Los clubes deportivos también se ven afectados por la situación actual

Foto / Semilleros Deportivos / Valentina Jiménez. Tigres vs Guascas Festival de Festivales

Con preocupación, la comunidad del deporte reconoce la difícil situación a la que se están viendo avocados como consecuencia de la pandemia y las medidas de distanciamiento social emitidas por el Gobierno Nacional hasta el próximo 13 de abril.

Y es más que lógica la angustia, cuando se anticipa que la situación de confinamiento es posible que se extienda en el tiempo, dejando serios impactos en la economía de una buena parte de los actores del deporte, entre ellos los entrenadores y directivos que perciben ingresos por su labor.

Marzo y abril serán meses atípicos, en los que muy seguramente no recibirán honorarios por sus clases. Mientras padres y madres de familia, priorizarán los recursos para alimentos, salud, servicios sanitarios y otros asuntos propios que con certeza superan el orden de prioridad ante la oferta deportiva.

Semilleros Deportivos dialogó con los actores del entorno regional en cuatro disciplinas: Porrismo, Rugby, Voleibol y Baloncesto para conocer de cerca sus apreciaciones y las mayores preocupaciones. Entre ellas se han resaltado dos fundamentales, los procesos de formación deportiva y la situación económica de los entrenadores.

Nelson Torres Granja, presidente del Club Cheers Xtreme (porrismo) del Quindío, regresó al país hace menos de dos semanas, luego de participar en Orlando, Florida – EEUU  en el Campeonato de UCA (Universal Cheerleaders Association) que se cumplió el pasado 14 y 15 de marzo.  De paso, expresó con halago que “Colombia está más preparado en estos momentos que el mismo EEUU para enfrentar la pandemia, allí apenas hasta la próxima semana tendrán restricciones…” pero más allá de su apreciación, reafirmó la preocupación por el impacto que trae la cuarentena en términos de su club y la práctica del porrismo.

Foto / Pablo Bohórquez

“El impacto que más se siente es el formativo y el económico, porque nosotros dependemos del pago de las mensualidades de los niños, más no de una empresa privada o pública… y la formativa, porque a pesar de que enviamos los planes de entrenamiento a cada uno de los deportistas y los videos tutoriales, tendremos después que empezar de cero el entrenamiento… sin embargo, los niños son bien receptivos a la propuestas alternativas… las mamás entrenan con ellos y hasta se creen porristas, les enviamos las rutinas de entrenamiento y demás… pero en ningún momento estamos cobrando la labor… y esto no a todos les importa porque no hay una comprensión del colectivo…por fortuna tenemos otros ingresos de forma independiente… pero del club no estamos recibiendo ingresos.”

Cristian Arcila, presidente del Club Manizales Volley, reconoció la compleja situación que viven en general los clubes deportivos de la región y el país.

En su caso son cerca de 60 deportistas que entrenaban toda la semana de lunes a domingo en diferentes horarios.  “…los entrenadores ya teníamos algo planeado, un cronograma de torneos que por esta pandemia tuvieron que aplazarse y hasta cancelarse… teníamos previsto un evento de 24 horas de voleibol acá en Manizales  y tuvimos que suspenderlo… y de estos eventos también se obtienen recursos con los que se nutren elementos deportivos para los clubes, los honorarios a los profesores y en la parte económica del club se ve afectada porque no habrán mensualidades de los deportistas… con ellos además comprábamos materiales, y pagábamos el gimnasio de algunos deportistas…»

«Hasta ahora, la Secretaría de Deporte y Recreación de Manizales no se ha pronunciado sobre ofrecer algún tipo de apoyo, y los deportistas algunos tienen planes de entrenamiento en casa, para que no se vean tan afectados… pero no es lo mismo entrenar en un escenario real, aunque se hace la labor de forma virtual…”.

En Risaralda la situación sigue siendo la misma. Dice Ximena Castaño del Club Tigres de Voleibol que “No hay trabajo, no hay forma de pagarle a los entrenadores, no hay ingreso por parte de los padres de familia… todo se para, no sé… toca esperar que todo pase. No hay forma de hacer algo… son deportes y 100% prácticos… no creo que ningún padre vaya a aceptar pagar una mensualidad así trabajemos de forma virtual” en ese sentido“…hay entrenadores de voleibol que pagan de forma independiente la salud, la pensión… es una situación complicada… menos los que están con contratación oficial a nivel departamental y municipal, que al parecer, por fortuna no les van a suspender contratos…”.

En Baloncesto el panorama no cambia, la incertidumbre es mayor porque según el presidente del Club Ráptors de Pereira, Julián Sepúlveda, las cuentas siguen llegando, los servicios públicos y de internet hay que seguirlos pagando y aunque “…nosotros empezamos a enviarle videos tutoriales a los papás y a los niños… para que vieran que continuamos trabajando… varios profes de baloncesto lo están haciendo, pero queda a la bondad del los padres de familia ofrecer alguna remuneración. Las mensualidades son un gran pulmón para nosotros… aunque hay muchos niños becados, pero otros niños que pagan mensualidad y nosotros no las vamos a cobrar, entonces yo no me he sentado a dimensionar lo grande que este golpe porque solo hay egresos y nada de ingresos… cuando termine esta situación, muchas personas vamos a tener números rojos…”.

Foto / Semilleros Deportivos / Valentina Jiménez

Por otro lado, desde el Rugby velan por la situación desde dos miradas: la negativa de la que ya se ha hablado y la positiva para no pensar solo en lo desfavorable.

«Creemos que hay dos formas de ver esta situación, una de ellas es que la labor se ve afectada ya que como toda organización -en este caso deportiva- su actividad se fundamenta en la interacción física de las personas en un espacio determinado, aún desarrollando estrategias para que los afiliados/afiliadas se ejerciten en casa, queda faltando esa interacción grupal (…) La otra mirada es más positiva ya que luego cuando se estabilice la pandemia quizás permitirá una mayor demanda frente a la práctica deportiva, y no solo en nuestro deporte si no a nivel global, quizás el no poder interactuar hoy es estos espacios tan enriquecedores, generen un mayor sentido de pertenencia y una mayor motivación por las personas a practicar este lindo deporte» expresó Miguel Vélez, entrenador de la Liga Risaraldense de rugby.

A diferencia de otras van disciplinas, Miguel Vélez comentó que para el Rugby no representa mayor impacto económico, pues los deportistas no aportan una mensualidad por su entrenamiento. Además, en cuanto a la parte competitiva, al no haber torneos, no se ven en la necesidad de buscar patrocinadores o crear estrategias. «Hoy nuestra prioridad es que como club se sigan las directrices del gobierno e instituciones encargadas de la emergencia» complementó.

La mayoría no tienen contingencia 

Ante la pregunta por algún tipo de contingencia o plan de choque que ayude a enfrentar la situación económica, no se proponen alternativas ni diálogos entre los actores, las ligas tampoco se han pronunciado. Y ahora más que nunca requieren ideas, alternativas innovadoras y propuestas creativas que ayuden a paliar la situación, que día tras día será más compleja para el sector y especialmente para los entrenadores que dependen de su trabajo con niños, niñas, adolescentes y deportistas de alto rendimiento.

Por ahora, la mayoría centra sus esfuerzos en planes de entrenamiento virtual y buen aprovechamiento del tiempo libre. Así mismo, la Liga Risaraldense de Rugby, lo complementa con charlas educativas sobre alimentación.

«Unidos somos más. Más deporte, más región»

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.