¡Ojo! le están quitando las medallas a la región y no es por talento

Carlos Marín / Periodista Deportivo

Es necesario una hoja de ruta que nos permita entender el peso que tiene la identidad cafetera, enseñar que las capacidades no se miden por el dinero, y que el sentimiento juega un papel fundamental en el deporte.

Desconsuelo es ver cómo pesa más el nombre de departamentos como Antioquia, Valle, Bogotá, que la misma calidad de sus deportistas. Las llamadas potencias en el deporte, no siempre tienen al deportista del primer lugar en el podio, pero los rivales, ya se están sintiendo en la segunda posición.

Los primeros siempre serán los primeros, si los segundos no cambian de estrategia, así es en el deporte. La realidad del ser humano permite autosuperarse, pero también, en el sentido competitivo, superar al otro.

Duele cada vez que un deportista de la región pierde el primer lugar después de haber construido un proceso con años de sacrificio, el sentimiento lo alcanzan a transmitir con su mirada, con esos gestos que son visibles ante cualquier espectador, y llega hasta quienes como observadores estamos ahí, pendientes de cada movimiento.

Foto / Pablo Bohórquez / Selección Risaralda.

Antioquia se hizo campeón del Interligas de Fútbol Juvenil 2018 mostrando su camiseta, porque Caldas se hizo un evento histórico, superó sus registros, y cuando tenía que levantar el trofeo, pesó más el nombre del rival que el talento con el que habían construido ese importante camino

Luego, llegaron para ser ovacionados por sus familiares, entrenadores y dirigentes deportivos, una idea enmarcada en la cultura del reconocimiento, algo necesario en este sector donde los estímulos deben aparecer frecuentemente; sin embargo, fueron pocos los que analizaron la situación, porque la sensación sobre el final de la historia determinó que el segundo lugar alcanzó para la celebración.

Este, el de Caldas, es el más grande y claro ejemplo que tengo en este 2018.

En otras disciplinas ocurre lo mismo, los atletas llegan a las competencias entendiéndose segundos porque sus entrenadores también padecen el mismo síntoma. ¡Antioquia es el campeón!, ¡A Valle le tienen terror! son explicaciones que emergen sin ser pedidas, como si la habilidad del deportista soñador tuviera un valor menos exacto, menos preciso de cara al resultado.

Así es confuso construir un perfil altamente competitivo, que permita a la región pensar en llevar atletas en volumen a las diferentes selecciones Colombia.

Foto / Suministrada

Otro aspecto que es necesario analizar, es la competitividad en la competencia, ¿qué profesionales están acompañando al deportista previo, durante y después del torneo?, ¿cuál es el enfoque de dichos profesionales?, ¿cuál es su competencia al interior de la competencia?

Junior Acevedo acaba de perder la medalla de oro en la categoría Sub 21 en el Top Colombia de Tenis de Mesa, no hubo un psicólogo que lo acompañar. Frente a una expresa frustración, no hubo un profesional cerca al entrenador Juan Carlos García que complementara su trabajo. Que fuera el ‘partner’ para activar ese sentimiento de emocionalidad que es crucial en instancias definitivas.

Los entrenadores al mismo tiempo se están quedando con el argumento del recurso, que es válido en muchos casos. Sustentar una derrota en los valores agregados que tiene la competencia, (psicología, medicina, fisioterapia), termina siendo honesto, porque suele marcar diferencia en un proceso integral, ante uno que no cuenta con garantías de satisfacción y abordaje hacia del atleta. Queremos campeones hechos a mano, sin inversión. Ojo, y esto no necesariamente alude al ente territorial.

Aunque la presencia de un equipo multidisciplinar tampoco es garantía de eso, esto se puede explicar en la manera como la Liga Risaraldense de Tenis, siempre ve a Antioquia, Bogotá y Valle punteando en el Nacional Interligas. Es una liga que cuenta con recursos, que sus deportistas no carecen de elementos fundamentales para la competencia; pero no olvidan ese peso que tiene la camiseta que está al frente.

Foto / Pablo Bohórquez / Interligas Tenis

Si en la región no cambiamos la manera como estamos entendiendo el deporte, estamos relegados siempre a competir frente a ganadores. ¡La camiseta de Caldas, Quindío y Risaralda tiene peso, se los aseguro! 

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *