Y ahora, ¿Cómo seguir en el camino olímpico?

Foto / Imágenes del Comité Olímpico Colombiano

Dos imágenes que quedarán en lo mejor de la historia del deporte regional…, para soñar lo posible y alcanzar lo soñado.

Finalizó la representación del Eje Cafetero en los Juegos Olímpicos de la Juventud, y el balance deber ser visto de forma positiva, si se entiende que dicha representación es histórica a pesar que el evento apenas cumpla su tercera versión.

Lo hecho por Jennifer Rivera y Diego Zuluaga en Buenos Aires, es solo una muestra del talento deportivo existente en la región. Aunque sus presentaciones no alcanzaron puestos de privilegio, sus experiencias los forma y los transforma. Para ello el tiempo será testigo de narrar en un bello capítulo del deporte cafetero, como fue el camino para que estos dos deportistas reposaran sus sueños en las justas juveniles de Argentina.

Lea mas: Diego Zuluaga, el cuarto mejor luchador en los 48 kg en Argentina

Son sueños que una vez cumplidos se convierten a su vez en nuevas metas. Y no solo para el deportista en sí mismo, si no también para sus familias y especialmente para sus ligas deportivas. Ni la Lucha Olímpica, ni la Gimnasia Rítmica podrán pasar desapercibidas en la historia del deporte regional y nacional.

Con lo hecho en tierras gauchas, nuestros deportistas enriquecieron su mirada sobre las proyecciones y los alcances en cada disciplina; reconocieron las grandes exigencias que implica unas justas olímpicas y por supuesto, a su regreso estarán con la reflexión permanente de cómo seguir en el camino olímpico, para soñar lo posible y alcanzar lo soñado.

En este contexto, la región cuenta con dos jóvenes deportistas de talla mundial, a quienes se les debe agradecer, admirar y respaldar. Ellos son el referente para las presentes generaciones y también las venideras. Son la inspiración, y también la apuesta.

Foto/Suministrada. Jennifer Rivera (Gimnasia Rítmica), Jordania Corrales (Entrenadora – Gimnasia Rítmica), Diego Zuluaga (Lucha Olímpica)

Jennifer Camila Rivera Celis en Gimnasia Rítmica y Diego Armando Zuluaga en Lucha Olímpica, son nuestros baluartes y merecen toda nuestra admiración como sociedad.

Más sobre: Jennifer mostró al mundo su talento en los III Juegos Olímpicos de la Juventud

Para sus respectivos entrenadores, Jordania Corrales y Jhon Jairo Echeverry, un agradecimiento profundo merecen, por creer, insistir, y cultivar un espíritu que hoy deja una mensaje a todas la ligas y clubes del Eje Cafetero. ¡Sí se puede llegar a unas justas olímpicas!, el camino hay que recorrerlo con procesos constantes, de rigor, y sobre todo de confianza para llevar el nombre de este terruño al escenario del olimpismo mundial.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, deben ser la inspiración para ellos y todos los deportivas que ven en sus disciplinas algo más que una simple medalla o trofeo. El espíritu olímpico es en esencia, el reconocimiento de los límites de la condición e integridad humana, y enfrentarse a ella, es elevar el reto y elevar el espíritu de humanidad.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *