Ni Barcelona, ni Real Madrid, el talento está en el Quindío ¡Ojo al periodismo regional!

Carlos Marín / Periodista Deportivo

Admirar el fútbol internacional por los canones de organización que entrega es sin duda una realidad que la prensa latinoamericana vive, es necesario; sin embargo mirar a las localidades es una tarea que compete y ayuda al desarrollo deportivo de las regiones. 

No es un secreto de pasillo que la realidad que a traviesa este departamento con el fútbol aficionado y el Deportes Quindío, ha impedido que el talento local tenga la posibilidad de explorarse más. Jugadores que terminan perdiéndose en torneos de barrio, que tienen que acudir a los Juegos Ascún, para poder lucir su fútbol, o en el peor de los casos salir a competencias de otros departamentos para disfrutar del deporte.

Cada vez que un periodista le suma una línea a una producción informativa sobre el Barcelona, París Saint Germain, Real Madrid, le está restando una línea al relato de los quindianos que sueñan con llegar al profesionalismo. Esta afirmación tendrá  varios aspectos a analizar:

Difiero del concepto que invita a que como habitantes del Eje Cafetero, tenemos que consumir exclusivamente productos de esta zona del país, incluyendo la información; esto en cuanto no existe una exposición necesaria de lo que se produce en el lugar, tampoco un sentido de pertenencia por parte de las instituciones que lo intentan, donde claramente no se evidencian procesos sólidos, encaminados al progreso. De ahí que el ciudadano latinoamericano quiera echar su mirada al primer mundo, parece que allí sí son organizados y saben cómo venderse.

Foto / Pablo Bohórquez. Selección Quindío Prejuvenil.

El ciudadano tiene la potestad de consumir lo que quiere en un mundo globalizado, donde se les permite a los consumidores encontrar un producto de calidad en Estados Unidos y hacerlo llegar por Amazon al cualquier rincón del continente, esto en lugar de buscarlo en la tienda de la esquina, donde el compadre que con mano de obra local, no ha sabido cómo negociarlo entre sus cercanos. Pasa por un asunto de cualificación, lo que con regularidad se encuentra en el primer mundo.

En el deporte sucede lo mismo, los deportistas quieren migran en su condición natural para encontrar un mejor futuro, poder vivir otras realidades de consumo. Los dirigentes se abrigan bajo la premisa que en el primer mundo hay más recursos y así refugiarse en prácticas asistencialistas. Y  hasta los periodistas quieren cubrir Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich, porque en ellos encuentran lo que la región no tiene. Esto por supuesto, amparados por el ejercicio de indagar en el día a día y la responsabilidad que ello suscita. ¿Qué tal un periodista deportivo que no sepa del Real Madrid?

Luego, si bien debe existir esa libertad, también es necesario que exista una responsabilidad con lo que se cultiva en casa. Los procesos no se consolidarán si no se muestra que no están consolidados. Las ligas que no cumplen con su objeto social no cumplirán, si no se muestra que no cumplen. ¿Qué tal un periodista deportivo quindiano que no sepa de la Selección Quindío?

Por supuesto que el periodista tiene que saber del Real Madrid, tiene que conocer del Barcelona; aunque no desconociendo lo que hay en su región. La importancia que le confiera a su región, explorando e indagando la misma, le permitirá encontrar grandes historias, relatos que todavía no se han contado y que no son titulares en los medios tradicionales del país.

Foto / Pablo Bohórquez

El periodismo de región está llamado en América Latina a encontrar en lugares pequeños grandes historias para contarle al mundo. El mundo conoció a Juan Camilo ‘El Cucho’ Hernández, porque la historia salió de su ciudad, permitiéndole al deportista también salir. De ahí que el periodismo tradicional, ese que escasamente mira a las regiones, luego posó su mirada en él, cuando ya estaba hecho, cuando ya el periodismo regional lo había expuesto.

El periodismo de las regiones debe entender la dinámica y revalidar la importancia que tiene, congraciarse con lo propio, y sin desconocer lo lejano, apoyar desde la producción informativa para que las masas empiecen a reconocer que desde este campo se está invitando a consumir información local; pero esto no es lo más importante, lo más importante es que los personajes locales, se conviertan en referentes inmediatos para las juventudes locales, lo que recaerá en un profundo beneficio social.

Es necesario mostrar lo nuestro, sin desconocer lo ajeno, lo ajeno servirá como referencia siempre, como punto de no partida, o como punto de llegada.  

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *