Por buen camino la Ley del Entrenador Deportivo

El documento debe además recibir aprobación en la Plenaria del Senado y luego ser revisada por la Corte Constitucional...

Foto/ Cortesía. Julieta Betancur

Si bien la Plenaria de la Cámara de Representantes aprobó ayer el texto del proyecto de Ley del Entrenador Deportivo en Colombia, este es solo un paso más de un proceso extenso que ha tomado alrededor de ocho años.

El documento debe además recibir aprobación en la Plenaria del Senado y luego ser revisada por la Corte Constitucional, instancia que tendrá que emitir su concepto favorable para convertirla en Ley de la República por parte del Presidente Iván Duque, siempre y cuando no presente objeciones.

Es decir que, aunque se dio un gran salto, todavía quedan pasos por cumplir; y la historia nos recuerda que, en agosto del año 2017, el presidente Juan Manuel Santos objetó dicho Proyecto de Ley argumentando que el mismo lesionaba el derecho a la libertad de asociación, establecía gravamen tributario que afectaba a deportistas y entrenadores e impedía el acceso de miles de colombianos consagrados al deporte al registro y acreditación, entre otras…

Aunque esperanzador el trámite actual que lleva por buen camino el proyecto de Ley, también hay que reconocerlo como un proceso largo, extenso, que por momentos desgasta, pero a su vez absolutamente necesario para dignificar la labor de los entrenadores deportivos, y sobre todo para buscar mayores y mejores garantías para los mismos deportistas, sus familias y la sociedad en general.

Foto / Pablo Bohórquez. Liga Risaraldense de Béisbol.

Como toda nueva Ley, de ser aprobada por la Plenaria del Senado, posteriormente recibir un buen concepto por parte de la Corte Constitucional; en caso de no recibir objeciones por parte del actual Presidente Iván Duque, y por ende su esperada aprobación, se entraría en un nuevo proceso de “transición” que más allá de su simple publicación y cumplimiento, demandará la aceptación y acogida de la misma en el ecosistema del deporte, su apropiación, comprensión, análisis y estudio por parte de los diferentes actores, especialmente directivos y entrenadores que se verán directamente afectados o reflejados en ella, según sea el caso particular y en el contexto de realidad de cada región de Colombia.

Por supuesto hay quienes defienden la norma, y por obvias razones quienes también se ven afectados de forma negativa (especialmente los entrenadores que no cuentan con algún título universitario en el campo) cuestionan aquellos ítems que se convierten en amenaza para su labor y desempeño. Sin embargo, dicha transición contempla un periodo inicial de cinco años, que permitirá a los actuales entrenadores obtener un registro en lo que será el Colegio Colombiano de Entrenamiento Deportivo, instancia desde la cual se llevará a cabo el seguimiento y acreditación, y un plazo máximo de tres años para realizar el respectivo trámite.

En palabras concretas, los entrenadores deportivos en cualquier disciplina, nacional y extranjeros, deberán demostrar cualificación, idoneidad, preparación y formación adecuada para ejercer la profesión. En definitiva, la Ley del Entrenador Deportivo tiene como finalidad reconocer y reglamentar el ejercicio, definir su naturaleza, sus propósitos y principios, así como determinar el ámbito de desarrollo.

No hay duda, que la aprobación del Proyecto que se dio ayer en la Cámara de Representantes es positivo y lo lleva por buen camino, pero aún hace falta recorrido y la intensión para sus promotores es que logre ser sancionada por el Presidente Iván Duque este mismo año.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 27 de mayo de 2020

    […] Lea en contexto: Por buen camino la Ley del Entrenador Deportivo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.