‘Duncan’, el boxeador que defiende con sus puños las 14 estrellas de Risaralda

Foto / Carlos Marín

El deportista pereirano de 24 años ha demostrado ser un risaraldense que pelea con orgullo, esmero y sentimiento. A pesar de las adversidades que enfrenta en el día a día ha logrado destacarse a nivel nacional e internacional en los 64 kilogramos. 

Hablar de Boxeo en Risaralda es mencionar a Mauricio García y Yenni Marcela Arias, los máximos referentes de este deporte en la región. Aunque han conseguido dejar el nombre del departamento en alto en eventos nacionales e internacionales, tienen historias que sobresalen fuera del ring.

Semilleros Deportivos sigue resaltando los perfiles de los atletas más destacados del Eje Cafetero, una región donde el sacrificio de sus deportistas está a la orden del día. Para esta ocasión, es ‘Duncan’, el joven vinculado a la Liga Risaraldense de Boxeo que quiere pelear por el oro en los Juegos Deportivos Nacionales 2019.

Mauricio García llega puntual a la entrevista, son las 4:00 de la tarde en zona céntrica de Pereira. ahí, contiguo al coliseo menor, está ubicada la sede oficial de la Liga de Boxeo, un sótano oscuro que linda con una institución educativa, y uno de los escenarios más importantes para el deporte pereirano. La escasez de luz en el lugar, contrasta con el iluminado rostro de quienes entrenan en búsqueda de una opción de vida.

Foto / Carlos Marín

‘Duncan’ como lo conocen los más cercanos, no ha tenido una historia fácil de narrar pero se dispone a contarla a su manera, porque sabe que por fuera de competencia hay un número indeterminado de campanas que lo han hecho ganador ante las dificultades. Combates sin público donde ha salido vencedor sin medios de comunicación ni flashes que lo persigan.

Andrés Mauricio García no oculta la pérdida de su padre cuando apenas tenía un año, así inicia lo que para él y su familia ha sido una historia valerosa que se sigue escribiendo con líneas de lucha.  “A mí papá no lo alcancé a conocer porque lo mataron cuando estaba niño, eso fue muy duro porque a mí mamá le tocó duro para levantarnos a todos”, relata.

De niño creció en un ambiente hostil, en el sector de El Danubio, al oriente de la ciudad, donde la violencia, las drogas y la delincuencia juvenil se veían en cada esquina. “De pequeño me acuerdo que me decían: vamos a pelear y de una, me ponía a pelear y desde eso me gusta”, complementa.

Fueron los golpes los que le enseñaron cómo defenderse ante la vida, la misma que en ocasiones le indicaba que tenía que aguantar hambre para ver a sus hermanos comer, “comprábamos un pan y había que compartirlo para ocho, a mi mamá le tocaba muy duro, porque somos ocho hermanos, seis mujeres y dos hombres”. agrega.

Paradójicamente él no llegó el Boxeo, el Boxeo llegó a él. En una visita que hizo el entrenador Judd Franky Granada a la comuna Villa Santana, le prestó unos guantes y despertó en ‘Duncan’ el interés, pero no un interés profundo porque Mauricio ya sabía de peleas callejeras, ya hablaba un lenguaje diferente en el barrio.

Foto / Pablo Bohórquez

De su familia la primera que se aventuró al cuadrilátero fue Carolina García, quien sería después una motivación para que los suyos encontrarán en el deporte un escape ante las dificultades sociales y económicas en el sector. Sería Carolina la primera referente de Mauricio en Boxeo, porque después su otra hermana, Jessica, logró impulsarlo a ingresar pero como un asunto estético. “Llegué a la liga cuando tenía como 15 años, y empecé a entrenar, a ver cosas diferentes a las peleas que tenía en el barrio. La gente tal vez piense que lo que he ganado ha sido de prepararme dos o tres años, pero no, esto es de muchos años, de esfuerzo y sacrificio”, relata.

El ejercicio de asistir a los entrenamientos en la liga se convirtieron en un pasatiempos, porque él reconoce que “al principio asistía pero no de manera constante, llegaba unos días, pero otros no, hasta que ya empecé a ver diferente la situación”, agregó.

El enganche con el Boxeo le permitió reconocer que su hermana Carolina había conseguido avanzar, siendo campeona nacional y subcampeona de Juegos Nacionales, esto sumado a las palabras de su otra hermana Jessica, lo llevaron a conectarse con el deporte, como un boxeador conecta un golpe en el rostro de otro, rápido, ágil y con objetivo.

Foto / Carlos Marín

Precisamente Carolina apunta a que: “Él tiene mucha trayectoria, por lo tanto tiene muy buen estado físico, ha peleado con deportistas internacionales como Andy Cruz, campeón de la serie mundial. En la Habana, Cuba estuvo una vez disputándole el título, sostuvo los cinco asaltos, no le aguantó pero ahí se puede demostrar la calidad de deportista que es Mauricio”. Palabras de reconocimiento hacia alguien que antes parecía que no iba a tomar las peleas en serio.

