Más allá del deporte: ante la pandemia, la seguridad está en el hogar

Foto/Fausto Castañeda

Es cierto que el mundo del deporte es uno de los más afectados con todo este panorama. A nivel nacional e internacional se cancelaron los eventos deportivos más importantes, y a nivel local y regional, de igual forma se han cancelado la mayoría de actividades recreodeportivas.

Suena incómodo hablar del coronavirus y su incidencia en nuestras vidas, a lo mejor no creíamos que una situación como la que vivimos actualmente fuera suficiente amenaza para arrebatarnos algo de la poca tranquilidad que nos queda. Y digo poca, porque es suficiente angustia la que cargamos con otros virus que aún siendo más letales y con índices de mortalidad más altos,  aprendimos a sobrellevarlos diariamente. Me refiero precisamente a la corrupción, a la violencia y a todas aquellas formas de maltrato que validamos incluso en nuestro relacionamiento diario.

Pero está bien, la enfermedad del COVID-19 también nos está dejando un mensaje, y es necesario interpretarlo para recuperar algo de lo que hemos perdido en un modelo económico que nos obligó a olvidar lo básico, y a dejar de lado los aprecios reales por la vida.

Hoy, los buenos deportistas que no son únicamente los más ganadores, sino también aquellos que ven en la práctica de diferentes disciplinas una oportunidad de darle sentido a su vida, se preguntan al igual que muchos periodistas deportivos, qué será de unas semanas, tal vez un mes o hasta más tiempo, sin deporte. Qué buena reflexión nos invita a realizar el contexto de un virus que trascendió fronteras, y más que convertirse en una pandemia, ahora también se convierte en una oportunidad para reflexionar.

“…las medidas obligaron a suspender los espacios de recreación, interacción y disfrute de la actividad física.”

Foto / Carlos Marín

Cancelado el fútbol, cancelado el ciclismo, cancelado el patinaje, cancelada la natación, cancelado el BMX, cancelado el rugby; cancelado, suspendido, aplazadas todas esas disciplinas que mueven masas, las mismas que trasnochan a periodistas, a fanáticos, a familias y que se roba las atenciones del comercio, de la prensa, de las casas de apuestas, y hasta de las aseguradoras; esto sin mencionar las agencias de viajes, los hoteles, restaurantes y demás servicios que operan gracias a esta maquinaria llamada deporte. Pero también, las medidas obligaron a suspender los espacios de recreación, interacción y disfrute de la actividad física. Centros recreacionales, temáticos y vacacionales, que no ven otra salida más que suspender temporalmente sus servicios.

No parece que estemos tan lejos de cancelar los encuentros simples, ya hasta desconfiamos de un abrazo, de simplemente dar la mano o robar un beso. Nos atemoriza el hecho de pensar que el otro, mi amigo, mi hermano, mi vecino y hasta nuestros padres y abuelos, puedan convertirse en una amenaza de contagio ante un virus que hoy nos encierra.

Sea esta una buena oportunidad para volver a casa, a encerrarnos tras las puertas y ventanas sí, tal vez por miedo, tal vez por sospecha o por precaución; pero qué bueno que vuelva un momento de regocijo en el hogar, que en las estrechas paredes de un cuarto se reencuentre las miradas de padres e hijos y prospere el diálogo familiar, que se de la oportunidad para sentir que sin importar la amenaza, la familia y el hogar son el espacio más seguro.

No tendremos mucho en deporte, seguramente vendrán las repeticiones de momentos históricos, las reseñas de los hechos más importantes, algunas entrevistas y hasta sendos análisis del impacto que trae consigo la pandemia; pero no tendremos tantas ausencias, no tendremos muchas visitas, no tendremos tantos ruidos en las noticias, ni triunfos ni gloria para celebrar o aplaudir.

Estaremos atentos al devenir de la realidad que hoy nos agobia, pero también, tendremos la oportunidad de volver a lo básico de nuestro relacionamiento social, aunque sea por unos tantos días, volveremos al lugar más seguro de nuestras vidas, volveremos al hogar.

“Unidos somos más. Más deporte, más región”

Compártelo para hacer grande nuestro deporte

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *