Veeduría Ciudadana, camino a los Juegos Nacionales Eje Cafetero 2023

Foto archivo Semilleros Deportivos / Carlos Marín. Coliseo de Combates Baby Sugar Rojas.

Con frecuencia, cuestionamos las prácticas de gobierno, muchas de ellas permeadas por corrupción latente y manifiesta en diferentes matices, desde aquellos que claramente están relacionados con favores políticos a particulares, hasta la oscura celebración de contratos. ¿cuál de todos es más contraproducente para nuestra sociedad?

Jhon Hadison Aguirre E.

Cualquier indicio de corrupción en Colombia, debería ser señalado y sancionado con determinación, pero ya es frecuente conocer casos en los que la justicia flaquea y cojea frente a una realidad que poco a poco se ha naturalizado en nuestro devenir cotidiano, y aunque son muchas las formas de prevenirlas, otras las de monitorearlas y varias para  denunciarlas, como ciudadanos igualmente nos quedamos cortos en nuestro actuar de vigilancia y control, lo que también constituye nuestro actuar político.

Lea todo sobre: XXII Juegos Deportivos Nacionales y VI Paranacionales Eje Cafetero – 2023

En nuestra educación formal, que tiene limitaciones pero también virtudes, nos enseñan desde el artículo 40 de nuestra Constitución Política que “…todo ciudadano tiene derecho a participar en la conformación, ejercicio y control del poder político”, también como una forma de defensa ante los gobiernos que abusan de su poder, que ultrajan el erario público y que posan incluso con autoritarismo ante las decisiones muchas veces unidireccionales, llevadas a su parecer y en ciertos casos disfrazadas de “análisis técnicos” o motivadas por intereses particulares fuera de los intereses de la administración pública.

Son escasos los ciudadanos que de forma ordenada, con una postura crítica (más no criticona), se enfrentan al control político para mediar en los riesgos, anticipar en las intenciones de corrupción y hasta denunciar los hechos que se materializan en este panorama poco halagador para nuestra sociedad.

El Eje Cafetero ha sido denominado por el gobierno nacional, como la sede oficial de los próximos XXII Juegos Deportivos Nacionales y VI Juegos Paranacionales 2023. Un evento que en retrospectiva también tiene sus matices de corrupción, como fue el más reciente caso de Ibagué en el periodo 2012 – 2015 donde la XX versión de estas justas se describe con obras de infraestructura deportiva inconclusas, materiales defectuosos y hasta construcciones que nunca se hicieron, las cuales sumaron alrededor de $ 66.000 millones de pesos perdidos. Muchas de estas irregularidades sucedieron dos años antes de la realización de las justas, en procesos de contratación incluso del orden internacional. Sin duda, hizo falta un adecuado seguimiento, una pertinente evaluación y un mayor control político-administrativo al proceso.

Foto / MinDeporte

Ibagué y Colombia quedaron comprometidos desde entonces sin un complejo acuático, sin una pista de BMX, sin un coliseo mayor, sin un patinódromo, sin un estadio de atletismo, sin un tejódromo y sin un estadio de sóftbol; algunos de estos escenario finalizaron su construcción y entrega durante el 2019, otros siguen pendientes de materializarse para la ciudadanía, (es decir, cuatro años después de la fecha que inicialmente se estimaba y cerca de siete años de desarrollo deportivo, también comprometido).

Las consecuencias no solo se reflejaron en 14 capturas, escándalos y recursos económico desaparecidos, sino que también dejaron impactos sociales de inversiones no realizadas que como consecuencia niegan derechos ciudadanos y recalan en la limitación de oportunidades para la ciudadanía (en este caso, población principalmente afectada como son los deportistas de alto rendimiento y los procesos de base formativa o deporte asociado), no únicamente de Ibagué sino de todo el país.

Vea más: Entrevista: John Jairo Velásquez y Mariana Mesa-Juegos Nacionales 2023

La historia que no quiere repetirse, invitó a la ciudadanía de Cartagena con la orientación de los organismos de control, a constituir la Veeduría Ciudadana para los XXI Juegos Deportivos Nacionales que se celebraron el año anterior (2019) en del departamento de Bolívar.

Allí, un grupo de padres de familia, profesionales de diferentes áreas, líderes cívicos y de base comunitaria y en general actores ciudadanos, continúan hoy (todavía, luego de siete meses de haber finalizado los juegos) todo un  proceso de revisión de contratos (especialmente de infraestructura), las condiciones en que se ejecutaron los mismos para garantizar que las justas y sobre todo los recursos públicos se hayan destinado para los fines específicos y no se presenten situaciones de desvío o malversación de los recursos.

Foto / Pablo Bohórquez. Pista Atletismo Caldas en el Estadio Palogrande de Manizales

Tarea poco fácil para la ciudadanía, que de forma organizada y en el marco de las posibilidades que brinda la ley, velan por el coherente actuar político y administrativo de nuestros recursos económicos, que también son ciudadanos y sociales.

Como experiencia, la Veeduría Ciudadana es una instancia de representación, que como mecanismo democrático y participativo, le permite a los ciudadanos ejercer vigilancia y control político, que amerita tiempo, organización y compromiso. Sus beneficios son trascendentales, pero su conformación, puesta en funcionamiento y cohesión, sigue siendo un reto para quienes creen que es posible contrarrestar los hechos de corrupción. Pese a ello, un grupo de ciudadanos de la región cafetera ya iniciaron ese proceso de diálogo tan necesario, para constituir una Veeduría Ciudadana de cara a los Juegos Deportivos Nacionales que se esperan realizar en el 2023 en esta zona del país.

Los diálogos iniciaron desde el año 2019, precisamente antes de la temporada electoral, que impulsó un debate local (en el caso de Pereira), para identificar la apuesta en materia deportiva, de los candidatos a la alcaldía de esta ciudad y también los candidatos a la Gobernación de Risaralda. Hoy, ese grupo de ciudadanos siguen adelante en la posibilidad de darle vida a la Veeduría Ciudadana y requieren todavía, mayor participación de ciudadanos, para identificar perfiles, reconocer sus capacidades y asignar roles, no solo para la constitución de la misma, sino también para todo el proceso de desarrollo que implica esta instancia.

No se trata solamente de despertar la sospecha ante los hechos de corrupción para luego denunciarlos y esperar la sanción de la ley; también se trata de anticipar las irregularidades y evitar que los actos de corrupción se materialicen. Allí está el importante sentido de la Veeduría Ciudadana, allí está la posibilidad transparente de incidir como actores políticos en el desarrollo de las justas deportivas más importantes que tendrá Colombia en menos de tres años; tiempo en el cual, será necesario crear las condiciones para hacer de estos juegos los más simbólicos en la historia del deporte colombiano.

Si es de su interés sumarse y participar en este importante proceso, puede manifestar su interés vía correo electrónico, comunicándose en la siguiente dirección:veeduriajuegosnacionales2023@gmail.com

La Veeduría Ciudadana de cara a los XXII Juegos Deportivos Nacionales y VI Juegos Deportivos Paranacionales 2023, está en proceso de estructuración y conformación, y su participación como ciudadano es una buena oportunidad para actuar de forma coherente, responsable, ordenada y oportuna; para actuar en consecuencia por el deporte que queremos y por el país que queremos. Anímese a participar, estamos a tiempo.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *