apoyaron cuando debió trasladarse a Bogotá para buscar una solución al problema.

Foto / Suministrada

Este hombre, quien además es Ingeniero Civil, tuvo la valentía de intentar regresar en el 2014 después de un largo tiempo sin estar en competencia; pero fue ahí donde la prueba se agudizó. “Recuerdo que estuve mal desde finales del 2014 hasta finales de 2015, fue casi un año viviendo un proceso”, comentó.

El soporte para superar el cáncer de estómago descubierto, fue nuevamente su familia de quien se aferró, sus dos hijos Juan Gregorio y Jerónimo han sido la motivación, el impulso que encuentra con un ¡vamos, vamos! que nada desde la mente hasta su corazón. “También me ayudó el entrenamiento que había tenido en algún momento, pero uno siempre siente una crisis dura, el estar en buena condición física y después verse así”, dijo.

Foto / Suministrada

Finalmente entendió que la fórmula para superar la enfermedad estaba en los suyos, la mente y las piscinas, elementos necesarios para  emprender la carrera por estabilizarse después de la recaída en 2015. “Conseguir un trabajo psicológico fuerte, y siempre ver el deporte un escape, una salida a lo que estaba viviendo”.

Fue así como para 2016 logró el objetivo de  volver en plenas condiciones a su encanto, nadar. Bóhorquez además de vencer el cáncer, se ha impuesto en diferentes competencias, lo que habla no solo de su capacidad física, sino mental. “Estoy seguro que si no hubiera querido, no lo hubiera logrado”, hizo referencia a su gesta más importante, que paradójicamente ocurrió fuera de una piscina.

Foto / Suministrada

En la actualidad es el mejor máster que tiene Colombia, eso lo sustenta en los 50 metros y los 100 metros donde se impone con facilidad. Tiene récord absoluto y por categorías, medallas no le faltan a Bohórquez, que durante sus años más grises se ha atrevido a conquistar y nacionales y panamericanos.

Sobre el final no se olvida de dar las gracias: “A Dios le doy las gracias, a mi entrenador Diego Arias, a mi nuevo entrenador, a mis padres y familia, a la gente de la Universidad del Quindío y el Centro de Extensión, a Indeportes Quindío” concluyó.

Leonardo Bohórquez viajará a Barcelona el seis de agosto, para estar el nueve en Budapest, entrenar en aguas abiertas, acomodarse al clima y el horario, para el 15  salir como un león a buscar la gloria, que quizá ya la vivió, o tal vez está por llegar.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.