Las proyecciones del deporte son estratégicas desde la planeación

Foto / Pablo Bohórquez

Si bien el último trimestre del año se caracteriza por darle cierre a los eventos del calendario de competencias deportivas, es necesario vincular la evaluación como parte de la planeación estratégica de los entes deportivos.

No se trata de una evaluación que busque desafiar los objetivos trazados, y mucho menos para exagerar en cumplirlos a cabalidad en el poco tiempo que resta del año en vigencia; sino más bien, una evaluación enriquecedora que busque rescatar y apreciar los avances que en materia de procesos deportivos pudieron desarrollarse desde el liderazgo de los órganos administrativos.

La planeación deportiva que se traza en ocasiones para periodos extensos de tres y hasta cinco años o más, comienza por plantearse metas en el corto y mediano plazo. La planeación, resulta entonces un aspecto determinante para avanzar en propósitos alcanzables, medibles y cuantificables.

Semilleros Deportivos en diálogo con Olga Lucía Fernández, la persona líder del desarrollo deportivo en el departamento del Quindío, pudo apreciar como la priorización de apoyos en presupuesto para las ligas existentes en este departamento, se realizan de acuerdo a los ejercicios de planeación que los mismos entes deportivos deben construir para el curso del año.  Un argumento que muy seguramente está presente en los otros entes territoriales de la región. Allí, en esa previsión, se establecen las intenciones y los caminos posibles para alcanzar las metas y los ideales.

Por ende, la evaluación que puede suscitarse al finalizar un período, no sólo debió estar contemplada dentro de las acciones estratégicas del año, si no que además debe entenderse como punto de partida para lo que será el siguiente periodo. De allí es absolutamente relevante que quienes integran los órganos deportivos como ligas y clubes, tengan formación suficiente y necesaria para avanzar en los ejercidos evaluativos, que por supuesto requieren diseños metodológicos apropiados y en consonancia con las metas establecidas.

La planeación estratégica, es entonces un compromiso de construcción colectiva entre los diferentes actores de las ligas, con quienes se negocian y trazan los procesos. Solo así, desde esta proyección planeación, puede extenderse la continuidad de los mismos y demostrar que existen rutas que dan respuesta a las necesidades de un colectivo.

Antes meses de finalizar el año, es necesario iniciar con el proceso de revisión de metas e identificación de logros. Lo cual ya empieza a crear las rutas del 2019 en materia deportiva.

”Unidos somos más. Más deporte, más región”

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.