La familia decidió transformación, salirse del sector y encontrar en otros lugares caminos distintos donde la esperanza de una vida mejor estuviera presente. “Una vida allá no es mundo, las peleas, balaceras no eran vida. Mi hermana Jessica nos dijo que nos fuéramos, que saliéramos de allá, y nos vinimos al centro. Poco a poco hemos salido adelante”.

Con tres de los ocho hermanos (Jessica, Carolina, Paula, Luisa, Margarita, Vanessa, Jorge y Mauricio) siendo conscientes de la importancia del deporte, la realidad de la familia se empezó a transformar en otro ambiente. Nn camino por recorrer, cada uno encontrando apoyo en otras personas para superar la pobreza en la que se vivía.

El tomarse en serio el deporte ha llevado a García a ser campeón nacional en los 64 kilogramos en el 2016, a participar en una serie mundial de Boxeo, a concentrarse en encontrar un proyecto de vida encaminado en los guantes, los golpes y el cuadrilátero. “Yo solo sé boxear, no sé hacer otra cosa, claro que si a mí me dan la oportunidad de trabajar en construcción yo lo hago, porque necesito el dinero, pero esto es a lo que me dedico, a prepararme, a entrenar para representar bien a mi departamento”, alude.

Foto / Carlos Marín

“Creo que es uno de los procesos más significativos que tiene la liga, aparte de Yenni Marcela Arias, ya que ha sido un joven que ha estado en Selección Colombia, ha liderado triunfos para Risaralda en campeonatos nacionales. En las últimas paradas cuando participa siempre tiene un alto rendimiento. Sin dudar creería que es uno de los mejores boxeadores que tiene Risaralda como Colombia en los 64 kilogramos”, compartió Cristián Henao, presidente del organismo deportivo.

En este 2018 Mauricio alcanzó medalla de bronce en la III parada del Nacional de Boxeo en la categoría Mayores, situación que lo deja con la esperanza viva de estar mejor el próximo  año. “Buscar esa medalla de oro, entrenarme duro para conseguirla, aunque necesito apoyo, no es fácil porque no tengo trabajo, hay gente que me apoya de la cual estoy muy agradecido, pero no es fácil continuar sin apoyo”, sostuvo.

Es que los deportistas de élite del país, deben cumplir con una serie de requisitos para entrar a los diversos programas que tiene el Gobierno, y hasta ahora ‘Duncan’ no ha podido pasar el umbral necesario, aunque en el pasado lo hizo, es una circunstancia que insta a que los atletas sostengan el nivel; pero cómo dice él: ¿cómo sostener el nivel si a veces hay que pasar dificultades en la casa?

En la casa ha encontrado un apoyo más, su novia, Erika Reyes, la joven que hace un año le permitió encontrar en el amor y no los golpes en el ring, ese toque de afecto que necesita todo deportista de alto rendimiento.

“Me siento muy orgullosa porque él sabe mucho, él tiene mucho talento en el Boxeo, ojalá  pueda salir adelante con este deporte porque siento que se esmera mucho, cuando se quiere preparar fuerte lo hace por conseguir sus objetivos”, manifestó Erika.

Foto / Carlos Marín / los guantes, el boxeo y el amor han cambiado la vida de ‘Duncan’.

APOYO HACIA JUEGOS NACIONALES

Maurcio García continúa en la búsqueda de patrocinadores que decidan sumarse al proyecto de alcanzar Juegos Deportivos Nacionales Bolívar 2019, y aparte de recibir el apoyo del ente territorial, poder encontrar la tranquilidad en las necesidades básicas del hogar para hacer un buen proceso.

Entre las personas que han estado pendientes del proceso de ‘Duncan’ aparte de su entrenador Judd Franky Granada, está Luis Ladino, representante de Las Gafas, reconocido almacén en Pereira que se ha convertido hace cerca de seis meses en un apoyo para el deportista.  “Hemos visto una calidad humana en él, también en lo que ha mostrado en sus capacidades físicas y hemos querido contribuir ayudándolo en algunos campeonatos, en la medida que nosotros podemos ofrecer un apoyo se hace”, expresó Luis Ladino.

Las Gafas, almacén de gafas en el centro de Pereira, ha estado presente en los últimos seis meses del boxeador, y aunque todavía no sostiene un patrocinado firmado, “Se sigue apoyando de manera eventual, mientras tengamos la oportunidad, mientras que podamos hacerlo porque sabemos de sus condiciones y talento”, agregó Ladino.

Las Gafas es una empresa que tiene 32 años en el mercado en Risaralda, y se ha caracterizado por este tipo de gestos donde prevalece la condición humana de las personas, lo que sin duda le generan un valor diferentes entre del comercio de lentes en la ciudad.

Las personas que deseen elegir a Las Gafas, una empresa que apoya el deporte en Pereira, están ubicados en: carrera 6ta. número 23 37, carrera 7ma.  número 22 -11 y en la carrera 7ma. número 21-80.

JUEGOS NACIONALES

‘Duncan’ buscará asegurarse en Juegos Nacionales, y continuar con un proyecto de vida donde tiene metas claras, como concluir el colegio, y pensar en una carrera universitaria.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte
error

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *